Ahmed Brahim Ettanji presidente de ‘equipe media’ y activista saharaui

“El destino de los saharauis en la zona ocupada es incierto, siempre podemos ser detenidos, torturados e incluso asesinados”

Ahmed Brahim Ettanji ha viajado a Navarra para contar hoy en el Parlamento las vulneraciones de derechos que comete Marruecos en el Sáhara Occidental

08.02.2020 | 20:23
Ahmed Brahim Ettanji, activista y periodista saharaui.

pamplona - Ahmed Brahim Ettanji (El Aaiún, Sáhara Occidental, 1988) es un periodista de esos que se forman a pie de calle y de esos a los que su trabajo le ha llevado a sufrir detenciones y torturas. Su activismo en favor de los derechos humanos y de la autodeterminación del pueblo saharaui lo ejerce desde la presidencia de Equipe Media, un medio de comunicación saharaui que nació en 2009 para romper el bloqueo informativo y mostrar al mundo las injusticias que Marruecos comete en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. A finales de enero, Ahmed y sus compañeros acogieron en El Aaiún a María Pérez de Larraya, Iratxo Bakedano y Alberto Jolis, tres activistas navarros que acudieron para conocer y denunciar las vulneraciones de derechos que cometen las fuerzas de ocupación contra los saharauis y que fueron expulsados por el Ejército marroquí. Ahora, ha viajado hasta Iruña para participar hoy en una mesa de trabajo en el Parlamento de Navarra.

¿Cómo han sido estas semanas después de la expulsión de María, Iratxo y Alberto?

-Tras su expulsión yo me vine al Estado español, así que ha ido bien. Pero la verdad es que mi destino y el de mis compañeros siempre es incierto y oscuro. No sabemos que va a pasar con nosotros, siempre podemos ser objeto de detenciones, de torturas e incluso de asesinato.

En su caso, ha estado detenido por su actividad, ¿cómo es el trato de las fuerzas marroquíes?

-Pues no te ponen la alfombra roja. Desde el minuto 0 empieza el proceso: golpes, malos tratos y te ponen una venda en los ojos para que no sepas a dónde te llevan. A veces también te desnudan y te van interrogando, te pueden hacer todo tipo de torturas.

¿Cómo es vivir en los territorios ocupados del Sáhara Occidental?

-Es una cárcel grande. Los saharauis siempre vivimos con la sensación de que estamos encarcelados. Tenemos una libertad condicional, porque podemos movernos pero cuando deciden meterte en la cárcel lo hacen.

¿Y en lo relativo al día a día?

-La marginación que sufrimos es absoluta. Pasan de nosotros completamente, nos tratan como ciudadanos de tercera. Por ejemplo, si caemos enfermos y vamos a un hospital tenemos que pagar, recibimos malos tratos y seguro que ocurre alguna negligencia médica. Pero la discriminación afecta a todos los ámbitos.

Sobre todo al laboral, ¿no?

-Sí. El acceso al trabajo para los saharauis es complicado. En los grandes sectores como la pesca o las minas de fosfato no trabajan saharauis, solo colonos marroquíes.

Hace poco, un joven saharaui se prendió fuego para denunciar la represión que se sufre, tiene que ser una situación límite, ¿no?

-Este joven que se quemó es un ejemplo de la impotencia y rabia que sienten los jóvenes que viven bajo la opresión y la violencia. Cuando un joven decide quemarse vivo es porque está viviendo un infierno y mientras tanto la comunidad internacional y la Unión Europea miran para otro lado.

A eso iba a entrar, ¿qué puede hacer la comunidad internacional?

-Muy fácil, que el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe una resolución par organizar un referéndum en el Sáhara Occidental y se acabó. Ya se estableció uno para 1991, pero todavía la MINURSO (Misión Internacional de Naciones Unidas para el Referendo en el Sáhara Occidental) no lo ha organizado. Además, en su día no se celebró porque Marruecos puso muchos obstáculos y porque cuenta con el apoyo de Francia y España.

Y esos apoyos le hacen fuerte, ¿tienen esperanzas de que algún día Marruecos acepte un referéndum?

-Sí. La historia ha demostrado a lo largo del tiempo que los pueblos alcanzan su libertad ya sea a corto o a largo plazo. Tenemos la esperanza de que vamos a ganar y para ello abogamos por la lucha no violenta.

El Sáhara tiene industria pesquera, minas de fosfato..., es difícil que estos países dejen de tener relaciones con Marruecos, ¿no?

-Después de la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE -que dictaminó que ningún acuerdo comercial puede incluir el Sáhara Occidental sin el consentimiento de los saharauis- empresas, fondos de inversión y barcos han decidido cancelar actividades en el Sáhara. Sin embargo, ahora se ha renovado el acuerdo de pesca entre la UE y Marruecos, ante el que el Frente Polisario va a presentar un recurso. Va a ser la trampa en la que caiga Europa, porque el Tribunal le obligará a indemnizar a los saharauis por firmar un acuerdo ilegal.

Aunque luchen de manera no violenta, llegará un punto en el que haya saharauis que se harten, ¿no?

-Hay jóvenes saharauis que han perdido la confianza en la ONU y han pedido al Frente Polisario volver a la lucha armada. Pero nosotros abogamos por la no violenta, por la guerra diplomática y económica y el boicot.

En definitiva, presionar para que se consiga hacer el referéndum...

-Sí. La lucha no violenta requiere tiempo pero da resultados. La ONU reunió al Frente Polisario y Marruecos en diciembre y en marzo habrá segunda ronda de diálogo.

¿Y cree que esto servirá de algo?

-Mientras haya voluntad sí y parece que el nuevo enviado especial de la ONU, Horst Kohler, tiene mucha por solucionar el conflicto.