Navarra rechaza entrar en una 'carrera' por flexibilizar medidas: "Hay que superar la Semana Santa"

"Los datos dicen que no podemos relajarnos, mucha prudencia en la lucha contra el virus", dice Remírez

17.03.2021 | 12:23
Personas mayores, con mascarillas y distancia de seguridad por el coronavirus, disfrutando del buen tiempo sentados en un banco de la plaza del Castillo de Pamplona.

Este miércoles, 17 de marzo, han entrado en vigor en Navarra las nuevas limitaciones para frenar la expansión del Covid-19, que serán de aplicación hasta el domingo, 21, coincidiendo con la festividad de San José y que fueron acordadas por las autonomías y el Gobierno de España en la interterritorial de Salud. El vicepresidente del Gobierno foral, Javier Remírez, ha recalcado en rueda de prensa que la posición del Ejecutivo sigue siendo de "mucha prudencia en la lucha contra el virus", porque "los datos dicen que no podemos relajarnos".

"Me remito a los datos. No podemos lanzarnos a una carrera de flexibilización. Hay que superar las fechas de Semana Santa y que no se produzcan reuniones de más de unidad convivencial. Entiendo que la hostelería quiera volver a normalidad, pero no hay que anticiparse en exceso", ha afirmado el portavoz.

"Quizá si corremos y nos anticipamos en exceso nos encontremos ante escenario que ni los hosteleros, ni cualquier sector, ni el Gobierno desean", ha planteado.

Así se ha pronunciado preguntado por la encuesta realizada por la Asociación Navarra de Pequeña Empresa de Hostelería (ANAPEH) que refleja que la mayoría de hosteleros considera necesario que el aforo mínimo permitido se sitúe entre el 50-70 % para no perder dinero.

Remírez ha recordado que "hay una estrategia en el conjunto de España y Europea que es de consolidar o al menos que no se produzca un crecimiento excesivo de los contagios las próximas semanas" y "superar la fecha de la Semana Santa", cuando se pueden producir más reuniones.

"A partir de ahí podremos plantearnos medidas, en paralelo a la evolución del proceso de vacunación", ha agregado.

Remírez ha informado de 99 contagios correspondientes al martes con 4,4% de positividad. Se administraron 1.255 vacunas en el día de ayer. Hay 29.580 personas con doble dosis."Tenemos que luchar de manera seria contra el virus. No podemos relajarnos", advierte."La prudencia es la base". Remírez ha hecho no obstante un llamamiento a la tranquilidad y confianza. Ha insistido en que la vacuna de AstraZeneca no ha generado ningún tipo de complicación grave en Navarra.

Sobre las segundas dosis para aquellos vacunados inicialmente con AstraZeneca, ha indicado que queda pendiente de que se puedan retomar con la misma. La posición de Navarra se encuentra en la línea que manifieste la Agencia Europea del Medicamento y se tratará de buscar unanimidad en el conjunto de las autonomías.

Sobre el aumento de casos en los últimos días, Remírez recuerda que en el pasado han sucedido episodios similares de subidas de casos cuando ha habido flexibilización de restricciones. "Hay cumplimiento generalizado, pero la estrategia de la prudencia es la adecuada"

Durante estos días, las reuniones en espacios públicos cerrados serán de un máximo de cuatro personas y de seis en espacios públicos abiertos, y los encuentros privados se reducen a una unidad convivencial.

Del mismo modo, las reuniones en lugares de tránsito público y las manifestaciones realizadas en ese período podrán condicionarse o prohibirse cuando en la comunicación previa de las personas convocantes no quede garantizada la distancia personal necesaria para prevenir contagios.

Por su parte, el toque de queda sigue siendo a las 23 horas, y en lo que se refiere a la movilidad nocturna, se mantiene entre las 23:00 y las 6:00 horas.

Las medidas preventivas, que están recogidas en un Decreto de la Presidenta de Navarra, se aplican en cumplimento de lo acordado en el Consejo Interterritorial de Salud entre el Gobierno de España y las comunidades autónomas.

Cruce de fronteras


Remírez ha aseverado que "no consta que en los contagios haya una incidencia de ciudadanos de Francia u otros países" que hayan podido venir a Navarra.

"No estamos viendo ningún problema. Si de la trazabilidad o brotes se demuestra, trataremos de poner medidas en el ámbito de neutras competencias", que no incluye las fronteras, ha agregado, pero también ha comentado que "el trasiego de ciudadanos extranjeros es una petición" de las zonas fronterizas "no solo para el ámbito laboral sino también para el comercial", y ha considerado que se ha conseguido una posición "equilibrada" entre la vitalidad de la frontera y la seguridad sanitaria.

Para Remírez, "la prudencia está siendo una buena base para en la lucha contra el virus" unida a la vacunación, en la que ha destacado que "se prima la seguridad del paciente", y de ahí la paralización cautelar de la vacuna de AstraZeneca aunque "no ha habido ningún episodio adverso" en las alrededor de 18.000 dosis administradas en Navarra.

Tras destacar que esta paralización no afecta a los planes de la campaña de vacunación, ha explicado que se seguirá avanzando con Pfizer entre las personas más vulnerables, marca de la que en abril se esperan recibir 70.200 dosis, casi las misma que las que llegaron a Navarra entre enero y febrero procedentes de tres laboratorios distintos (72.680).

Al respecto Remírez ha recordado que la suspensión es a la espera de conocer el criterio de la Agencia Europea del Medicamento (AEM) y si acordara mantenerla se utilizarían otras vacunas.

Sí que ha admitido que esta paralización "puede crear una situación de inquietud en una parte de la población" aunque "no ha habido ningún tipo de reacción adversa d entidad", sí menores como cualquier otra vacuna, como la de la gripe.

Y de hecho ha comentado que "la eficacia de AstraZeneca está garantizada" a pesar de "algunos episodios que obligan a ser prudentes hasta el dictamen definitivo de la AEM", si bien ha apostado al mismo tiempo por el "consenso" entre los gobiernos en España.

El vicepresidente se ha referido además a la situación de la residencia municipal de Cáseda, sin dirección, con los trabajadores sin cobrar las nóminas y donde el interés del Gobierno es "garantizar la atención adecuada de los pacientes más allá del ámbito competencial".

Por último ha explicado que la decisión de exigir mascarillas FPP2 en educación infantil y especial, que deben administrar la empresa, responde a criterios de Riesgos Laborales por "garantizar más la seguridad", aunque "no se ha producido una contagiosidad excesiva".