Zinetika produce dos cortometrajes durante el confinamiento

‘Inside’ cuenta con los 23 estudiantes de La Faktoría, que tuvieron que volver a casa por la crisis sanitaria

02.05.2020 | 01:01
‘The Room’, de Laida Aldaz. Foto: cedida

pamplona – Cuando faltan seis meses para la celebración de su quinta edición, Zinetika Festival mantiene su actividad con la producción de varios trabajos audiovisuales. Uno de ellos, The Room, se encuentra en fase de postproducción y está dirigido y coreografiado por Laida Aldaz, directora artística del certamen.

The Room, cortometraje experimental de videodanza filmado con un plano único, reflexiona sobre la imposibilidad de salir de la rutina diaria en la que nos vamos aislando. Una habitación con una puerta cerrada es lo único que le hace falta a Laida, que protagoniza una coreografía formada por movimientos en loop, y a Giuseppe Di Francisca, editor y cámara, para crear el imaginario que caracteriza el filme. Joaquín Breton es asistente de dirección, Cruz Isael Mata es el asistente de coreografía y la música es obra de Luisillo Kalandraka.

Asimismo, y siguiendo la misma línea de investigación sobre creación en espacios cerrados, Aldaz ha puesto en marcha otro corto, Inside, un proyecto que pretende ahondar en la experiencia creativa en condiciones limitantes. Este trabajo no solo plantea una alternativa a la situación actual que vivimos, a consecuencia de la crisis de la COVID-19, donde se van inventando nuevos procesos de creación en el encierro, sino que también nos sumerge en una experimentación simultánea en la distancia. Producido por Zinetika Festival y La Faktoría Centro Coreográfico –espacio que la propia Aldaz codirige–, Inside cuenta con 23 bailarines internacionales, 2 dados y un espacio para abordar la posibilidad de crear cuando se está encerrado.

Los bailarines son estudiantes de La Faktoría que, tras la declaración del estado de alarma, se hallan en sus casas habiendo vuelto la mayoría a sus países de origen, y desde allí participarán en el rodaje de esta obra. Este es un filme que toma performances creados a distancia y de forma individual y los une en una sola obra, un viaje a través de diferentes universos creativos con el mismo punto de partida: el confinamiento y un juego de azar. Este proyecto de investigación plantea que los bailarines compongan coreografías basadas en unas pautas dadas por dos dados. Aldaz se ha conectado por videollamada con los diferentes bailarines para lanzar los dados y dirigirlos en las creaciones coreográficas y en su filmación. Más tarde, Marta Coronado y Carmen Larraz, también codirectoras de La Faktoría, han trabajado como asistentes coreográficas con estos bailarines, orientándolos en su interpretación. Finalmente, cada artista grabará en vídeo su performance con la premisa de que cámara y danza interactúen para que se complementen ambos elementos, el escénico y el visual. Una vez recopilado el material, se montará para crear un filme. Finalizado el trabajo de edición, color y etalonaje, se llevará a cabo la creación sonora. El editor y el músico, que serán de nuevo Giuseppe Di Francisca y Luisillo Kalandraka. También participará Lórand Janos, director del festival de cinedanza Choreoscope, como asistente a la dirección.