Sagrario Laborda Santesteban

"Una persona infectada fumadora tiene más posibilidades contagiar la covid porque exhala más aerosoles y con más carga viral"

Sagrario Laborda explica las razones técnicas sanitarias que llevaron a Salud a restringir el consumo de tabaco

15.01.2021 | 15:28
Sagrario Laborda, en la sede del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra.

Antes de conocerse la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) que rechazaba la prohibición de fumar en las terrazas de los bares y restaurantes acordada por el Gobierno foral –que había entrado en vigor horas antes–, Sagrario Laborda Santesteban, doctora en Farmacia y jefa de Seguridad Alimentaria y Sanidad Ambiental del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, explicaba las razones técnicas sanitarias que habían llevado al departamento de Salud a adoptar esta decisión, así como la prohibición de fumar cuando la persona está en movimiento. Unas medidas que, como recalca, se adoptan para evitar la transmisión del coronavirus: "No es una campaña antitabaco, sino para que haya la menor incidencia posible, intentar que haya menos contagios, aunque si estas personas fuman menos estaríamos teniendo un efecto secundario" que, además, va en su propio beneficio. Actualmente, apuntó, alrededor de un 20% de la población navarra fuma.

¿Cuáles son las razones que llevaron a Salud a prohibir fumar en las terrazas de hostelería y mientras se camina para prevenir el coronavirus? ¿En qué evidencia científica se basan?
–Creo que por toda la ciudadanía es sabido que cuando respiramos, que cuando exhalamos, exhalamos unas gotitas, las llamadas gotitas de Flügge, que son pequeñas gotitas de saliva. Las expulsamos en nuestra propia respiración y en estas gotitas es donde puede ir el virus. Por otra parte, también hay estudios y hay evidencias científicas que nos dicen que al fumar, tanto tabaco como otros dispositivos, al exhalar aumentamos el número de gotitas de Flügge que se están expulsando, con lo cual si estamos fumando, con cualquier tipo de dispositivo, cuando estamos exhalando aumentamos este número de gotitas que pueden llevar el coronavirus. ¿Qué es lo que sucede entonces? Que si tenemos a una persona que está contagiada lo que estamos haciendo es que haya más gotitas de Flügge que puedan llevar el coronavirus, es decir, en cada calada del fumador estaríamos expulsando una mayor carga viral, con lo cual podría llegar a las otras personas, habría mayor posibilidad de contagios hacia las otras personas; esa sería una primera parte. Además, teniendo en cuenta que estas gotitas de aerosoles, como hemos comentado siempre por el hecho de las distancias de seguridad, es que pueden ir hasta dos metros y, además también, se pueden depositar en superficies. Eso por una parte, con lo cual ya vemos que si tenemos una persona infectada con coronavirus y que es fumadora hay más posibilidades de que pueda contagiar a otras personas porque va a exhalar más aerosoles y con más carga viral. Y, por otra parte, también tenemos que cuando se está fumando hay una serie de actitudes que también pueden hacer que sean de mayor riesgo de contagio, como por ejemplo es que nos tenemos que quitar y poner la mascarilla. El fumador se quita y pone la mascarilla, con lo cual está manipulando esa mascarilla, con lo cual hay mayor riesgo de que se pueda contaminar e incluso muchas veces ya directamente se quita la mascarilla, de modo que está un tiempo sin llevarla. Luego incluso también se ha comentado, aunque en casi todas terrazas y bares no hay elementos de uso común, como pueden ser los ceniceros, pero si hubiera estos ceniceros también estaríamos manipulando los mismos también con una mayor posibilidad de contagio. Y luego también una de las recomendaciones higiénicas es que nos lavemos mucho las manos y que no nos toquemos nariz, boca, por si están contaminadas. Claro, cuando estamos fumando estamos continuamente llevándonos la mano hacia la nariz y hacia la boca. Son mayores riesgos que pudiera haber. En este sentido, desde finales del mes de mayo la Asociación Española de Neumología y Cirugía Torácica ya sacó una nota de prensa con todas las consecuencias que podía tener el hecho de fumar en espacios libres, como podían ser las terrazas, teniendo en cuenta el uso de la mascarilla y que había un aumento de contagio. En ese mismo sentido, algunas comunidades autónomas, creo que una de las pioneras fue Galicia, ya prohibió el fumar en todo lo que eran terrazas, después ya se unieron otras comunidades, como pueden ser Baleares, Extremadura, Asturias, y en una comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del mes de julio se aprobó también un posicionamiento en relación con el tema que estamos comentando de fumar e incluso de vapear, de los riesgos que pudiera llevar. Estamos hablando siempre de riesgos de contagios. Luego estarían también los riesgos de la propia persona fumadora, que puede tener un peor pronóstico si se contagia con el coronavirus.

Resumiendo...
–Porque por parte de las personas fumadoras que tengan coronavirus exhalan más virus, más carga viral, con lo cual hay más posibilidades de que estén contagiando a otras personas. Después, ellos mismos también puede haber una mayor posibilidad de contagio por todas estas manipulaciones que estamos comentando.

Como dice, también es una forma de proteger a la población que fuma porque su pronóstico, en caso de que se contagien, es peor.
–Es doble, es protección de esa persona, y protección de las personas que están al lado de ella. Cuando estamos en una terraza lo podemos ver: aunque entre mesa y mesa tengamos esa distancia que estábamos comentando, las personas fumadoras suelen estar en una misma mesa sin mascarilla y están fumando y no están manteniendo la distancia con las personas con las que comparten mesa.

¿Qué diferencias hay entre que una persona fume parado o que vaya andando a la hora de contagiar?
–Hay que tener en cuenta que este tema de que había que fumar parado no es nuevo, de esta orden foral, sino que ya estaba recogido en la orden foral 63/2020 del 14 de diciembre, ahí ya se recogió que se podía fumar pero siempre y cuando se estuviera parado. El tema de estar parado es porque en ese momento puedes mantener la distancia de seguridad con respecto a las personas y entonces, aunque estés sin mascarilla, ese momento que estás fumando estás manteniendo la distancia. El objetivo es preservar y proteger el derecho de los viandantes a no tener que fumar pasivamente y disminuir igualmente el riesgo de contagio por covid-19. Si vas andando habitualmente vas sin mascarilla todo el tiempo mientras estás fumando, por lo que puede haber esa posibilidad de que te cruces con alguien, e incluso yo he visto por la calle dos personas que van juntas por la calle fumando y no mantienen para nada la distancia.
¿Tienen datos de la incidencia de la covid-19 en fumadores en Navarra?
–Yo por lo menos no los tengo, posiblemente esos datos sí que estén recogidos a nivel del servicio de Epidemiología o del Complejo Hospitalario.

¿Tienen constancia de casos que se hayan trasmitido fumando?
–Eso sería muy complicado. Sabemos que puede haber una posibilidad mayor de que se contagien, pero ya saber exactamente si ha sido por contacto o no con fumadores es más difícil.

¿Qué argumentos o razones técnicas avalan el adelanto del cierre de la hostelería a las 21.00 horas?
–Le puedo decir poco al respecto. Se ha fundamentado sobre todo en intentar reducir lo que es la movilidad de las personas. Los horarios siempre van en función de intentar reducir que haya esa movilidad de esas personas.