Sánchez ofrece al independentismo catalán diálogo “dentro de la ley”

El líder socialista confía en tener mayoría para no depender del soberanismo
Puigdemont condiciona cualquier pacto al reconocimiento del derecho de autodeterminación
Iglesias se dice garante del autogobierno frente a un pacto PSOE-Cs

09.02.2020 | 04:59

pamplona - El presidente del Gobierno español y candidato a la reelección como cabeza de lista del PSOE en las generales del próximo día 28, Pedro Sánchez, tiene la voluntad de hablar con "todos" los partidos en la próxima legislatura, pero avisó a las fuerzas soberanistas catalanas, ERC y JxCat, de que ese diálogo solo lo llevará a cabo "dentro de la Constitución y del Estatuto de autonomía".

Como viene haciendo a lo largo de esta campaña, el secretario general del PSOE se esmeró durante un mitin celebrado ayer en Las Palmas en desmontar la acusación que vierten contra él los partidos de la derecha -PP, Ciudadanos y Vox- respecto a que está vendido al independentismo catalán. Un razonamiento que Sánchez tildó de "absurdo" puesto que fue la negativa de los partidos independentistas catalanes lo que tumbó su proyecto de Presupuestos Generales del Estado, y por lo que finalmente se desencadenó en el anticipo de las elecciones.

Para no depender de los independentistas en la próxima legislatura, Sánchez pidió el voto para su partido con el objetivo de alcanzar una "gran mayoría" que permita al PSOE gobernar en solitario con sus propias fuerzas y poder así traer una mayor "estabilidad" al país, que necesita emprender grandes transformaciones para seguir progresando.

Consciente de que la política de apaciguamiento con el independentismo catalán y el apoyo que recibió de ellos en la moción de censura contra Mariano Rajoy supone uno de los flancos por donde más le ataca la derecha, Sánchez contraatacó cuestionando el patriotismo del PP. "Quieren tanto a España que decidieron quedarse con el dinero de todos en sus bolsillos", denunció.

condición "indispensable" El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, por su parte, dejó claro ayer que la condición "indispensable" para negociar una posible investidura tras las elecciones generales es que la otra parte no niegue y reconozca así el derecho a la autodeterminación. "Para poder respetar el derecho a la autodeterminación es necesario que no se niegue. Si quieren dialogar, pedimos reconocimiento", recalcó en declaraciones tras la reunión que ha mantenido con los candidatos de JxCat en Waterloo (Bélgica).

El candidato número dos de ERC a las elecciones generales, Gabriel Rufián, pidió ayer el voto del tradicional votante socialista que esté descontento con el PSC y el PSOE: "Si compartes los valores de la democracia, la libertad, la justicia social y el antifascismo, eres de los nuestros". En el mitin central de la campaña de ERC a las elecciones generales, celebrado en el campus de Ciutadella de la Universitat Pompeu Fabra (UPF), Rufián aseguró que estos descontentos pueden votar a ERC independientemente de su posición hacia la independencia: "Eres de los nuestros. Nos da igual la bandera que tengas en el balcón o en el corazón".

Por su parte, el secretario general de Podemos y candidato a la Presidencia por Unidas Podemos, Pablo Iglesias, afirmó ayer en un mitin celebrado en el frontón de Eibar que, si dan los números, habrá un "Gobierno de Rivera presidido por Sánchez" que es la opción preferida, a su juicio, por los poderes económicos, y advirtió de que sería un Ejecutivo que "no protegería" el autogobierno vasco. Por ello, pidió el voto para Unidas Podemos, porque "es la única garantía de un gobierno de izquierdas".

Ante más de 1.300 personas, el líder de la formación morada, que sujetó durante todo el mitin una ikurriña, se lanzó a pescar el voto de los sectores abertzales, tratando de repetir la victoria de 2016. Indicó que otra de las opciones tras el 28 de abril es que gobiernen "los hijos de Aznar", haciendo referencia así a Pablo Casado (PP), Albert Rivera (Cs) y Santiago Abascal (Vox). Los definió como "un híbrido extraño de Don Pelayo y Margaret Thatcher", y apuntó que, a pesar de decir que son patriotas, no lo son, son "patrioteros. El trío de Colón, los tres pianistas de Aznar, el trifachito, defienden una sola lengua, una sola bandera, una sola identidad, la recentralización. Pero cuando llegan a las propuestas económicas, entonces ya no son patriotas y les encantan las banderas del BBVA, las banderas de Suiza y las de los fondos buitre", añadió.

En su discurso Iglesias apeló al espíritu y valores del republicanismo como "caja de herramientas" para construir el futuro del país. Así, recordó que las generales son unas elecciones "constituyentes" porque habrá dos grandes debates de Estado: el de la plurinacionalidad y el de la justicia social. "Uno tiene que ver con la plurinacionalidad, con el conflicto de Catalunya, con la diversidad consustancial a nuestro Estado, tiene que ver con el autogobierno, con proteger instituciones propias, diferentes lenguas e identidades y con las asimetrías entre las ciudades y el mundo rural", explicó, para luego advertir de que, según hacia donde se incline ese debate, "podría definirse perfectamente en una dirección autoritaria". - D.N.