EH Bildu ve en la fracasada planta de biogás de Ultzama "el vivo ejemplo de gestión de UPN"

El Ayuntamiento del valle ha conseguido evitar el pago de 4,2 millones por la herencia de este proyecto que hubiera supuesto su quiebra económica

10.11.2021 | 00:17
Martín Pikabea, alcalde de Ultzama; Arantxa Martínez, exalcaldesa; y Adolfo Araiz.

pamplona – Tres años y medio después de que la comisión parlamentaria que investigó la fracasada planta de biogás de Ultzama concluyera que se habían tirado a la basura 3,28 millones de dinero público y advirtiera de los graves problemas financieros a los que se enfrentaba el Ayuntamiento de este valle por las reclamaciones judiciales que tenía pendientes, el Consistorio puede asomar de nuevo la cabeza.

Lo anunció este martes en rueda de prensa EH Bildu, que preside el Ayuntamiento desde 2015 con una envenenada herencia. En concreto, la que recibió de la Agrupación Ultzama –estrechamente vinculada a UPN– que encabezaba el actual parlamentario de Navarra Suma Patxi Pérez Arregui, que era el alcalde del valle cuando en diciembre de 2010 se inauguró la planta de biogás que estuvo a punto de suponer la quiebra de este Consistorio.

La gestión de la ruinosa planta ha recaído en los alcaldes de EH Bildu Arantxa Martínez (2015-19) y Martín Pikabea (desde 2019), quienes comparecieron en rueda de prensa junto al parlamentario Adolfo Araiz para dar cuenta de los procesos judiciales que ha tenido abiertos este Ayuntamiento como consecuencia del proyecto de biometanización.

Araiz destacó la gestión de sus compañeros por "saber defender los intereses" de la ciudadanía y del Ayuntamiento de Ultzama, y celebró que de los tres procedimientos abiertos contra el Consistorio (incoados por Sodena, Caja Rural y la Administración Concursal), éste finalmente "ha salido reforzado y fortalecido". Sobre todo por este último procedimiento, que desestima que el Ayuntamiento pague los 4,2 millones que se le reclamaba, lo que habría supuesto su quiebra.

"responsabilidades políticas" Solucionado el frente judicial, EH Bildu considera que "ha llegado la hora" de que Agrupación Ultzama, con "UPN siempre detrás dándole apoyo y aliento político", asuma responsabilidades políticas en torno a esta planta hoy "achatarrada". Un proyecto en el que Araiz ve "el vivo ejemplo de gestión de UPN", ya que estaba diseñado de tal forma que si "hubiera habido beneficios, habrían sido privados con importantes ayudas públicas, pero si la cosa iba mal, la responsabilidad iba a ser del Ayuntamiento".

Pikabea considera "muy buena noticia" las sentencias del Tribunal Contencioso Administrativo de Navarra y del Tribunal Superior de Justicia de Navarra favorables al Ayuntamiento, que "ponen luz a un camino plagado de problemas y dificultades que hemos tenido que ir sorteando paso a paso". Además, agradeció el "apoyo" de los habitantes de la Ultzama "tras un proceso administrativo, económico y jurídico de años".

conclusiones

COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN

Facturación cruzada. La comisión del Parlamento foral que investigó, desde mayo de 2017 a abril de 2018, la planta de Ultzama concluyó que el proyecto se diseñó con un sistema de facturación cruzada para cobrar dos subvenciones por una misma obra. Se estimó que hubo una sobrefinanciación pública.

A dedo. Tanto el proyecto previo como el de la planta de biometanización se adjudicaron a dedo en lo que pudo ser un caso de prevaricación del entonces alcalde de Ultzama y actual parlamentario de Navarra Suma, Patxi Pérez.

noticias de noticiasdenavarra