Trapero planeó llevarse a Puigdemont en helicóptero arrestado si declaraba la DUI

Los Mossos detallan a la Audiencia Nacional el plan para detener al Govern si recibían una orden judicial

21.01.2020 | 06:21

pamplona - Los Mossos preveían detener el Gobierno y llevarlo en helicóptero hasta la comisaría central del cuerpo policial si se declaraba la DUI y el TSJC lo ordenaba. Así se desprende de un informe presentado en la Audiencia Nacional para el juicio del mayor del cuerpo Josep Lluís Trapero. En el plan, redactado a posteriori por Trapero y los comisarios Ferran López y Joan Carles Molinero el 24 de octubre del 2019, se preveía la detención del Gobierno en el Palau de la Generalitat o el Parlamento y su traslado en helicóptero hasta el Complejo Central los Mossos Egara si el Tribunal Superior de Justicia (TSJC) así lo reclamaba.

Trapero, en el juicio a los líderes del proceso en el Tribunal Supremo, ya había informado de la existencia de este plan y también había relatado que se había puesto a disposición del TSJC, aunque en su momento no lo dejó para escrito para evitar filtraciones. En el informe elaborado se detalla la existencia de un documento Excel de los comisarios e intendentes que deberían hacer la detención. Una vez en el centro Egara, la unidad de élite de los Mossos, los GEI, se encargarían del traslado al juzgado. Además, también preveía que las horas disposición judicial no las pasaran en calabozos, sino en los despachos de los comisarios.

De hecho, también se detalla que se planeó, como medida de seguridad, sacar las cerraduras de las ventanas. Al inspector responsable de la unidad de coordinación con la administración de justicia le ordenó que fuese personalmente en la sede del TSJC para ponerse a disposición del presidente. El policía trasladó el encargo a través de la secretaría y los escoltas. Le respondieron que actuarían si fuera necesario.

La Audiencia solicitó el 9 de julio de 2019 el informe a los Mossos, quienes lo encargaron a los comisarios Ferran López y Joan Carles Molinero. López, número dos de Trapero, fue nombrado jefe de los Mossos por el entonces ministro del Interior Juan Ignacio Zoido, en sustitución de Trapero el 28 de octubre de 2017, tras la aplicación del 155, hasta junio de 2018. Actualmente está adscrito a la Prefectura de los Mossos. Molinero era jefe de Coordinación Central y ahora actúa como jefe de la comisaría de Movilidad.

Según ese documento, ambos acudieron el 24 de octubre de 2017 a una reunión con Trapero, que "encargó a los dos comisarios la planificación de un dispositivo que contemplase la operativa necesaria para poder dar cumplimiento a una posible orden judicial por la que se encargase a los Mossos proceder a la detención del presidente de la Generalitat de Cataluña y/o de los miembros de su Gobierno". Agrega el informe que Trapero "estableció que las detenciones debían practicarse necesariamente por miembros de la escala superior del Cuerpo de Mossos" (solo intendentes o comisarios). - D.N.