Sergio Herrera: "En las porterías a cero no solo participa el portero"

Señala el trabajo del equipo y la competencia como claves para que Osasuna no haya encajado gol en 4 de sus primeros 8 partidos

16.11.2020 | 00:49
Sergio Herrera, durante la sesión de este domingo en Tajonar.

Sergio Herrera (Miranda de Ebro, Burgos, 5/6/1993) vive a sus 27 años el mejor momento de su carrera profesional, asentado como portero titular de Osasuna en Primera División en el año del centenario del club navarro. Él mismo lo admite en esta amplia entrevista.

Pese a que la pandemia de covid-19 está marcando 2020, lo cierto es que está siendo un buen año para usted y para Osasuna.

–La verdad es que estoy contento, principalmente por haber mantenido la categoría. Era el objetivo claro e importante para el club, para la afición y también para los jugadores. Además, después de que la gente no pudiera acudir al estadio en el último tramo de la temporada, también era una manera de darle algo a cambio, una recompensa, y también una forma de celebrar el centenario de Osasuna con el equipo en Primera.

Y para rematar, hace poco renovó hasta junio de 2023.

–Tenía muy claro que quería seguir aquí porque era donde quería estar y, en este sentido, Braulio (Vázquez, el director deportivo de Osasuna) es una persona que lo hace todo más fácil. Cuando un equipo quiere que te quedes y tú te quieres quedar lo normal es que se llegue a un acuerdo. Estoy muy contento de poder seguir aquí muchos más años y de poder disfrutarlos de momento en Primera.

Ha ampliado su contrato dos temporadas más, pero, por lo que dice, si le hubieran ofrecido más...

–No tendría ningún problema en continuar, pero esto es fútbol y está claro que un jugador a veces también es ambicioso y quiere pelear por cosas más grandes, aunque estoy convencido de que el club va a ser más ambicioso cada año que podamos conseguir la permanencia. Lo está demostrando en el día a día y en cada mercado, con inversiones fuertes y trayendo a jugadores importantes con bastante nombre. Se ve que el club tiene hambre y ganas de seguir creciendo y, aunque todavía tiene como objetivo claro la permanencia, estoy convencido de que, según vayan pasando los años, Osasuna va a seguir manteniendo el bloque, va a seguir firmando muy bien e igual podremos aspirar a algo más en el futuro.

Ha disputado al completo los ocho primeros partidos de Liga, su mejor racha en la máxima categoría.

–Es cuando más minutos estoy teniendo en Primera y estoy muy contento porque la continuidad lo es todo para un deportista. A eso se suma la confianza de estar haciendo las cosas bien, sin olvidar que en este equipo también cuenta mucho el día a día. Competir en cada entrenamiento como lo hacemos permite que a la hora de jugar estés muchísimo más preparado.

O sea, que los de atrás aprietan, ¿no?

–Sí, siempre lo he dicho, tanto cuando he jugado como cuando no lo he hecho. Una de las claves de la portería de Osasuna es que todos hemos participado y todos lo hemos hecho bien gracias a la competencia sana que tenemos en el día a día. El respeto que nos tenemos hace todo más fácil. También el trabajar y el competir. Es una suerte tener todo esto.

La prueba es que Osasuna no ha encajado gol en cuatro de los ocho partidos de Liga que ha disputado hasta la fecha.

–Ahí también hay mucho trabajo por delante. En las porterías a cero no solo participa el portero. Creo que hemos hecho muy buenos partidos a nivel defensivo. En los dos últimos, contra Sevilla y Atlético de Madrid, hemos encajado goles, pero estuvimos muy serios. Por dos imprevistos y dos cosas que se pueden mejorar, dos penaltis en este caso, se nos pusieron las cosas a contracorriente y esto hace todo más difícil. Perdimos ante dos grandes rivales y aún así hicimos buenos partidos, competimos bien y pudimos sacar muchas cosas de provecho.

¿Qué lectura hace de que Osasuna solo haya sumado puntos cuando no ha recibido goles?

–Que es la clave para la permanencia y es lo que nos mantuvo la temporada pasada. Si no fallo, creo que el año pasado hicimos más de 14 porterías a cero (fueron 11 en Liga y una en Copa) y eso es mucho. Son 14 puntos asegurados. Dejar la portería a cero significa puntuar y te da la posibilidad de ganar. La idea del equipo va encaminada siempre hacia ser un bloque sólido y generoso, que no solamente defendamos los de atrás, sino que desde arriba se empiece una defensa sólida. Y día a día, con los nuevos jugadores, todos vamos cogiendo los conceptos y vamos mejorando más en eso.

Han dejado su portería a cero en la mitad de los partidos que han disputado, una buena media.

–Ya firmaba ese 50 % de aquí a final de temporada (risas). Es algo imprescindible en Primera porque nos enfrentamos contra grandísimos jugadores y contra equipos que tienen un potencial muy fuerte. Dejar la portería a cero siempre es importante.

Se marcharon al parón liguero de este pasado fin de semana tras dos derrotas consecutivas. ¿Cómo les afecta esta mala racha?

–Sabíamos que teníamos dos partidos complicadísimos ante dos rivales de competiciones europeas y que las cosas no iban a ser fáciles. Contra el Atlético de Madrid hicimos una primera parte muy buena y tuvimos bastantes opciones para ponernos por delante, pero, como he dicho antes, una mala acción hace que tengamos un penalti en contra y que nos vayamos al descanso con 0-1. Y el otro día en Sevilla estábamos haciendo un buen partido y tuvimos las ocasiones más claras, pero nos las materializamos y, al final, por una acción parecida a la del Atlético de Madrid, nos vemos en las mismas.

El parón se acaba el viernes con la visita del Huesca, último clasificado y único equipo de Primera que aún no conoce la victoria en Liga.

–Pero que no haya ganado ningún partido no quiere decir que vaya a ser fácil. Al Huesca lo hemos visto bastante y es un equipo que puede ganar a cualquiera y que se lo ha puesto difícil a casi todos los equipos con los que se ha enfrentando. Hace muchas cosas bien y hay que tener en cuenta que los equipos van a ir madurando. Cada día es un partido diferente y tenemos que afrontarlo como un nuevo reto, como otros partidos cuando hemos venido de dos derrotas seguidas, con la máxima intensidad y con muchísimas ganas de ganar.

Para usted va a ser un partido especial por enfrentarse a su exequipo.

–Por supuesto. Aunque solo estuve un año en el Huesca, le tengo mucho cariño y va a estar siempre en mi corazón porque es el equipo que me dio la oportunidad de debutar en el fútbol profesional.

En cualquier caso, Osasuna ha sumado 10 puntos en 8 jornadas, una buena cosecha, ¿no?

–Tenemos que estar satisfechos con lo que tenemos. Hemos ido de menos a más y eso siempre es importante. El equipo está muy tranquilo. No ser novatos en la categoría también te hace no perderle el respeto a la categoría, y en eso tenemos una plantilla muy madura y experimentada.

Se trata de una buena puntuación pese a que las lesiones no les están respetando.

–Son cosas que no podemos controlar y estamos expuestos a ellas, pero tenemos una plantilla con muchísimas opciones y en eso el míster es el que tiene que elegir. Hay pocos jugadores que hayan disputado todos los minutos (únicamente David García y el propio Sergio Herrera) y creo que tenemos plantilla para poder jugar muchos y tener diversidad.

Hablamos de lesiones, alguna de gravedad, como la rotura del cruzado de la rodilla izquierda que sufrió usted en mayo de 2018. ¿Está ya olvidada?

–No se puede olvidar porque una lesión de rodilla es algo que te queda para toda la vida. Es cierto que me ayudo muchísimo porque aprendí a valorar cosas que no valoraba en su día, como cuidar la alimentación, entrenar más, fortalecer... Siempre me dijeron que de una cosa mala hay que intentar sacar las máximas buenas posibles, y esos siete meses que estuve fuera de los terrenos de juego me ayudaron para estar como me encuentro hoy en día. Le guardo un mal recuerdo, pero saqué muchas cosas positivas que me están ayudando a ser mejor jugador.

"Ahora es cuando más minutos estoy teniendo en Primera y la continuidad es básica para un deportista"

"El objetivo de Osasuna es la permanencia, pero se ve que el club tiene hambre y ganas de seguir creciendo"

"Guardo un mal recuerdo de mi lesión de rodilla, pero saqué muchas cosas positivas que me están ayudando"