Silvia Pérez presenta su disco 'Farsa', con sus próximos conciertos en 'sold out'

La cantautora actuará hoy en Baluarte a las 19.30 horas, concierto enmarcado dentro del festival de Santas Pascuas

02.01.2021 | 23:56
Imagen de la artista Silvia Pérez Cruz reposando en una mecedora.

pamplona – La cantautora Silvia Pérez Cruz, quien visita hoy Pamplona para participar en el Festival Santas Pascuas, al que llega con todas las entradas vendidas en Baluarte a las 19.30 horas, ha calificado de "héroes" a las personas que van a los conciertos "y siguen luchando para ofrecer cultura".

El año 2020 para ella ha sido "de incertidumbre, por lo que cogí aire, ya que vi que tenía que estar fuerte psicológicamente para afrontarlo", relata la artista.

"Esta incertidumbre" vivida este año, ha considerado, "nos machaca mucho emocionalmente, así que intenté que el equipo siguiera ilusionado". Para ello, tuvo que seguir avanzando "y poniendo fechas en un futuro que ni siquiera sabes si existe".

Para ella crear ha sido "la salvación", a pesar de que su último disco, Farsa, sufrió un retraso en el lanzamiento previsto para abril y con una gira cerrada para tres o cuatro meses. Sin embargo, ha acabado el año "empujando" y, aunque haciendo "menos conciertos de los esperados, la filosofía ha sido trabajar como si todo fuera posible y prepararnos para un posible 'no'".

Ella se considera en cierto modo afortunada, porque ha podido aplazar la mayoría de conciertos para 2021, pero otros compañeros "no tienen previsión de nada, siquiera de aplazamientos".

"Es muy triste ver que un sector tan importante para todos y un oficio de muchos no esté cuidado como se merece", ha lamentado. Ha pedido por ello "un poco de coherencia" a la hora de establecer medidas sanitarias. "He viajado en aviones llenos, en metros llenos", pero en un teatro "exigen medidas brutales", ha señalado la cantautora.

Por eso pide que se ayude a "concienciar a la gente de que esto es un oficio, pero no solo nos afecta a nosotros, los creadores" sino que la cultura "hace al ser humano libre, le recuerda lo que quiere ser y lo que no quiere".

respeto Ha habido sensación "de falta de respeto, de que el trabajo no estaba considerado", ha añadido, por lo que le gustaría que se diera un paso adelante, similar al de Francia "y que se nos cuide y respete, y sentirlo como un bien para la sociedad en general".

"Yo necesito la cultura no solo para mi trabajo, sino para sentirme viva y disfrutar de ella", ha indicado.

En este confinamiento la cultura tuvo un papel importante, pero "raro, no sé con qué conciencia", ha dicho Pérez Cruz: "Una cosa es que nos haga feliz nuestro oficio, de horas de dedicación, pero necesitamos vivir y comer, no solo nosotros sino personal técnico, salas..."

También ha afirmado que, "a pesar de que suene pesimista, en educación se debería trabajar mucho más la creatividad" para hacer personas "que no sean solo mejores, sino para tener herramientas que permitan expresar sentimientos".

"El arte tiene algo abstracto que te ayuda a libertarte de cosas que con las palabras te ves bastante limitado" y por ello la cantaurora exige "que para que haya nivel de salud y libertad se invierta más en la educación".

La cantante vive "el arte como libertad" y, aunque para ella "no es obligatorio hacer denuncias, hay que ser sincero expresándose". La música como generadora de denuncia "es una buena herramienta, porque, mientras se hace, nadie puede llevarte la contraria".

"Yo tengo la puerta abierta a expresarme, y cuando lo siento lo hago, pero no me gusta el oportunismo", ha aclarado.

Hoy presenta su disco Farsa, con todos los conciertos que tiene previstos en sold out, "algo que no es fácil, a pesar de que los aforos son mucho más reducidos". Un sold out ahora, para Silvia Pérez Cruz, "hace la misma o más ilusión que en condiciones normales".

Un disco que es de composiciones propias, frente a sus habituales trabajos que intercalan versiones porque, ha apuntado, le gusta "disfrutar de la interpretación y la creatividad" pero de vez en cuando necesita "componer para poder expresar todo el imaginario musical más allá de la voz".

Las canciones han sido compuestas "trabajando con otros artistas durante los últimos años" en los que ha participado en proyectos de cine, teatro, danza o poesía, "que siempre está ahí". Un trabajo "a fuego lento" que la misma artista grabó, editó y produjo en su casa, "como siempre".

En este trabajo le interesaba "ver al diferencia entre la fortaleza que mostramos y la fragilidad que nos define", una dualidad que ha trabajado en este disco y que versa también "sobre la perfección que intentamos proyectar y la belleza de la imperfección".

Para el directo viene acompañada de una banda "que son musicazos, cada uno con un mundo brutal y grandes referentes en sus instrumentos" con los que, además, hay buena relación "y existen ganas de hacer conciertos juntos".

El tiempo dedicado para este trabajo les permite "cuidar muchísimo los detalles, algo que se nota en la precisión y también en los espacios de improvisación".