Editar, difundir

08.02.2020 | 21:02
Editar, difundir

memorias

APOLOGÍA. MEMORIAS DE UN EDITOR ROJO-SEPARATISTA

Autor: Jose Mari Esparza Zabalegi. Editorial: Txalaparta, 2018. Páginas: 339.

jotas heréticas de Navarra, Réquiem para sordos y Como puta por rastrojo son nombres de libros, algunos de los que Jose Mari Esparza ha editado en Altaffaylla y Txalaparta, sellos impulsados por quien reconoce que "camaradas" como Mari Jose Ruiz, Eider Rodríguez, Mikel Soto o Jon Jiménez le han ayudado en su complicado viaje editorial al ponerle "los puntos sobre las íes". Ahora, el inquieto navarro que también un día tuvo que hacer la mili y callarse la boca en otros menesteres obligados, reúne sus recuerdos (sus muchos recuerdos) en Apología.

La autobiografía en cuestión, pudiera muy bien haber cerrado un ciclo pero, afortunadamente, supone un nuevo reto, un reto diferente: "Cuarenta años editando, desde panfletos pegados con cola hasta enciclopedias, nos han afirmado además en el carácter internacionalista de nuestro catálogo, de ahí la defensa de la diversidad como objetivo editorial y revolucionario", resume el autor en su Apología. Y las memorias dichosas son, sin embargo, otro viaje, éste igualmente enriquecedor, pues la editorial Txalaparta y la Fundación Altaffaylla han dado a luz a retoños literarios (de Gerry Adams, Marcela Serrano y Charles Bukowski; de Unamuno, Neruda y Ray Bradbury; en euskera y en castellano) que "ha tiempo que pasan antes por el corrector jurídico que por el de pruebas. Sepa pues, lector o lectora, leer entre líneas o buscar atajos a los circunloquios".

En definitiva: "Editar es difundir". Y difundir, a día de hoy, no es poco. Difundir es dar la vida al pueblo convaleciente, ¡ah, y al lector, claro!, circunloquios y atajos, aparte.