Osasuna Magna se lleva 'in extremis' el derbi ante el Aspil-Jumpers

Un gol del brasileño al borde del final da la victoria a los de Imanol Arregui (0-1)

23.02.2021 | 23:36
Dani Zurdo, Tony y César van a abrazar a Fabinho, autor del gol de la victoria.

Aspil-Jumpers 0

Osasuna Magna 1

ASPIL-JUMPERS RIBERA NAVARRA Gus, Javi Sena, Lemine, Gabriel y Pablo Ibarra –cinco inicial–. También jugaron Dani Martín, David, Uge, Terry, Javivi y Pedro.

OSASUNA MAGNA Asier, Tony, Fabinho, Roberto Martil y Bynho –cinco inicial–. También jugaron Mancuso, Wanderson, César Velasco, Juninho.

Gol 0-1, m.39: Fabinho.

Árbitros Urdánoz Apezteguía y Felipe Madorrán (Comités navarro y vasco). Amonestaron a los locales Javivi, David y Pablo Ibarra; y a los visitantes Tony y Bynho.

Pabellón Polideportivo Ciudad de Tudela. Unos 200 espectadores.

tudela – Un solitario gol con el pecho de Fabinho a un minuto y cuarenta y dos segundos del final decantó el derbi navarro de la discordia a favor de Osasuna Magna Xota. No mereció perder de una manera tan cruel Aspil-Jumpers, que hizo méritos más que suficientes para haber sumado como mínimo un punto en un partido que debía haberse disputado a principios de enero, pero que el covid-19 obligó a jugarlo un mes y medio después.

El equipo de Imanol Arregui demostró en el primer enfrentamiento liguero de la temporada su mayor fiabilidad en este tipo de encuentros. Con los seis puntos logrados en los últimos dos enfrentamientos, los de Irurtzun cogen aire respecto al descenso y se colocan en la zona media de la tabla, mientras que dejan a los de Tudela en posiciones de descenso y con poco margen de maniobra en las jornadas que restan para que concluya el campeonato.

El duelo arrancó con un Aspil-Jumpers intenso en primera línea a la hora de ir a robar el balón, pero contemporizando el juego mucho más que en el último partido disputado en el Ciudad de Tudela. A Osasuna Magna Xota no le disgustaba la propuesta de su rival y se mantenía ordenado y compacto, esperando sin ninguna prisa su oportunidad. Así transcurrió el primer tramo del encuentro en el que lo más destacable fue un lanzamiento de lejos de Dani Martín, que no cogió portería. Mediada la primera parte incrementó su presión Aspil-Jumpers y fruto de ello llegaron las mejores oportunidades para los locales. Javivi enganchó un balón suelto en la frontal, disparó con potencia, pero Asier rozó lo suficiente para evitar que se colara. El propio Javivi, que volvía ayer a las pistas ya recuperado de sus molestias, tuvo otra oportunidad poco después, y también Terry obligó a lucirse al cancerbero visitante. Asier Llamas comenzó a multiplicarse para mantener el empate en el marcador y sacó con el pie otro balón al pequeño ala brasileño. Le costaba demasiado a los de Irurtzun sacudirse la presión de los de Tudela, que no querían cometer errores de bulto en zona defensiva. Antes del descanso, subieron las revoluciones en ambos bandos y hubo algunos roces en el cuerpo a cuerpo sin llegar la sangre al río.

La segunda parte comenzó de forma muy diferente. Osasuna salió con algo más de decisión a buscar la portería contraria y en una jugada de estrategia Mancuso tuvo la oportunidad de poner por delante a su equipo. Respondieron los locales con una gran triangulación, pero el disparo final con la puntera de Dani Martín se marchó fuera. El partido se equilibró durante unos minutos, ya que ambos equipos eran consciente de la importancia de los puntos que había en juego. Mediado el segundo tiempo, Aspil-Jumpers volvió a adueñarse de la pelota, si bien no era capaz de generar ocasiones de peligro en la meta de Asier. A cinco minutos del final, Imanol Arregui fue valiente e introdujo en pista el portero jugador. Dani Zurdo pudo desnivelar el choque en el primer ataque, pero se topó con Gus. Tocaba con tranquilidad Osasuna Magna jugando de cinco y defendía con orden Aspil-Jumpers. Un fallo en la marca de Lemine pudo costarle caro a los naranjas de haber encontrado portería el disparo de Fabinho. Siguieron insistiendo de cinco los de Irurtzun hasta que encontraron el gol del triunfo en una circulación en la que Mancuso le puso el balón en el segundo palo a su compatriota Fabinho para que lo dejara con el pecho en la red. Tenía menos de dos minutos Aspil-Jumpers para buscar un imposible jugando de cinco, pero el gol dejó tan tocados a los locales que fueron incapaces de desordenar la defensa del Xota, que sumó tres puntos de oro.