Un calendario endiablado

Los presupuestos se votarán el 18 de marzo y las elecciones se celebrarán entre el 27 de abril y el 17 de mayo aunque el plan del president puede verse alterado por la sentencia del Ts sobre su inhabilitación

30.01.2020 | 06:18
Vista del hemiciclo del Parlament de Cataluña vacío.

el anuncio del presidente de la Generalitat, Quim Torra, de convocar elecciones una vez se aprueben los presupuestos catalanes para este año da pistas sobre cuándo podrían celebrarse los comicios, aunque no despeja todas las dudas, porque no desvelará la fecha exacta hasta dentro de unos meses. Este es el calendario que le queda a la legislatura catalana hasta que se celebren las nuevas elecciones al Parlament, que podrían celebrarse como muy pronto en mayo o junio.

proyecto presupuestario Todo estaba preparado para que el vicepresidente del Govern y conseller de Economía y Hacienda, Pere Aragonès, llevara el proyecto presupuestario para 2020 al Parlament ayer por la mañana, pero la comparecencia urgente de Torra a las 12.00 horas obligó a retrasar los planes unas horas. El Govern se reunió por la tarde para aprobar los presupuestos, después de tres años de acumular prórroga tras prórroga y que estaban pactados ya con los comunes, y puso la maquinaria de tramitación de las cuentas en marcha.

primera validación del pleno La Mesa del Parlament deberá admitir a trámite las cuentas e incluir en el orden del día de un próximo pleno el debate de totalidad del proyecto de ley de presupuestos y de la ley de acompañamiento. El plazo para que los grupos parlamentarios puedan presentar enmiendas a la totalidad y al articulado obligará a esperar unos días antes de poder celebrar el debate de totalidad. Por ello, es descartable que puedan tener luz verde en el pleno de los días 5 y 6 de febrero, pero sí podrían entrar en la sesión plenaria prevista del 19 al 20 de febrero, o incluso celebrar un pleno la semana anterior, entre los días 12 y 13.

Los votos para alcanzar la mayoría, y tumbar las enmiendas a la totalidad de la oposición, parecen garantizados, merced al acuerdo que han ido trabajando el Govern y el grupo parlamentario de Catalunya en Comú Podem, que lidera Jéssica Albiach.

los trámites en comisión Superada esa primera votación en el pleno, los debates se trasladarán a las comisiones sectoriales del Parlament, en las que deberán discutirse y aprobarse las distintas secciones presupuestarias de las cuentas. Finalmente, el dictamen del proyecto de ley de presupuestos, con las enmiendas parciales incorporadas, pasará por la comisión de Economía y Hacienda de la cámara catalana, que deberá dar su visto bueno para poder elevarlo al pleno para su aprobación definitiva.

filtro del consejo de garantías Una vez aprobado el dictamen, desde los grupos de la oposición muy probablemente se pedirá un informe al Consejo de Garantías Estatutarias, un órgano consultivo encargado de dictaminar si las leyes catalanas se ajustan al marco legal vigente. El Consejo de Garantías dispondrá de un mes para emitir su dictamen, que no es de obligado cumplimiento, pero que podría llevar a introducir enmiendas al texto.

la votación final Los presupuestos volverán entonces al pleno del Parlament para que sean sometidos a una última votación. Las previsiones del Govern son celebrar el debate final en el pleno del Parlament el próximo 18 de marzo y la previsible publicación de enmiendas en el Boletín Oficial del Parlament, el 6 de marzo. En caso de aprobarse, serían publicados en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña. Es a partir de ese momento que Torra prevé anunciar la fecha de las elecciones, que, según la legislación electoral, se celebrarían 54 días después de la firma del decreto de convocatoria.

sentencia de inhabilitación Y una posible sentencia de inhabilitación por parte del Supremo no frenaría la tramitación presupuestaria, por cuanto la legislatura seguiría viva con un gobierno en funciones y una cámara legislativa en activo. La causa que el president tiene ante la Sala Penal del alto tribunal está pendiente de resolverse definitivamente.

De hecho, Torra aún no ha presentado siquiera el recurso de casación que en el Govern aseguraron que estaría listo para la primera o segunda semana de febrero. En todo caso, el president tiene cuatro meses en total y apurará el plazo y, según fuentes judiciales consultadas por La Vanguardia, el Supremo no resolvería hasta dentro de 10 o 12 meses más tarde.

Aun así, en el caso de que el alto tribunal emita un fallo definitivo con celeridad y en mitad de la tramitación de las cuentas catalanas, fuentes parlamentarias confirman que el Govern continuaría en funciones y la Cámara catalana no estaría disuelta aún, por tanto, podría seguir con sus trabajos.

fecha aún incierta Fuentes parlamentarias consultadas por Efe señalan que hay voluntad de acelerar los trámites en lo posible, para que los presupuestos puedan ser aprobados en dos meses. Si eso fuese posible, las elecciones podrían celebrarse ya antes de finalizar mayo. Con la previsión de un pleno definitivo el 18 de marzo es fácil contar los preceptivos 54 días que como mínimo tienen que transcurrir entre la convocatoria electoral y la cita con las urnas.

De esta forma, si Torra mantiene que no hay otra salida que las elecciones, estas podrían celebrarse el primer domingo de mayo, es decir, el 16 de mayo. Pero, si se tiene en cuenta que algún grupo de la oposición puede pedir dictamen al Consejo de Garantías Estatutarias, los plazos se alargan un mes más, hasta junio, o incluso julio si no es posible dar celeridad a la tramitación.

Cabe la posibilidad de que Torra sitúe la convocatoria electoral para después de las vacaciones de verano, en septiembre o incluso el simbólico mes de octubre, pero esta hipótesis parece remota, ya que el Tribunal Supremo podría confirmar meses antes su inhabilitación, un escenario que además dejaría al vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, de ERC, provisionalmente al timón del ejecutivo de Catalunya, que sigue sin tener una ley electoral propia por la incapacidad de los partidos para aprobarla.

Sentencia. El Tribunal Supremo ha rechazado anular la sentencia del procés como solicitaban las defensas en un auto en el que niega que se hayan criminalizado las ideas de los acusados. Culminado este trámite, por el que se rechaza que se hayan vulnerado derechos fundamentales, se abre la vía para que los condenados puedan acudir en amparo al Tribunal Constitucional. Además, el TS ha rechazado el recurso de Oriol Junqueras y ha confirma que no tiene inmunidad y no será excarcelado tras la sentencia europea a su favor.