alerta sanitaria

Coronavirus en Navarra hoy: 60 casos el domingo cierran una semana con un 22 % menos de positivos

La cifra registrada el domingo 9 de mayo, la más baja desde el pasado 21 de marzo, cuando se contaron 66

10.05.2021 | 01:02
Trabajadora de microbiología del CHN validando test PCR.

Navarra detectó este domingo 9 de mayo 60 nuevos casos de infección por Covid-19, según los datos facilitados por el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN), el primer día con una cifra inferior a 100 desde el pasado 21 de marzo, cuando se contabilizaron 66.

Navarra cierra la semana con un 22 % menos de casos que la anterior (762-983). Los 60 casos del domingo (hay que recordar que en día festivo el número desciende considerablemente por el menor número pruebas), son 41 menos que los del día anterior, y están también por debajo de los 105 del domingo pasado y de los 128 de hace 14 días.

En el día de ayer se realizaron un total de 1.316 pruebas, entre PCR y test de antígenos, lo que arroja una tasa de positividad del 4,6 %.

152 personas permanecen ingresadas con Covid-19, 29 de las cuales ocupan puestos UCI y otras 18 en hospitalización domiciliaria, según los últimos datos. Los demás, 105 pacientes, están en planta. La incidencia acumulada en los últimos 14 días baja ya de 275, y a 7 está por debajo de 120. En cualquier caso, el nivel de alerta sigue en el escalón 4, el más elevado.

Alsasua y el II Ensanche de Pamplona encabezaron ayer el listado diario de contagios registrados por municipios y zonas de salud, con 5. Les siguieron Chantrea, con 4, Iturrama, con 3, y Burlada, Tudela, Cortes, Etxarri Aranatz, Fustiñana, Lakuntza, Orkoien, Rochapea, Milagrosa y Buztintxuri, con 2. Pamplona acumuló 21 en total.



Datos completos del domingo


152 pacientes permanecían ayer ingresados por COVID-19 en los centros de la red hospitalaria de la Comunidad Foral, nueve más que el día anterior. Ayer se produjeron siete ingresos relacionados con el coronavirus, uno de ellos en la UCI, y se registró un fallecimiento, un hombre de 96 años, y se notificó otro deceso de días previos, una mujer de 47 años. El número total de muertes confirmadas por esta causa en Navarra se mantiene en 1.177.

Sobre los nuevos contagios, por zonas, en Pamplona / Iruña y su comarca se registraron el 58% de los casos positivos, en el área de Tudela, el 15% y en el área de Estella-Lizarra, otro 2%. Los demás positivos (25%) se reparten por otras zonas de Navarra.

En cuanto a la distribución por franjas de edad de los nuevos casos registrados, los grupos mayoritarios son el de menores de 30 a 44 años y el de 45 a 59 años, ambos con un 32% respectivamente. A continuación, se sitúan los grupos de menores de 15 años años, con el 20%, y el de 15 a 29 años, con un 11%. Finalmente, los grupos de 60 a 75 años, con el 3%, y el de mayores de 75 años, con el 2% de los nuevos contagios. La edad media de los nuevos positivos se sitúa en los 35,8 años.

Con respecto al género, el 50% de los casos son hombres y el otro 50%, mujeres.

Desde la perspectiva de la ocupación hospitalaria, según informa el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O), tras el balance de ingresos y altas, 152 personas permanecen ingresadas con y por COVID-19 (nueve más que ayer), 29 de las cuales se encuentran en puestos UCI (una más que ayer) y otras 18 en hospitalización domiciliaria (dos más que ayer). Los demás, 105 pacientes, están en planta (seis más que el día previo). Todas estas personas dieron positivo en una prueba PCR, sea esta infección o no el motivo de su ingreso hospitalario, y ocupan espacios COVID-19.

La incidencia acumulada de infecciones por el virus, según los reportes diarios, se sitúa en Navarra en 60.677 confirmados.


Preocupa la propagación de nuevas cepas


El descenso en el número de contagios de esta cuarta ola está siendo más lento que en las anteriores ondas epidémicas, lo que hace que la disminución de la presión hospitalaria sea más pausada, en especial en las camas de críticos, que han alcanzado su máximo nivel. Esto, unido a que sigue cayendo la edad de las personas ingresadas –esta semana el 50% de los pacientes de planta y UCI están por debajo de 60 años–, hace que el Gobierno de Navarra, por medio de la Orden Foral de la consejera de Salud, considere necesario mantener las actuales medidas de prevención hasta que el nivel de alerta disminuya y se alcance mayor cobertura de vacunación.

Acorde al informe del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN), la Comunidad Foral se mantendrá durante las próximas dos semanas en riesgo alto y el descenso a niveles de riesgo bajo de ocupación de camas covid tardará aún entre tres y cuatro semanas.

Esta situación, pone de manifiesto la Orden Foral, indica un "equilibrio inestable" entre la capacidad de difusión del virus y el efecto de las medidas de contención, como es el proceso de vacunación. El informe subraya así que cualquier factor que afecte a este frágil equilibrio puede "favorecer una aceleración significativa de los contagios y una penetración en Navarra de variantes con mayor riesgo de contagio, hospitalización y escape del efecto de las vacunas".

En esta línea, el ISPLN hace especial hincapié en que la presencia de nuevas cepas como la variante británica, actualmente dominante en Navarra y que conlleva un mayor porcentaje de hospitalización en las personas más jóvenes y pone en riesgo disminuir el efecto de las vacunas, es la principal preocupación en el momento actual.

Asimismo, detalla que ya se ha detectado en Navarra un caso de variante sudafricana y diez de variante brasileña. Además, apunta que se está detectando la circulación de otras variantes, en especial la cepa india, que ya están llegando a nuestro entorno.

Por estos motivos, el Ejecutivo foral ve necesario mantener las medidas de prevención comunitaria para poder recuperar la situación hospitalaria, frenar la difusión de variantes del virus con mayor capacidad de contagio y de generación de ingresos, y dar tiempo a que la cobertura de las vacunas proteja a la población más vulnerable y asegure un nivel de inmunidad capaz de limitar la proliferación de los contagios.

En este sentido, llegar a los periodos de vacación estival con niveles altos de difusión de virus y ocupación hospitalaria elevada, coincidiendo con una mayor movilidad y socialización, supondría "asumir un alto riesgo de volver a perder el control de la pandemia en Navarra".

IMPORTANTE

Apertura interiores. El Gobierno foral aprobó la semana pasada que el lunes 17 de mayo se consume la apertura de interiores de la hostelería. Se hará con condicionantes. El consumo será en mesa y deberá haber un registro de clientes y unas condiciones de ventilación y seguridad entre mesas. En primer lugar, no abrirá toda la hostelería. Aquellos locales que no sirvan comidas y cenas solo podrán abrir para desayunos hasta las 12.00 horas. Los establecimientos de hostelería que sí tengan servicio de restauración realizarán la apertura controlada y ordenada con servicios de comidas y cenas hasta las 22 horas con determinados requisitos.

Condiciones en interiores. No habrá una limitación de aforo al 30 o 50%, pero se tienen que cumplir las distancias de 2 metros entre mesas, el límite de 6 comensales por mesa y 1 metro entre sillas, así como un sistema de trazabilidad de los comensales y de control de ventilación que se fijará en una ficha técnica y declaración responsable.

Registro de clientes. El registro de clientes en hostelería tendrá la finalidad de garantizar la trazabilidad de los posibles casos de contagio que pueda haber, es decir, para que se pueda rastrear con facilidad a los contactos estrechos en caso de que un cliente arroje un resultado positivo en covid y haya comido o cenado previamente en un local. Se tendrá que llevar cuenta por tanto de los comensales y tener una fórmula de contacto con ellos.

¿Y después? El próximo 28 de mayo, en función de los datos de la evolución epidemiológica de la pandemia, el Gobierno de Navarra podría abrir la mano a una mayor flexibilización en cuanto a las limitaciones en interiores de establecimientos de hostelería y restauración.

Comercio. Desde el próximo 17 de mayo, los comercios podrán abrir con aforo hasta un 40% del máximo permitido y se retiran las restricciones horarias hasta ahora vigentes.

NUEVAS VARIANTES

Sudafricana y brasileña. El sistema de salud de la Comunidad Foral ya ha detectado un caso de variante sudafricana y diez de variante brasileña. Además, se está detectando la circulación de la cepa india. Actualmente, la cepa inglesa supone el 98% del virus circulante y se asocia con mayor transmisibilidad y riesgo de hospitalización.



Toque de queda


El Gobierno de Navarra defiende en la Orden Foral que publicó en la medianoche del sábado al domingo, que recoge las medidas para frenar la expansión de la covid-19 tras el fin del estado de alarma, la necesidad de mantener el toque de queda de 23.00 a 6.00 horas y la restricción de reuniones en el ámbito público a seis personas y a dos unidades convivenciales en el privado, con un máximo de seis personas, al entender que la limitación de estos derechos son una limitación puntual, no una suspensión de los mismos, y que cumplen el principio de proporcionalidad. Es decir, que lo que se sacrifica por derechos se compensa en beneficio sanitario. Este lunes la Fiscalía se ha opuesto al toque de queda sin el estado de alarma, y el martes decidirá el TSJN.

En este sentido, y ante la hipótesis de no contar con el toque de queda y el cierre de la actividad hostelera a las 22 horas, hace concluir al Ejecutivo que existe el riesgo de que puedan proliferar reuniones y fiestas en sitios mal ventilados en las que se puedan no cumplir las medidas sanitarias con el consiguiente riesgo de contagios en población no protegida con las vacunas, que pueda desestabilizar "la frágil situación actual y hacer perder de nuevo el control de la pandemia".

La Orden Foral de la consejera de Salud respalda esta decisión en que el pasado 22 de octubre, el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) ya ratificó la medida del cierre perimetral de la Comunidad Foral y que, ahora, el Gobierno lo que pide es una medida de limitación de la libertad de circulación temporal que, "en la práctica, afectaría a mucha menos población en Navarra porque se trata de limitar la movilidad para actividades no esenciales durante franjas horarias nocturnas, fundamentalmente ocio de la población joven". Dado que se autorizó en su día una medida todavía más restrictiva, que podía afectar a más población, el Ejecutivo entiende ahora que hay suficiente cobertura legal para mantener el toque de queda.

Asimismo, la Orden Foral se atiene también a que en octubre de 2020 la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ya ratificó, entre otras, la medida de la limitación de la circulación en horario nocturno.

En cuanto a la justificación de los requisitos que exige la jurisprudencia del TSJN para la adopción de estas medidas limitativas de los derechos fundamentales, el Gobierno de Navarra se refiere a que ninguna medida anti covid es "suficientemente eficaz por sí sola para contener el virus, sino que deben adoptarse de forma sinérgica y son complementarias unas de otras para poder ser eficaces en su globalidad". Así, señala que del ámbito de todas las medidas adoptadas para contener el coronavirus, hay tres que necesariamente deben ir unidas. La primera hace referencia al cierre del interior de la actividad hostelera y la limitación horaria de las terrazas a las 22 horas, por ser "una actividad riesgo en cuanto a contagios y porque la Comunidad Foral todavía se encuentra en riesgo alto de contagios, con la amenaza preocupante de la mayor gravedad de las nuevas cepas detectadas ya en la comunidad".

Así, indica que esta medida debe complementarse también con el pilar que supone limitar las reuniones en los domicilios por "el alto número de contagios que se está dando en el ámbito familiar durante toda la pandemia", y porque la limitación de la actividad de bares y restaurantes "podría incentivar más reuniones en el ámbito privado, en espacios cerrados y con relajación de las medidas sanitarias, que podría dar lugar a un aumento de contagios".

Además, justifica mantener el toque de queda por el posible peligro de que proliferen los "botellones" tras la hora del cierre de la hostelería, que también podría incentivar también reuniones en estas franjas horarias, "fundamentalmente de la población joven".

En este sentido, el Ejecutivo subraya que existen datos objetivos que avalan estas conclusiones, como son las denuncias interpuestas a lo largo de los últimos meses por los distintos cuerpos y fuerzas de seguridad en relación a la celebración de fiestas contraviniendo las normas sanitarias, botellón o incumplimiento del toque de queda.


TSJN


El Tribunal de Justicia de Navarra decidira este martes si avala la Orden Foral con las medidas y restricciones que ha entrado en vigor en Navarra tras el final del estado de alarma. Ante las dudas juridicas que se están planteado sobre la decisión de Navarra de mantener el toque de queda entre las 23.00 y las 6.00 horas como medida clave para frenar la expansión del virus y viendo lo ocurrido en otras comunidades, donde tan solo en Baleares y Valencia se ha ratificado judicialmente la medida, ya que tanto en la CAV como en Canarias ha sido rechazada, el vicepresidente foral Javier Remírez asegurí ayer en la Cadena Ser, en Hora 14 Navarra, que acatarán la decisión del TSJN y en caso de que alguna medida no sea ratificada, no contemplan el recurso al Tribunal Supremo al que tendrían posibilidad de acudir.

De esta manera, el Gobierno Foral se sitúa en la misma línea del Gobierno Vasco, que no recurrirá la prohibición por parte de sus tribunales del toque de queda.

En declaraciones a la Ser, Remírez aseguró que confía en lo que ha denominado "la vía navarra" de "desescalada prudente, apoyada por el avance de la vacunación". Y descarto la vía del Tribunal Supremo. "No es una opción que contemplemos, hasta ahora las medidas que han ido a ratificación judicial han sido avaladas por los tribunales de justicia, con lo que quiere decir que el Gobierno de Navarra actúa con rigor. Puede ser que las decisiones de los tribunales hayan cambiado, pero nosotros lo acatararemos y no contemplamos situación de recurso", indicó. Al mismo tiempo aseguró que "si se rechaza el decretro foral estamos preparados para ofrecer diferentes opciones en caso de que se eche atrás el toque de queda".

En este sentido recordó que actualmente las restricciones estan vigentes desde el domingo a las 00:00 horas y por lo tanto las fuerzas policiales actuan conforme a las sanciones correspondientes y siempre ajustado a la situación. "Esperemos que no sea necesario, porque hasta ahora se está demostrando una gran responsabilidad por parte de la ciudadanía"

"Creemos que vamos por el buen camino, la vía navarra funciona con responsabilidad, prudencia, avace de vacunación y flexibilización de las medidas en función de la situación", concluyó.

noticias de noticiasdenavarra