Coronavirus en Navarra: la nueva rutina en los pueblos confinados

Lodosa, Villafranca, Etxarri y Arbizu se blindan, medida que afecta sobre todo a los comerciantes locales

16.04.2021 | 00:35
Cierta normalidad entre los vecinos de Lodosa ayer en el Paseo.

Sin salir de sus términos municipales, aunque a muchos apenas les trastoca los planes, están desde hace unas horas los vecinos de Lodosa, Villafranca, Etxarri Aranatz y Arbizu, municipios en los que los contagios se han disparado en las últimas semanas.

Con controles puntuales, por ejemplo, se encontraron ayer los lodosanos que para el punto de la mañana se desplazaron a trabajar o a las huertas previa muestra del justificante correspondiente. En la zona del cementerio se colocó una patrulla de Policía Foral, que a algún despistado tuvo que mandar dar la vuelta, y en el puente estuvo Guardia Civil, lugar por el que pasaron decenas de camiones y, sobre todo, muchos agricultores.

Los que ven este cierre como una losa son los comerciantes de Lodosa. De hecho, tal y como apunta la presidenta de la entidad, Mari Paz Vergara, "para nosotros es una faena muy, muy grande, porque somos la cabecera de la zona y mucha gente de Sesma, Cárcar, Sartaguda o Mendavia viene a comprar aquí".

En este caso, insiste en que les afecta a todos pero, por ejemplo, los centros de estética cuentan con mucha clientela de la zona, así como las tiendas de informática, peluquerías e incluso la pescaderías y carnicería.

Vergara recalca que creían que, tras las últimas cifras en las que la incidencia acumulada ha ido bajando, ya no iban a cerrar. "Creemos que esto no va a solucionar nada, podían haber planteado un cribado masivo, pero está claro que esta opción no cuesta dinero y la otra sí. Si ya estábamos mal y medio muertos, esto nos ha rematado a los comerciantes locales. Sin la gente de fuera vamos a tener muy, muy poco volumen de venta".

La asociación, con 29 socios en la actualidad, no ha sufrido el cierre de ningún negocio, siendo los más afectados la hostelería, la distribución y las agencias de viaje, pero "no vemos la luz y, como esto se prolongue en el tiempo, son muchos los que van a tener que cerrar porque no se puede soportar y será inviable". De hecho, finaliza, "si baja la incidencia y las cifras mejoran, pedimos que se valore la posibilidad de abrir antes".

QUÉ HACER Y QUÉ NO HACER Durante 15 días a los cuatro municipios no se podrá entrar o salir salvo en el caso de estar justificado (asistencia centros sanitarios, cumplimiento de obligaciones laborales, etc) con un salvoconducto. Los vecinos de estas localidades sí pueden salir de sus domicilios puesto que la movilidad no se ve afectada dentro del municipio y, además, se podrán atravesar dichas poblaciones siempre y cuando el origen y destino sea fuera de las mismas.

Por otro lado, el toque de queda sigue igual que en el resto de la Comunidad foral así como la limitación de las reuniones tanto en público (hasta 6 si es al aire libre y 4 en el interior) como en el ámbito privado (núcleo convivencial). Además, los Ayuntamientos podrán tomar medidas extra como, por ejemplo, en el caso de Lodosa donde han cerrado parques infantiles.

noticias de noticiasdenavarra