Caza y pesca

Antonio Teixeira y Óscar Pozas, campeones navarros de Cetrería

El primero venció en la categoría de Altanería y el segundo, en la de Bajo Vuelo

14.11.2021 | 00:23
Antonio Teixeira, en un momento de su participación en el campeonato. Foto: Migueltxo Moreno Narros

Sartaguda – Sartaguda vivió el último fin de semana de octubre dos jornadas espectaculares de cetrería, en las que más de medio millar de personas se dieron cita para disfrutar de los lances de 13 halcones y 22 harris y azores. Antonio Teixeira, en altanería, y Óscar Pozas, en bajo vuelo, subieron a lo más alto del podio del Campeonato Navarro de Cetrería y se ganaron el privilegio de representar a la Comunidad foral en el Campeonato de España. Una prueba que, este año, se vivirá por separado: los cetreros de altanería viajarán a la localidad sevillana de Osuna para competir los días 11-12 de diciembre, en tanto que los participantes de bajo vuelo se verán las caras en Albacete el 27 y 28 de noviembre.

En la categoría de altanería, la clasificación, liderada por Teixeira con su Cristiano, un gerifalte peregrino que obtuvo 115,56 puntos, se completó con Diego Ruiz Lasheras, cirbonero que compitió con Rubia, una hembra de halcón peregrino que logró 78,25 puntos; y Manuel Ibáñez, sangüesino que acudió con Híbrido, otro híbrido de gerifalte peregrino, que finalizó con 63,18 puntos. En bajo vuelo, triunfaron en la tabla general dos cetreros llegados desde Cataluña. El primer lugar lo ocupó Merichele Borau, con un macho de azor, Apache, y 66,5 puntos, mientras que el segundo escalón del podio fue para Sergio Rodríguez, con Evil, otro macho de azor, que consiguió 63 puntos. El bronce fue para Pozas, que con Richal, un macho de azor que acabó con 62,5 puntos, lideró la clasificación navarra, por delante de Diego Ibáñez (hijo del citado Manuel), que con su macho de azor obtuvo 58 puntos; y Diego Ruiz Lasheras, que repitió podio con una hembra de harris, con la que reunió 54,5 puntos.

El fin de semana comenzó de manera extraordinaria, ya que el sábado, aunque las previsiones meteorológicas no eran muy halagüeñas, despertó con un gran día, en el que se pudieron ver vuelos muy buenos, tanto de altanería como de bajo vuelo. Los pájaros, pese a revelar que todavía les faltaba un poco de condición física, demostraron que conocían muy bien su oficio, por lo que el público tuvo la ocasión de presenciar un espectáculo aéreo epatante. El domingo, en cambio, amaneció lloviendo y con niebla. El agua, no muy abundante, no fue un problema, porque los pájaros se sienten más cómodos con ella y trabajan mejor, pero la niebla se encontraba a unos 100 metros de altura, lo que impidió que las aves pudieran volar por encima de ella. Una situación que fue mejorando a medida que avanzó la mañana.

Tal y como relata Teixeira, "cada vez gozamos de más afluencia de espectadores que tienen inquietud por ver qué hacemos con los pájaros". "Ellos están acostumbrados a ver las aves en los mercados medievales, pero, en el fondo, no saben cómo es cazar con ellas. La gente quiere verlas de cerca, incluso tocarlas, y presenciar el picado de un halcón desde una altura de 200 metros, que baja casi a 200 km/h hacia una paloma y que parece un reactor. Todo el mundo se queda boquiabierto cuando ve algo así", expone.

Teixeira, campeón navarro de altanería del 2019 y que acumula varios triunfos consecutivos en el torneo autonómico, además de podios en importantes eventos nacionales, como el Trofeo Reyes de la Altanería (Troreal), afirma que la cetrería en Navarra posee un gran nivel. Sin embargo, apunta también que, para conseguir un relevante resultado en una de estas competiciones nacionales, se tiene que dar la conjunción de muchos factores. "Te tiene que salir un día muy bueno, en el que tu pájaro trabaje muy bien y en el que la presa se comporte como es debido. Si te sale una paloma buena, que dé opción a que el ave pueda realizar un gran picado y una notable labor, ahí ganas puntos. Pero si te topas con una paloma marrullera, que vuela con miedo, que busca rápido la protección de un refugio, del arbolado o de la carpa, o que se mete entre el público e incluso debajo de los coches..., ahí ya no tienes nada que hacer. Si el pájaro no lo ve muy claro y la paloma enseguida se encierra, se te fastidia el picado y el lance", manifiesta.

El cetrero navarro habla por experiencia propia, ya que en algún Campeonato de España le ha sucedido que su pájaro estuviera trabajando muy bien, pero que las palomas no jugaran el papel que les correspondía, por lo que no pudo cosechar buenas puntuaciones. Sea como fuera, Teixeira alega que acudirá a Osuna con muchas ganas y con una gran ilusión. Sobre todo, por ser este el último año en el que este torneo sea de inscripción libre.

Hasta ahora, al no haber campeonatos autonómicos en todas las regiones del país, el Campeonato de España daba prioridad a los ganadores de esas pruebas, pero dejaba después abierta la inscripción para completar el cupo de pájaros participantes. Esto conllevaba que podía proclamarse campeón de España un cetrero que no hubiera superado antes un torneo autonómico. "Este año va a ser el último que ocurra esto, por lo que va a haber muy buenos halconeros y tengo ganas de medirme con ellos. Voy con esa ilusión. A ver si tenemos de nuestro lado ese factor de suerte y podemos subir al podio", confía.

Más información

noticias de noticiasdenavarra