Itziar Ituño: "Ser anónimo es una cosa maravillosa que mucha gente no valora"

La actriz de 'La casa de papel' admite que con el boom de la serie ha perdido por completo el anonimato

15.04.2020 | 11:30
Itziar Ituño lleva cuatro temporadas dando vida a Raquel en 'La casa de papel'.

Itziar Ituño se recupera del Covid 19, infección que ha superado en su casa. Asegura que no es como una gripe normal, pero que ella ha salido bien y adelante, aunque a costa de habérsela contagiado a su chico, mientras mantenía a sus padres lejos. Tanto tiempo para pensar le ha dado la oportunidad de mirar con perspectiva el futuro. Ha participado sin mayores sobresaltos en la última temporada de La casa de papel y tiene el resto de proyectos suspendidos a la espera de que termine la cuarentena. "Estoy bien, pero esta situación es muy dura para todos", asegura la actriz basauritarra.

Lleva usted unos meses muy acelerados de trabajo.
Estaba en dos rodajes ahora mismo suspendidos por la pandemia y no sabemos cuándo se van a volver a retomar: Ilargi guztiak y una miniserie para ETB que se titula Alarde.

¿Ha podido combinar los dos a la vez?
En este caso, sí. En Alarde tengo un personaje con bastante peso que me ha llevado bastantes días de trabajo. La mayor parte de la película ya estaba grabada cuando empecé la serie de televisión, y además, en Ilargi guztiak mi papel es mucho más coral.

¿Cómo es su personaje en Alarde?
Habla de una saga familiar compuesta por tres mujeres: madre, hija y nieta. Mi personaje se llama Amaia, y al lado está Edurne, mi madre, papel que interpreta Klara Badiola. Estoy encantada de volver a trabajar con esta mujer, que es impresionante. Es estupendo tener un madre tan guapa y tan buena actriz. Nos queremos un montón. Y luego está la que hace de mi hija. Se trata de una serie bastante coral y cada uno de los tres personajes principales tiene un peso muy importante.

¿Cuál es la trama de la serie?
Va sobre el alarde, cómo se ve y qué contradicciones hay dentro de las familias. Se habla tanto del alarde tradicional como del mixto.

Hablemos de su personaje en la película, Ilargia guztiak.
Es el de una mujer misteriosa que se encuentra a una niña huérfana en una situación terrible, porque está a punto de morir. Ella se la lleva y le ofrece la vida eterna si quiere. Es parte de un grupo de seres misteriosos que viven en la parte oscura del mundo, pero que no son mala gente. Es una historia muy filosófica y que lleva dentro la típica pregunta de si queremos por siempre la eternidad, o mejor nuestra vida marcada por la normalidad y la muerte.

Y luego está La casa de papel, serie que le está dando muchas alegrías.
Y qué lo digas. Ha sido un estreno curioso por la situación que vivimos, porque han sido canceladas todas las ruedas de prensa, la premiere... pero es la cuarta temporada y sigue adelante.

¿Quiere decir que está prevista una quinta temporada?
Uy, eso no lo sé, no puedo decir nada. Ojalá, ojalá, pero nadie ha confirmado nada, aunque si fuera por todo el equipo que la hacemos, ojalá que sí. Lo estamos deseando. Creo que es una historia que merece la pena, pero qué voy a decir yo aparte de que me gustaría mucho...

Después de dejar Goenkale tuvo un pequeño parón, pero después no ha dejado de hacer series y películas.
Durante el último año no he tenido ni vacaciones. Ha sido una pasada. Me estoy tomando estos días de cuarentena para descansar un poco y coger fuerzas.

¿Cómo va esa planta que abandona en su casa de Basauri cada vez que se va a Madrid a trabajar?
Ja, ja, ja.. Aquí sigue, conmigo. Ahora la mimo y la cuido. La vuelvo a regar y parece que esta vez será por una temporada con todo esto del coronavirus. Veremos qué hacemos cuando salgamos de esta situación; espero que mi planta se quede aquí y que yo vuelva a trabajar.

La casa de papel será el trabajo que mayor significado ha tenido para usted como actriz.
Fue muy importante Goenkale, y también han tenido gran significado el resto de trabajos que he hecho. Es cierto que la repercusión que ha tenido La casa de papel da un significado más potente a esta serie, que ha marcado un antes y un después, porque se me han abierto otras puertas a nivel laboral y ahora tienes entre manos varias ofertas.

¿Ahora se puede permitir elegir?
Sí, y quién lo hubiera dicho antes. Te puedes permitir el lujo de elegir entre dos personajes, y es una situación que antes nunca hubiera creído que llegara a tener. Eso es tela, es algo que ocurre pocas veces, pero que me está pasando, aunque a lo mejor nunca se vuelve a repetir. La mayoría de la veces, en nuestro oficio, cogemos lo que nos viene, lo que hay. No puedes andar con delicadezas ni decir esto quiero y esto no quiero, pero ahora tengo ese privilegio y quiero aprovecharlo para escoger aquello que realmente me gusta.

¿Tiene alguna pega esta nueva etapa que le está tocando vivir?
Sí, claro, cómo no. Tiene su parte buena y la otra: que te quedas sin el anonimato que había disfrutado hasta ahora haciendo un trabajo que me gustaba, el de ser actriz. Con La casa de papel ya he perdido el anonimato, porque ha amplificado la popularidad de todos sus actores.

"Ahora estoy aprendiendo de la vida"


¿Y no es agradable? La fama es lo que buscan muchas personas.
No, no es muy agradable. Ser anónimo es una cosa maravillosa que mucha gente no valora lo suficiente. Es bueno el reconocimiento, pero no convertirte de repente en una persona conocida en cualquier lugar al que vayas. Has perdido el anonimato en cualquier aeropuerto, en cualquier estación de tren o de autobuses. Además, con la difusión de Netflix te conocen en el mundo en general, y encajar eso en tu vida resulta difícil. El anonimato me lo ha quitado La casa de papel, sí, pero reconozco que a cambio me ha dado otras muchas cosas. Ahora estoy en un momento clave, aprendiendo de la vida.

Así que será la persona más conocida de su pueblo...
Sobre todo entre los jóvenes. Durante meses han estado como locos con el estreno de la cuarta parte. A mí me decían que en Euskadi la gente era más tranquila en este sentido; pues no, la juventud es igual en todas partes. La casa de papel se ha convertido en un fenómeno social.

En esta serie ha pasado de estar en el bando de los buenos al bando oscuro y prohibido.
Raquel tiene la suerte de haber conocido los dos lados y ahora transita, como dices, por el lado oscuro.

¿Prefiere la oscuridad de los malos?
No todo es luminoso en un lugar ni oscuro en el otro, hay muchos matices y muchas sombras. Esto es como el yin y el yang. En todo lo luminoso hay un punto oscuro y en todo lo oscuro hay un rayo de luz. En el lado de los atracadores hay una especie de justicia poética que me encanta.

¿Dónde ve la justicia poética?
Ellos asaltan un banco, pero, ¿cuántas veces nos han asaltado a nosotros como pueblo los bancos? Estoy encantada de estar ahí, en ese lado oscuro.

¿El amor también le lleva a ese lado oscuro?
Sí, no digo que no, pero no me parece que sea el principal motivo. Además, no me gusta eso de la chica buena que se hace mala por amor y que lo deja todo por amor. En el caso de Raquel hay otros motivos, aunque es cierto que el amor está muy presente. Estoy muy contenta de estar al lado de los del mono rojo y diré una cosa: a Itziar Ituño, es decir, a mí, le hace más gracia estar con los del asalto. Prefiero estar en el Bella ciao.

Pues Raquel parecía en las primeras temporadas de la serie un personaje muy conservador.
Era y es un personaje muy complejo, y me gusta el cambio que ha hecho. A ella también se le rompen los esquemas, y no solo porque se enamora. Me hubiera fastidiado que ese hubiera sido el único motivo. No le gusta cómo la tratan los suyos y es entonces cuando da el giro.

¿Ha dejado de lado el teatro con tanto trabajo audiovisual a la vista?
Es que la vida no me daba para tanto y creo que es necesario saber dejar lo que no vas a poder hacer bien. Necesito tiempo para estudiar y necesito no estar agotada por hacer tantas cosas a la vez. Es mejor renunciar y luego poder retomar los planes aplazados con más fuerza. Volveré al teatro, claro, pero de momento no. 

PERSONAL

Edad: 45 años.
Lugar de nacimiento: Basauri (Bizkaia).
Formación: Estudió Sociología, pero nunca ha ejercido la carrera. 
Trayectoria: Antes de ser actriz trabajó en el comedor de una ikastola y en la cadena de montaje de electrodomésticos de Fagor en Basauri. Su llegada al mundo de la interpretación se materializó en Goenkale, serie en la que estuvo al principio durante dos años y luego volvió para permanecer más de una década. Fue una de las tres mujeres protagonistas de Loreak. Ha trabajado en Cuéntame, en Pulsaciones, y es una de las protagonistas de La casa de papel. Está grabando la película Ilargi guztiak y la serie para Euskal Telebista Alarde.