Arantxa Osinaga Erroz: "Es necesario potenciar la Enfermería en las residencias"

16.04.2020 | 00:37
La presidenta del Colegio de Enfermería de Navarra, Arantxa Osinaga Erroz, posa en el exterior de la sede colegial.

El Colegio de Enfermería centra sus esfuerzos en "poner a disposición de la comunidad las herramientas necesarias para ayudar a combatir esta pandemia"

pamplona – El Colegio Oficial de Enfermería de Navarra, a través de su web y redes sociales, difunde información a la ciudadanía para prevenir el contagio del coronavirus, pero también ha puesto en marcha otras iniciativas para "elaborar material de protección individual para los sanitarios, con el fin de que su uso ayude a su protección y así evitar, en la medida de lo posible, el contagio de los profesionales –la cifra de enfermeras infectadas asciende a 200–", explica su presidenta, Arantxa Osinaga Erroz. Una labor en la que han contado con la colaboración de costureras voluntarias, de los miembros de Ayuda Makers Navarra, así como de empresas y particulares, del Colegio de Médicos, del Colegio de Ingenieros Industriales, Protección Civil de Tudela, la ONG SAR Navarra, Bomberos, Cruz Roja, DYA, Guardia Civil, Policía Foral y las policías locales de Tudela y Pamplona. Asimismo, Osinaga "reconoce, agradece ?y se solidariza con el trabajo que están llevando a cabo los profesionales sanitarios en la lucha? contra el COVID-19, a la vez que pide a la población ?confianza? en la profesionalidad? que están demostrando todos los sanitarios ?para combatir y contener la pandemia". Un muro en el que todos aportamos porque, "aunque sea duro y difícil, el confinamiento es una buena medida para su control".

En el Año Internacional de las Enfermeras y Matronas estamos sufriendo la mayor crisis sanitaria del último siglo. ¿Cómo están viviendo las 5.500 enfermeras y enfermeros de la Comunidad Foral esta situación?

–La afluencia de pacientes en los primeros días fue elevada en todos los ámbitos, tanto en la Atención Primaria como en Especializada, y además sujetos a cambios casi diarios, según la evolución de la pandemia, y adaptándose a las necesidades de cada momento, lo que requiere constantes modificaciones en protocolos de actuación. Desde Atención Primaria, por ejemplo, se detectaron muchos casos que, ?por ser leves, no han requerido ingreso hospitalario en un principio, pero si un seguimiento estrecho para ir valorando la evolución y tomar decisiones? según la clínica. Y, desde luego, aquí Enfermería ha tenido una labor fundamental en este seguimiento continuo ?y toma de decisiones según la evolución diaria. Y, por otro lado, en los centros hospitalarios también han tenido que adaptarse a las necesidades? para soportar un volumen ?de ingresos de pacientes importante en poco tiempo, procedentes en su gran mayoría del servicio de Urgencias, que también ha estado sometido a mucha presión. Todo esto lleva a situaciones de estrés ?por no tener un control de la situación, por tener que modificar la manera de trabajar ?y,? a medida que pasan los días, se va controlando y manejando con más destreza y adoptando todas las medidas que han sido necesarias para garantizar tanto la seguridad de los pacientes, como de los profesionales, y proporcionar una ?mejor asistencia.

¿Qué valoración hace de la gestión sanitaria de esta crisis?

–No cabe duda de que nos hemos visto en una situación totalmente desconocida que, a pesar de haber tenido los ejemplos de cómo estaba afectando en China o Italia, no se esperaba que evolucionara tan rápido. Lo cierto es que no estábamos preparados para una situación tan extrema y ha provocado muchos cambios en la dinámica habitual del trabajo sanitario. Todavía estamos inmersas en la crisis, por lo que una valoración más precisa podrá hacerse cuando acabe y tengamos la perspectiva del tiempo.

¿Cuáles son las principales demandas de las enfermeras navarras?

–Como decía, la OMS declaró 2020 el año internacional de la Enfermería y de las matronas. Esta es la oportunidad de concienciar a la sociedad y a los responsables políticos de la necesidad de apostar por la Enfermería como profesión, que ha experimentado en los últimos años ?un desarrollo profesional, técnico y científico, y aprovechar el potencial que tiene en todos sus ámbitos: asistencial, gestor, investigador y docente. Este año también estamos inmersos en la campaña Nursing Now, que trabajamos en dos líneas: ?aumentar la visibilidad y promover el liderazgo de la enfermera dentro de las organizaciones sanitarias, y generación de evidencia científica y de buenas prácticas, mediante el fomento de la investigación.

?El Colegio se ha volcado en la fabricación de batas de protección para los profesionales sanitarios, de pantallas de protección facial, así como de un dispositivo que permite pulsar botones o abrir puertas para así reducir el riesgo de contagio. ¿Cuánto material han fabricado con ello?

–Desde el Colegio hemos fabricado unos 15.000 protectores faciales, hemos confeccionado a día de hoy unas 8.000 batas y tenemos previsto llegar hasta las 14.000. Se han repartido sobre todo en residencias sociosanitarias y también en otros centros. Ahora tenemos otra iniciativa, Non-touch, con el Colegio de Ingenieros Industriales, los ayuntamientos de Pamplona y Tudela, la ONG SAR Navarra y Protección Civil de Tudela. Es un dispositivo más para evitar el contagio al no tocar con la mano una superficie contaminada, que están fabricando los makers? con sus impresoras 3D, y que en breve comenzaremos a fabricar de manera masiva.

En cuanto al material de protección para las profesionales de Enfermería, ¿cuál es la situación actual? ¿Cuentan con suficientes equipos?

De unos días aquí esto está mejorando, pero todavía tenemos alguna escasez de material, sobre todo en los centros sociosanitarios. Es necesario estar protegido con los equipos de protección individual, con el fin de trabajar de una manera razonable y segura frente al riesgo de contagio. Esto sí que ?preocupa a los profesionales, el poder contar con ?el material necesario? para poder trabajar con seguridad, ya que el miedo al contagio existe, como no puede ser de otra manera, y porque la posibilidad de contagio es elevada si no vamos bien protegidos.

El COVID-19 hace que los pacientes queden aislados y, en esa situación, el papel de la Enfermería está siendo fundamental por su buen hacer y cercanía, pero también viven situaciones difíciles desde el punto de vista emocional. ¿Están requiriendo ayuda psicológica? ¿Ven necesario adoptar medidas específicas cuando sea el desescalado?

–Es probable que haya enfermeras que estén ya necesitando ayuda psicológica. De hecho, ya se ha puesto a disposición de profesionales un servicio de psicólogos. Pero yo creo que ?después de esta pandemia es casi seguro que estas situaciones vividas van a pasar factura a este nivel. Sobre todo lo que los expertos llaman el ?estrés postraumático, que es probable que aparezca en los profesionales más o menos tres meses después del hecho desencadenante, y a veces es uno de los mayores temores. También destacan que se pueden presentar secuelas psicológicas. Debemos tener presente que es una situación anómala y no habitual y, sobre todo hay una diferencia importante en hospitalización: los pacientes COVID-19 prácticamente están sin familiares y muchos de ellos no superan la enfermedad, y durante su estancia? casi únicamente la enfermera ?le ha acompañado en el proceso. Y esto es duro. Por ello, conviene que de manera generalizada se ofrezcan programas y gabinetes de apoyo para atender a cada una en su justa medida para que pueda manejar el estrés de la situación, proporcionarle pautas de autocuidado y descanso para que verdaderamente pueda desconectar de todo.

?El coronavirus afecta especialmente a las personas mayores que viven en residencias. ¿Deberíamos cambiar el modelo de residencias y la atención sanitaria que reciben?

–Estos centros se encuentran en situación de vulnerabilidad ante la infección por COVID-19, ?ya que los residentes son en su mayoría personas mayores que presentan patologías de base u otras enfermedades y, desde luego, son mucho más vulnerables a la enfermedad. En este tema desde el Colegio ya iniciamos hace unos meses una línea de trabajo centrada en las enfermeras que trabajan en los centros sociosanitarios. Convocamos a una reunión a todas las residencias de Navarra para tratar de conocer cuál es la situación de las enfermeras y de qué manera el Colegio puede ayudarles. Este primer contacto lo planteamos como paso previo a una reunión que teníamos previsto mantener con la consejera de Derechos Sociales. En cualquier caso, la situación vivida en las residencias con esta pandemia nos reafirma en la necesidad de potenciar la Enfermería en estos centros, así que seguiremos trabajando en esa línea.

¿Cómo se podría potenciar? ¿Con más enfermeras por centro?

–Probablemente el número de profesionales habría que aumentar, pero es una cosa en estudio y tenemos que hacer una reunión para ver cómo están en cada centro.

?A su juicio, ¿cómo debería cambiar el sistema sanitario para afrontar mejor este tipo de pandemias?

–Yo creo que de estas pandemias vamos a aprender todos, tanto los profesionales como las autoridades, pero cada uno dentro de sus competencias. A nivel político, una conclusión que hay que sacar es que invertir en el sistema sanitario es algo obligatorio, que no se pueden escatimar recursos de ningún tipo en temas de salud y también habrá que plantearse que hay que ?invertir mas ?en investigación.

"Una conclusión política que hay que sacar es que invertir en el sistema sanitario es algo obligatorio"

"Desde el Colegio hemos fabricado unos 15.000 protectores faciales y hemos confeccionado 8.000 batas"

noticias de noticiasdenavarra