Silbidos

Zancadillas y tarjetas

08.02.2020 | 15:59
Zancadillas y tarjetas

Seguramente la infracción más común durante un partido es la zancadilla, poco hay que explicar sobre ella, todos sabemos en qué consiste y en general se conoce que las Reglas de Juego la castigan con un tiro libre directo o un penalti si la infracción sucede dentro del área que defiende el infractor. Las discusiones vienen, generalmente, por la sanción disciplinaria que corresponde con posterioridad a su señalización.

Hay que aclarar que son dos las causas por las que una infracción por zancadilla debe ser acompañada por la amonestación: la temeridad de la acción y la interferencia en un ataque prometedor. La regla 12 define como temeraria la realización de la zancadilla sin tener en cuenta el riesgo o las consecuencias para el adversario, por tanto el árbitro no debe fijarse tanto en la aparatosidad de la acción como si, en su opinión, el modo de zancadillear pone en peligro la integridad del jugador que la sufre. La segunda causa que conduce a la amonestación es que la zancadilla interfiera o detenga un ataque prometedor del equipo contrario, en principio todos los aficionados tenemos claro lo que es un ataque prometedor aunque cuando se produce una jugada concreta se hace complicado definirse, el árbitro deberá valorar factores como: distancia a la portería, posesión o control del balón, espacio para jugar o avanzar, número de acompañantes y adversarios, dirección de la jugada. Estos dos son las causas por las que se amonesta una zancadilla por supuesto que también puede ser amonestado un jugador por reiteración en faltas cuando realiza varias aunque ninguna sea temeraria ni corte una jugada prometedora. Los conceptos comentados tienen necesariamente una carga de subjetividad, es muy posible que lo que a unos nos parece temerario a otros no se lo parezca tanto, pero es que, como tantas veces comentamos, la valoración de las jugadas difícilmente puede ser totalmente objetiva y acaba siempre recayendo sobre el buen juicio del árbitro, así es el fútbol.El autor es vocal de Formación del Comité Navarro de Árbitros de Fútbol

Lo último Lo más leído