Alonso gana en Spa y festejará el Mundial, salvo hecatombe, en Le Mans

motor el asturiano vence en una jornada en la que llovió, granizó, nevó e hizo sol

09.02.2020 | 07:13
El vehículo de Fernando Alonso, durante la prueba de ayer que se disputó en el trazado belga.

madrid - Fernando Alonso (Toyota TS050 Hybrid) repitió ayer el triunfo del año pasado en las Seis Horas de Spa-Francorchamps, la penúltima prueba del Mundial de Resistencia (WEC); y dio un paso gigante hacia el título junto al suizo Sebastien Buemi y el japonés Kazuki Nakajima.

Alonso y sus compañeros ganaron con claridad una prueba en la que ampliaron su ventaja en el campeonato sobre el otro Toyota -el del argentino José María Pechito López, el nipón Kamui Kobayashi y el inglés Mike Conway-, que perdió once minutos en arreglar una avería; y se tuvo que conformar con el sexto puesto en una carrera loca en la que diluvió, granizó, nevó e hizo sol.

El doble campeón mundial asturiano de F1 y sus compañeros sumaron su cuarta victoria de la Súper-temporada 2018-19 y sólo una total desgracia evitará que festejen el título, a mediados de junio, después de las 24 Horas de Le Mans, en Francia. Adonde llegarán con una ventaja de 31 puntos (160 frente a 129) sobre el coche 7; y donde les bastaría acabar séptimos para inscribirse en el historial del WEC.

Nada más arrancar la prueba, con el inglés Conway saliendo desde la pole a bordo del coche número 7, justo por delante de Buemi -en el Toyota de Alonso-, en escasos minutos la lluvia dio paso al granizo, antes de que nevase en la mítica pista belga, de siete kilómetros.

Alonso no falló, conduciendo hasta meta en primera posición el coche japonés, en una prueba cerrada diez minutos antes de tiempo, con bandera roja, al regresar la lluvia; y ahora se podrá centrar a tope en las 500 Millas de Indianápolis, su gran objetivo de un año en el que también ha ganado las 24 Horas de Daytona (asimismo en Estados Unidos), una prueba de otro campeonato, el IMSA.

Un triunfo del genial piloto asturiano en la legendaria Brickyard de Indiana le haría acreedor -después de haber ganado (dos veces) el Gran Premio de Mónaco de F1 y las 24 Horas de Le Mans- a la Triple Corona: una gesta que hasta la fecha sólo ha logrado el inglés Graham Hill, fallecido en 1975, a los 46 años, en accidente de avioneta.

Después de Indy, Alonso cerrará la temporada del WEC a mediados de junio en Le Mans. Donde, además de festejar el título, podría repetir victoria en la prestigiosa prueba gala, la otra que se repite en la Súper-temporada; que ya ganó junto a Buemi y a Nakajima en junio de 2018. - Efe