COVID-19
El Gobierno de Navarra comparece a las 18 h para valorar el nuevo estado de alarma

Fallece Javier Pagola, referente del compromiso social

10.10.2020 | 14:32
Javier Pagola, tras recibir el 8 de septiembre de 2017 el segundo galardón del Pañuelo de Pamplona.

Periodista, maestro y escritor, plasmó su personalidad austera y solidaria en los numerosos movimientos e iniciativas a los que dedicó su vida

El periodista, maestro y escritor Javier Pagola Lorente falleció ayer en su domicilio de Pamplona a los 74 años de edad como consecuencia de ELA, una grave enfermedad que le fue diagnosticada hace año y medio. Su muerte ha causado gran consternación y pesar en los numerosos sectores sociales en los que Javier se ha implicado a lo largo y ancho de su fructífera y solidaria existencia. Su familia y sus múltiples amistades y colaboradores le recuerdan y le recordarán como una persona austera, solidaria y siempre dispuesta a ayudar desde su mejor cualidad humana, la bondad. Todo un referente del compromiso social.

Nacido en Manila (Filipinas) el 6 de enero de 1946, donde la familia, originaria de Navarra, se había desplazado al trabajar su padre como administrador en una de las numerosas empresas españolas existentes en ese país, Javier vivió en Pamplona desde su infancia. Estudió en el Seminario y, concluido el Bachillerato, se licenció en Magisterio, formación a la que siguieron las de técnico de radio y televisión, periodista y escritor. Desarrolló su labor profesional de manera continua desde 1969 en Radio Pamplona (SER) (antigua Radio Requeté) donde, entre otras muchas aportaciones, destaca el informativo Batzarre, que él conducía y que fue todo un referente de la información plural y democrática al inicio de la transición. De la radio, pasó, en 2000 hasta su jubilación laboral, a dirigir comunicación y gestión de Medicus Mundi, ONG de cooperación internacional.

Javier Pagola estaba casado con Maribel Turias Dancausa, su gran compañera, y juntos formaron una entrañable saga familiar integrada por sus dos hijos, Eneko y Pello, sus nueras, Patricia Eciolaza y Mirian Erquicia, y sus cuatro nietos, Jon, Mikel, Luka y Nahia, que han sido su motor en una existencia intensa y fructífera ya que al entorno familiar, que completa su hermano Félix y su cuñada Loli, y profesión se suma una vida volcada en otros cometidos sociales que merece la pena destacar porque aúnan y expresan sus inquietudes sociales y religiosas, siempre desde una perspectiva progresista, solidaria y, como su vida, tremendamente austera.

Destacan su contribución, entre otras, a las Comunidades de Cristianos de Base, al Colectivo Alaiz, a las Aulas de la Tercera Edad o al Foro Gogoa, asociación civil, esta última, promovida por un grupo de mujeres y hombres creyentes, laicos en su mayoría que, tal y como presenta en su web, "pretende potenciar el diálogo Fe-Cultura, y ser un punto de encuentro, en el ámbito del pensamiento crítico social y religioso, abierto al conjunto de toda la Sociedad".

Precisamente en torno a este foro del que Pagola fue fundador en 1996 junto a pensadores como Guillermo Múgica o Roberto Oiz, entre otros muchos, se encargó de difundir mediante entrevistas en DIARIO DE NOTICIAS los contenidos de las conferencias celebradas estos años. Ayer, Roberto Oiz destacaba la enorme aportación de Pagola a este foro por "su basta cultura, su afición a la lectura y sus innumerables contactos con personas que han enriquecido la cultura y debate en Pamplona". El legado de Pagola se completa con varios libros entre ellos los editados por el Gobierno de Navarra "Llegar a viejo" (1980) sobre la ancianidad en la Comunidad Foral, "Quesos de Navarra" (1989), de los que fue coautor, o "Recorrer y contemplar los paisajes de Navarra – Nafarroako Paisaiak oinez eta begiz", "Navarra por mil Caminos" , recopilatorios de atractivos recorridos por la geografía foral que también difundía desde los micrófonos radiofónicos.

voz de la ela El propio Javier se encargó de hacer pública su enfermedad, ELA, que le fue diagnosticada en mayo de 2019 y de la que se hizo eco el pasado junio en su último artículo en prensa. Si bien reconocía la dureza del diagnóstico, aprovechó su escrito para destacar "la suerte que tenemos de vivir en Navarra y contar con un excelente Servicio Público de Salud" y recordar " tanta gente de países empobrecidos que no dispone siquiera de servicios de atención primaria". Evidenciaba su fortaleza de espíritu al estar decido a "mirar de frente a lo que me ha tocado"; hacía un guiño al necesario respaldo familiar en estas circunstancias; anhelaba "una muerte humana" pero también "gustar el sabor de una buena vida" y reivindicaba, con motivo del 21 de junio, Día Mundial de la Esclerosis Lateral Amiotrófica, celebrada bajo el lema Rendirse no es una opción, soluciones públicas: investigación y servicios de rehabilitación permanentes y domiciliarios para todas las personas enfermas de ELA.

de aralar 58 al ii iruñeko zapia Javier, además, ha mantenido contacto estrecho con sus compañeros de aula del Seminario, el popular grupo Aralar 58, –por ser ese el año que comenzaron sus estudios–, que reúne a unos 50 o 60 integrantes y del que, destacaba ayer su amigo Roberto Oiz, "Javier ha sido componente muy activo, incluso durante la enfermedad". La enorme actividad vital de Pagola le llevaron también a presentar conferencias, impulsar jornadas, leer textos y organizar despedidas a sus amigos, presentar eventos cuando era requerido. Siempre buena cara y voluntariedad en citas sociales como, posiblemente una de las últimas, la celebrada en junio de 2019 cuando pese al inicio de su ELA participó en el homenaje a Jesús Velasco, ex alcalde y ex concejal de Pamplona fallecido por aquel entonces.

Por todo esto y por mucho más, Javier Pagola Lorente fue objeto de un popular reconocimiento en vida. El Ayuntamiento le otorgó en 2017 el II Iruñeko Zapia-Pañuelo de Pamplona. Muy agradecido destacó su enorme ilusión por cuatro motivos: el Ayuntamiento le daba un premio sin voces contrarias, y eso significaba que entre distintos se han puesto de acuerdo; el galardón llevaba su nombre pero era para todas las personas que, diariamente, trabajan con vocación de servicio público; la entrega se celebraba el día de la ciudad y, por último, "decía Machado que solo el necio confunde valor y precio, y este premio tiene muchísimo valor pero el precio es pequeñico para las arcas del Ayuntamiento. Esas son las cuatro razones que me hacen feliz", aseguraba.

Javier será despedido mañana por la mañana en el cementerio (9 h) y por la tarde en la iglesia de Santa María de Ermitagaña (19.30). Goian Bego