Conducir y disfrutar

Cuando conducir es algo más que desplazarse de un lugar a otro, el automóvil se convierte en nuestro aliado y la eficiencia, seguridad y confort caminan de la mano, entonces ya de lo que hablamos es de conducir y disfrutar.

29.02.2020 | 13:39
La última generación del Niro ha alcanzado un nivel de madurez en consonancia con la elevada satisfacción de sus convencidos usuarios.

En el mundo del automóvil, como en otros órdenes de la vida, hay modelos que te cautivan desde el primer instante, ejemplares que seducen con un diseño arrebatador, unas prestaciones de fábula, capacidades o posibilidades de uso que están claramente por encima de la media o algunas cualidades que los hacen destacar sobremanera respecto al resto de competidores. Son amores a primera vista. En el otro extremo, también es posible sentirse atraído por algún coche que nos logre convencer sin sobresalir especialmente en ningún apartado, que manifieste un equilibrio armónico en el que en cada valoración siempre alcance un resultado notable. Estos últimos vehículos son de los que te acabas enamorando con el paso de los kilómetros y los años, de los que te conviertes en un entusiasta porque te van ganando día a día, con argumentos sólidos e irrefutables. El Kia Niro Híbrido (HEV) pertenece a esta última categoría.

Es evidente que las últimas mejoras introducidas en la carrocería del Niro –que está disponible con mecánica híbrida de gasolina-eléctrica, esa misma propulsión pero con baterías recargables en la red eléctrica y una autonomía en modo exclusivamente eléctrico de 49 kilómetros, además de la variante totalmente eléctrica e-Niro- lo han hecho todavía más seductor a la vista. Sin perder un ápice de elegancia en su compacta y tremendamente amplia carrocería –es un coche que sorprende por su notable habitabilidad para una contenida largura de 4,255 metros y con un más que aceptable maletero de 410 litros de capacidad con rueda de repuesto incluida, eso sí, de uso temporal-, ahora luce un frontal de formas más agresivas, en perfecta sintonía con una vista lateral limpia y sólida y en la que llaman poderosamente la atención unas singulares llantas de aleación, junto a una zaga excelentemente resuelta y de identidad inconfundiblemente Kia.

Por dentro, el habitáculo se muestra acogedor en la distribución, espacioso, con un diseño del salpicadero elegante, bien terminado, con materiales de calidad, un ajuste y montaje sin peros posibles, y dotado de un equipamiento interior más que satisfactorio. Todo está en su sitio, a mano, es fácil de usar y funciona de modo irreprochable. Es como ponerse un guante a medida. Y ese tacto sedoso, agradable y consistente a la vez, con una dulzura que invita a ser suave y fino conduciendo, con prestaciones más que suficientes para la vida real (164 km/h y 11,5 segundos de 0 a 100 km/h), un consumo medio homologado para la unidad probada (acabado Drive, también está el Concept de acceso y el tope de gama Emotion) de 4,9 litros –en un empleo algo más intensivo en la prueba y haciendo uso del modo de conducción Sport, en el que la respuesta se aviva considerablemente frente al más eficiente modo Eco, estuve en unos excelentes 5,6 litros–, y recorriendo tanto tramos de ciudad como de autovía y carreteras muy retorcidas de montaña, te acaba conquistando por completo.

Además de invitarte a una conducción más respetuosa con las normas y con el resto de usuarios de la vía, este eficiente, refinado y elegante turismo compacto con aires de SUV moderno y asfáltico te demuestra que sus 141 CV de potencia combinada y 265 Nm son más que suficientes para conducir y disfrutar. Y si uno quiere reacciones más vivas, que no desbordan, pero sí convencen para desplazarse con alegría, que no pilotar, el modo Sport y hasta el manejo secuencial de su logrado cambio automático nos aportan una dosis extra de diversión.

Al final, y sobre todo si uno es consciente de que los nuevos tiempos son, y van serlo todavía en mayor medida, cada vez más exigentes con el respecto medioambiental y la conducción amable y cívica, esa que tiene en consideración a los otros usuarios de la carretera, el Kia Niro Híbrido (HEV) es una opción totalmente recomendable; especialmente con un precio ya matriculado desde 19.569 euros con el Plan Renovación incluido, que suben a unos razonables 22.495 euros en el muy completo acabado probado (Drive) en confort, seguridad y conectividad.

Conducir y disfrutar, al alcance de la mano y de un modo realmente eficiente.