Los trabajos para el rescate de Julen, en su recta final

La perforación del túnel vertical está previsto que dure unas 15 horas y la de la galería horizontal, alrededor de 20 horas

Construyen una cápsula para facilitar el traslado de los operarios y los materiales

08.02.2020 | 15:45
Operarios bajan de un camión una de las brocas de la performadora para hacer el túnel vertical paralelo al pozo de Totalán.

La perforación del túnel vertical está previsto que dure unas 15 horas y la de la galería horizontal, alrededor de 20

totalán (málaga) - El inicio de la excavación del túnel horizontal para llegar hasta Julen era, al cierre de esta edición, cosa de horas si no surgían nuevas complicaciones y se cumplían los plazos para terminar la perforación del túnel vertical paralelo al pozo.

Los trabajos del operativo de rescate de Julen, el niño de dos años que el pasado domingo cayó a un pozo estrecho y profundo en Totalán (Málaga), continuaban ayer centrados en el túnel vertical, cuya perforación comenzó en torno al mediodía y se llevaba a cabo sin descanso.

El responsable del operativo, Ángel García, delegado del Colegio de Ingenieros de Caminos de Málaga, explicaba a los periodistas que estaban "esperanzados" en que este trabajo pudiera llevar el menor tiempo posible si las condiciones eran más favorables que las que se habían encontrado hasta entonces.

El técnico avanzó que un plazo de ejecución para esta excavación es de entre 12 y 15 horas, siempre que no vuelvan a encontrar "alguna veta o dureza", por lo que el túnel podría estar listo durante la pasada madrugada. A este trabajo se sumarán después los mineros desplazados desde Asturias, que son los encargados de realizar la galería horizontal de acceso al pozo en el que está el niño.

La perforación en este momento es de 60 metros y en ella pueden encontrar "afloraciones del macizo rocoso que han ralentizado las operaciones de desmonte para el rebaje del terreno y creación de una plataforma en la que se está colocando la perforadora".

Los trabajos de los operarios desplazados desde Asturias tendrán "rendimientos menores", ya que emplearán medios manuales, pistolas y martillos, por lo que en condiciones favorables se invertirán unas 20 horas de trabajo más, que se sumarán tras la perforación.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, visitó ayer la zona y aseguró que están haciendo "todo lo humanamente posible" para rescatar al pequeño del pozo.

Moreno explicó a los periodistas que, tras su toma de posesión el viernes, había querido que su primera visita fuese a Totalán para transmitir a la familia del pequeño "ánimo y apoyo personal" y para "poder estar" con todas las administraciones y particulares que participan en estas actuaciones, que calificó de "inédita".

Tras el inicio por la tarde de las perforaciones, Moreno se mostró convencido de que se está "más cerca que nunca" de rescatar al pequeño.

El presidente andaluz trasladó la solidaridad del pueblo andaluz a la familia de Julen y confió en que "el esfuerzo encomiable" que se está haciendo dé sus frutos, puesto que será "una gran noticia que toda España espera con el corazón encogido".

La lluvia, que hizo acto de presencia en la jornada de ayer en Totalán, no impidió que continuasen los trabajos para rescatar a Julen, aunque llovió en varias ocasiones.

cápsula metálica Por su parte, el Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga ha creado una cápsula metálica de dos metros de altura para efectuar el rescate de Julen cuando comience la excavación de la galería horizontal en la que trabajarán los mineros trasladados desde Asturias. El creador de esta cápsula es Julián Moreno, jefe provincial de bomberos de este organismo, que tras los primeros días de trabajo la ideó para el transporte a la superficie de Julen.

Moreno explicó que la idea surgió de camino a su casa el pasado martes de madrugada, tras estar trabajando en la zona de rescate. Detalló que los mineros tenían la idea de acceder con cuerdas a la galería, por lo que ahí vieron "un vacío" y empezó a pensar una solución que fuera más segura.

Al llegar a su casa comenzó a preparar "el boceto de lo que puede ser una especie de cápsula" para ayudar a los servicios de rescate, un trabajo que a la mañana siguiente mostró a los mineros y a los agentes de Guardia Civil, que dieron su visto bueno, por lo que se dirigió a un taller de Alhaurín El Grande (Málaga) para su creación. "Se corrigieron cuatro detalles para tener un mejor diseño y algunos aspectos técnicos y de seguridad, y a partir de ahí empezó la construcción de la cápsula, una caja metálica de dos metros de alto donde van los servicios de rescate y sus materiales", aseguró Moreno.

La cápsula cuenta además con una parte inferior que "tiene medio metro y que está diseñada para depositar la tierra para sacarla" y que, dado el caso, tiene incluso "un depósito con capacidad para 500 kilos de tierra" de almacenamiento.

Afirmó que la estructura es "segura, cuenta con todos los certificados y elementos" y que además cumple con "los requisitos de la minería como cadenas certificadas".

La invención cuenta con capacidad para dos personas y materiales y, en caso de necesidad salida rápida incluso para 3 personas, por lo que Moreno espera que el rescate de Julen "se produzca rápido y haya un final feliz, que sería la culminación de muchas horas intensas de trabajo".

una semana de angustia Precisamente este final feliz es el que todo el mundo desea al cumplirse hoy una semana de angustia especialmente para su familia, pero también para el conjunto de la sociedad, que asiste en vilo a una operación de rescate sin precedentes en España por su dificultad y envergadura.

Desde que el pequeño se precipitó por el pozo -de 25 centímetros de diámetro y 107 metros de longitud- y su familia dio aviso de lo ocurrido, se inició una carrera contrarreloj para sacar al niño que, pese al esfuerzo en turnos de 24 horas de más de un centenar de rescatistas, se ha encontrado con todo tipo de dificultades.

Eso sí, los problemas no merman el ánimo de las personas que llevan desde el pasado domingo intentando sacar a Julen de ese angosto pozo. "Es como si Julen fuese el hijo de todos y nosotros vamos a por él", relató García, el responsable del operativo, en una frase que resume el espíritu de todo el equipo y a la que se suman los vecinos de Totalán y la barriada malagueña de El Palo, en la que reside la familia del niño.

Los vecinos colaboran como pueden, aportando alimentos a los trabajadores y ofreciendo sus viviendas para que estos puedan descansar algunas horas, aunque muchos rehúsan parar y prefieren seguir con la tarea. - Efe/D.N.