Navarra supera los 300 casos por 100.000, la mayor tasa del Estado

Ayer entraron en vigor las restricciones de Semana Santa con cierre perimetral, toque de queda y límites en hostelería

02.04.2021 | 00:15
Decenas de personas pasean con mascarilla por Carlos III. Foto: Unai Beroiz

Navarra superó ayer los 300 casos de covid-19 por cada 100.000 habitantes en la incidencia acumulada a 14 días. En concreto, este viernes la Comunidad Foral alcanza los 305 casos de incidencia acumulada, lo que la coloca como la comunidad del Estado con la tasa más alta en este indicador –a excepción de Melilla (469)–.

Si bien la incidencia acumulada a 7 días baja a 166 casos por 100.000 habitantes. En ambos indicadores, que evalúan el nivel de transmisión del virus, Navarra se encuentra en riesgo muy alto. No obstante, en los indicadores relativos a la presión hospitalaria, la Comunidad Foral está en riesgo medio, con un porcentaje de ocupación de camas covid del 5,86% y de puestos de UCI del 15,15%, aunque la tendencia de los ingresos está claramente al alza con alrededor de 10 hospitalizaciones diarias.

Las medidas, ya en vigor De esta manera, Navarra llega a Semana Santa inmersa en el inicio de la cuarta ola de la covid-19. Ante la previsión de una mayor interacción social y ante el aumento de los casos, Sanidad y las comunidades pactaron una serie de medidas para estas fechas que entraron en vigor ayer y que se alargan, al menos, hasta el próximo 9 de abril. Así, estarán cerrados los interiores de la hostelería, aunque los locales sí podrán dispensar comida a domicilio o para recoger, hasta las 22.30 horas, y las terrazas permanecerán abiertas al 100%, hasta las 21 horas. En cuanto al aforo comercial, se reduce al 30% en las medias y grandes superficies, en donde no se podrá permanecer en las zonas comunes, ni hacer uso de las zonas recreativas. El pequeño comercio permanece a un 50% de aforo máximo.

Asimismo, se mantienen durante estos días el cierre perimetral de la comunidad, el toque de queda (de 23.00 a 6.00 horas) y la limitación de las reuniones en domicilios exclusivamente a los convivientes.