caza y pesca

Los Planes de Ordenación Cinegética, un instrumento que necesita actualizarse

16.11.2020 | 00:48
Paisaje de un coto navarro.

ACTUALMENTE SE HAN CONVERTIDO EN UN INStRUMENTO INEFICAZ DE LA GESTIóN CINEGéTICA

Tal como los responsables de Medio Ambiente informaron a Adecana en la reunión por videoconferencia, el Gobierno de Navarra ha iniciado la tramitación de la actualización de la legislación cinegética, por lo que no solo habrá que modificar algunos aspectos de la Ley, sino del reglamento que no desarrolla, incorporando nuevas modalidades de caza, como la caza con nieve, siendo Aragón un buen ejemplo de cómo se llevarla a cabo, los perros de traílla, la búsqueda de piezas heridas mediante perros de "sangre", la caza en maizales o enclaves protegidos de la Ribera con perros específicos para ello, etc.

Hoy vamos a hablar de los Planes de Ordenación Cinegética, los cuales se han convertido en un instrumento ineficaz de la gestión cinegética, por lo que necesitan una actualización.

Centrándonos en aspectos técnicos de los POC los fallos más importantes son la escasa implicación de los cazadores, que al ser una parte poco activa en su diseño, se sienten escasamente implicados en ellos. Están llenos de datos superfluos , que los cazadores ven como poco o nada prácticos y no consiguen la implicación de estos en los intereses de la Sostenibilidad, ni su corresponsabilización en la aplicación real de los mismos. Los POC son hasta hoy sólo papel, un caro papel, carecen de una metodología clara y eficaz, muy poco operativos a efectos de gestión. Además, su relación coste / resultados prácticos resulta desproporcionada, y son los mas caros de España. Una petición mayoritaria es que sean mas económicos y que se renueven cada 10 años, lo mismo que la duración de los cotos, revisándose cada 5 años.

Según Adecana, los POC deben ser una herramienta diseñada con la mejor tecnología disponible, por ejemplo a través de una aplicación web, con los diferentes parámetros a rellenar por los técnicos de cada coto dejando más libertad a estos e introduciendo los datos de avistamientos y capturas de los cazadores. Tal como propusimos hace ya 10 años, es necesario modificar las Metodologías técnicas a aplicar en los cálculos cinegéticos, los Diseños de proyecto a seguir (breves, claros e informatizados), y su Tramitación administrativa (reducción del margen de discrecionalidad, mayor transparencia). Debemos lograr una ampliación de la libertad de manejo de los colectivos directamente implicados, hasta lograr su definitiva corresponsabilización y alcanzar una auténtica cogestión; para conseguir así un manejo plenamente sostenible para los espacios cinegéticos navarros: demostrable ante todos (cazadores o no) y certificable oficialmente como tal, limitándose el Gobierno de Navarra a supervisar el cumplimiento de la normativa vigente. Esto es, una autogestión supervisada e integración de la gestión cinegética en la planificación general de los recursos naturales del territorio.

ASPECTOS A CORREGIR EN LOS POC La época actual de muestreos estandarizados para todos los POC de Navarra, es febrero-marzo para la perdiz roja y julio-agosto para los censos nocturnos de liebre, conejo, zorro, etc. Esto es adecuado para muchos cotos de la Navarra alta y la media, pero en el caso de los acotados de la Ribera, la época de muestreos nocturno de verano, coincide con el período de máximo apogeo agrícola, con lo que la visibilidad de animales es prácticamente nula, haciendo inservibles los resultados. Se propone, en estos casos, la época primaveral (febrero-abril) como el momento más adecuado para realizarlos, cuando los cultivos están incipientes y la visibilidad es alta.

Recomendaciones y Mejoras: se recogen en los planes una serie de recomendaciones, que se quedan en eso, en recomendaciones, debido a la falta de dinero de las Sociedades para afrontar cualquier proyecto de adecuación del hábitat para las especies, y las mejoras que se recogieran como recomendación en el POC, debieran de ser de obligado cumplimiento para los titulares de los terrenos, a cargo de ese 25% de inversión obligatoria.

Dado que en muchos casos, son los técnicos responsables del POC, los que realmente llevan la gestión del coto, los encargados de hacer los muestreos de fauna anuales, sería razonable que se diera opción a los cotos de que a los muestreos acudiera indistintamente un guarda titulado o un técnico competente.

Muestreos de perdiz: en la actualidad se está muestreando la población reproductora (ya que se fija como período de muestro del 15 de febrero al 31 de marzo). El problema radica en que muchas de esas parejas no se reproducen, con lo cual la estima a efectos del aprovechamiento no es adecuada. En nuestra opinión las estimas de población deberían de hacerse justo antes del inicio de la media veda (finales de julio a primeros de septiembre, para poder estimar la reproducción)

Estimas de potencialidad de perdiz: que se ven en los POC fueron hechas por el Gobierno de Navarra hace ya unos cuantos años. El problema radica en que esa potencialidad estimada hace más de 30 años es el baremo que se utiliza para decidir si un coto caza la perdiz o no esa temporada, y claro, basado en cálculo obsoleto, el perjuicio para los cotos es muy grande. Soluciones: fiarse más del criterio de los técnicos que realizan los POC cuyo criterios vale muy poco a los ojos de los técnicos de Medio Ambiente y GAN y que al final están en contacto estrecho con los cazadores en vez de ampararse en un trabajo antiguo y ya muy lejos de la realidad,

Días de caza por temporada: En el caso de la menor (liebre y conejo), los POC recogen una regulación del aprovechamiento sobre la base de días de caza por temporada, cuando lo aconsejable sería incidir, en cupos de piezas / temporada, ya que es la única forma eficaz de regular el aprovechamiento de ciertas especies. Para ello se puede utilizar un sistema de precintos o similar. La regulación por días máximos de caza carece de eficacia real, ya que la experiencia dicta que la mayor presión sobre cada especie se realiza en los primeros días de caza bajando progresivamente a medida que transcurre la temporada. Un control eficaz de las capturas, daría la opción de un mayor número de jornadas, aumentando la satisfacción del usuario sin poner en riesgo las poblaciones cinegéticas de menor. Estos cupos por temporada, deberían de aproximarse en el POC, y actualizarse cada temporada, mediante un documento sencillo, realizado por el técnico responsable del POC, y sobre la base de los muestreos y capturas anuales, dando así mayor importancia a los planes anuales de gestión, contemplados en la Ley de Caza.