Navarra crea 7.144 empleos en un año y la afiliación supera de nuevo sus máximos históricos

El paro desciende en 887 personas en un mes, y en 1.678 en un año - Bajó el mes pasado en los sectores de servicios, construcción y en el colectivo sin empleo anterior

09.02.2020 | 18:07
Una operaria trabajando con productos eléctricos.
Un operario trabajando en una conservera. Sobreimpresionado el gráfico con la evolución del paro registrado en Navarra.

El paro desciende en 887 personas en un mes, y en 1.678 en un año - Bajó el mes pasado en servicios, construcción y en el colectivo sin empleo anterior. El número de personas desempleadas al finalizar junio queda en 30.376.

PAMPLONA. El número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo en Navarra bajó en junio en 887 personas respecto al mes anterior, lo que supone un descenso del 2,84 por ciento, hasta dejar el número total de desempleados en la Comunidad foral en 30.376 personas, según ha informado este martes el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

En cuanto a la afiliación, el total queda en 289.210 tras la creación de 82 empleos en el último mes, una variación del 0,03% mensual y del 2,53% anual, lo que implica la creación de 7.144 empleos en un año.

La valoración de los datos correspondientes al mes junio es positiva en términos de desempleo, indica el Gobierno de Navarra. El número de contratos se reduce mensualmente un -1,75% aunque aumenta respecto al mismo mes del año pasado (un 1,83%). De esta forma, en términos acumulados (primera mitad del año) el número de contratos es superior al del mismo periodo de 2018 (2,32% contratos más), año en el que conviene recordar se alcanzó una cifra histórica de contratación.

En definitiva, los datos corroboran la consolidación del descenso del paro y la creación de empleo en lo que va de año, circunstancias que hacen que el balance de los primeros seis meses del presente 2019 sea sin duda positivo. De hecho, hay que destacar que la Seguridad Social supera el máximo histórico de afiliación con 289.210 personas ocupadas.

Hay que tener en cuenta, además, que es previsible que el paro continúe descendiendo hasta aproximadamente después del periodo estival a partir del cual es también probable que se produzcan incrementos de diversa intensidad debido a la persistente incidencia estacional. Por tanto, en los próximos meses se bajará de la cifra de las 30.000 personas desempleadas.

En ese sentido, no conviene olvidar que la cota máxima de desempleo se alcanzó en Navarra en febrero de 2013, entonces la cifra de personas desempleadas fue de 56.524. Es decir, desde esa fecha, la reducción del paro ha sido del -46,3%, lo que ha supuesto un descenso de 26.148 personas paradas registradas. De esta forma, el nivel de desempleo es similar al de noviembre de 2008.

Por otra parte, en el Estado el desempleo ha descendido un -2,07% en un mes, mientras que anualmente lo ha hecho un -4,63%. Por tanto, el paro disminuye en mayor medida en Navarra que en el Estado, tanto en términos mensuales como anuales.

Respecto a la cobertura del Sistema Estatal de Protección por Desempleo, los últimos datos presentados siguen evidenciando la importante limitación del sistema estatal de protección. La tasa de cobertura por desempleo correspondiente al mes de mayo en Navarra, último dato disponible, es del 51,4%. Es decir, es 0,3 puntos superior a la de abril y 5,5 puntos más que la de hace un año.

A pesar de ese incremento, conviene destacar que con este nivel de cobertura más de la mitad de las personas desempleadas en Navarra, exactamente un 53,4%, no cuentan con cobertura por desempleo. Así, si se tiene en cuenta al conjunto de la población desempleada, el número de personas paradas sin cobertura en Navarra se cifra en las 16.700 personas. De ahí, la gran importancia de contar con herramientas propias de apoyo como la Renta Garantizada. En ese sentido, hay que tener en cuenta también que del total de personas beneficiarias, es decir, 14.563, casi cuatro de cada diez son perceptoras de subsidios por desempleo, exactamente el 39,3% (5.729) mientras que el 56% tienen prestación contributiva (8.160) y el 4,6% (674) Renta Activa de Inserción.

En el Estado, la tasa de cobertura asciende hasta el 60,1%, es decir, es 8,7 puntos superior a la tasa de cobertura por desempleo en Navarra a pesar de que en un año el aumento de la tasa estatal ha sido algo inferior (4,1 puntos).

Afiliación a la Seguridad Social y contratación

Como se ha avanzado, acompañando al descenso del desempleo se une el aumento de la afiliación aunque en esta ocasión sea de manera leve. Por tanto, se sigue consolidando la creación de empleo.

En cuanto a los datos, el número medio de personas afiliadas a la Seguridad Social en Navarra se sitúa en el mes de junio en las 289.210, por tanto, 82 más que el mes anterior y 7.144 más que hace un año. Estos incrementos suponen en términos porcentuales un aumento del 0,03% en un mes y un crecimiento anual del 2,53%. Este volumen de afiliación ya es claramente superior al de antes de la crisis. De hecho, tal y como se ha señalado, es la cota máxima de empleo de toda la serie (2006-2019).

En comparación con el Estado, el aumento de la afiliación resulta algo inferior tanto en términos mensuales como anuales. Así, en el Estado los incrementos han sido del 0,39% en un mes y del 2,69% en un año. Sin embargo, hay que tener en cuenta un elemento de especial trascendencia, la distancia de la tasa de paro es de 6,5 puntos. Es decir, la incidencia del paro es claramente inferior en Navarra mientras que la creación de empleo resulta similar.

Por otra parte, se debe reseñar que la comparativa con las comunidades autónomas de nuestro entorno (País Vasco, Aragón y La Rioja) muestra una situación, en cuanto al aumento anual de la afiliación, en términos relativos, más positiva. Ya se ha indicado que en Navarra se ha dado un incremento anual de la afiliación del 2,53%. Pues bien, en el País Vasco, el incremento ha sido del 2,06%, en La Rioja el aumento ha sido del 1,95% mientras que en Aragón el crecimiento anual de la afiliación ha sido del (2,39%). Además, no hay que olvidar que Navarra es la comunidad autónoma con menor tasa de paro (8,19%).

No conviene olvidar tampoco que el nivel mínimo de afiliación se alcanzó en enero de 2014 con 243.505 afiliaciones. Por tanto, si se tiene en cuenta el último dato de junio, se ha producido un aumento de 45.705 afiliaciones, un 18,8% de crecimiento.

En cuanto a las cifras de contratación, tal y como se ha señalado, los datos correspondientes a junio reflejan un descenso en términos mensuales ya que se ha producido una reducción del número de contratos registrados respecto al mes de mayo. Así, los contratos con centro de trabajo en la Comunidad Foral registrados en el Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare durante el mes de junio han sido 34.597. Esta cifra supone un descenso de 618 contratos respecto al mes anterior, un -1,75% en términos relativos. Sin embargo, en un año se ha producido un aumento de la contratación ya que los contratos se han incrementado un 1,83% (623 contratos más). Además, tal y como se ha avanzado, los datos acumulados de los primeros seis meses del año reflejan un aumento del número de contratos del 2,3% con respecto al mismo periodo de 2018, año en el que se alcanzó una cifra histórica de contratación.

En cuanto al tipo de contrato, el 5,7% de los contratos registrados en junio han sido de carácter indefinido frente al 94,3% de contratos temporales. Se trata de 1.961 contratos indefinidos. En ese sentido, cabe destacar también que en términos acumulados (primera mitad del año), la contratación indefinida ha supuesto el 6,5% de la contratación. En este caso, se trata de 12.519 indefinidos registrados en los primeros seis meses de 2019. Sin embargo, se trata de un porcentaje algo inferior al de 2018 (6,9%).

En relación con ello, uno de los aspectos que sigue marcando o caracterizando el tipo de contratación, dentro de un modelo con mayor grado de flexibilidad, es el importante peso de la contratación temporal de una semana o menos de duración. Así, del total de contratos registrados durante el mes de junio, un 39,4% han sido contratos temporales de corta duración (<= 1 semana). En lo que va de año (enero-junio), el porcentaje ha sido del 40,1%, porcentaje muy similar al del mismo periodo del pasado 2018 (40,2%). Por tanto, se trata de un fenómeno que se está consolidando.

Por otro lado, en relación con el tiempo de trabajo, de los 34.597 contratos registrados en junio, un 29,5% han sido contratos a jornada parcial, se trata de 10.197 contratos con este tipo de jornada.

Desglose de datos del paro

Por agencias de empleo, el paro ha descendido en términos mensuales en todas las agencias salvo en la de Lodosa en la que, como suele ser habitual en el mes de junio, aumenta el desempleo. Los descensos han sido los siguientes: Agencia de Aoiz / Agoitz (-11,3%), Altsasu / Alsasua (-7%), Doneztebe / Santesteban (-4%), agencias de Pamplona / Iruña (-3,5%), Tafalla (-2,0%), Tudela (-1,9%) y Agencia de Estella-Lizarra (-1,5%).

Por su parte, en el caso de la Agencia de Lodosa, el desempleo se incrementa en un mes en 81 personas lo que supone un aumento del paro registrado del 6,7%. Este crecimiento deriva casi en exclusiva del aumento del desempleo procedente de la industria de la alimentación, circunstancia que revela la incidencia estacional en la principal rama de actividad de la zona que influye en estas fluctuaciones.

Respecto a la variación anual, se produce un descenso del paro también de diversa intensidad en todas las agencias salvo en la de Lodosa con un ligero aumento del 1,2% (15 personas paradas más). De esta forma, los descensos anuales han sido los siguientes: En la Agencia de Alsasua (-11,1%), en la de Aoiz (-7,4%), en las de Pamplona (-6,3%), en Tudela (-4,9%), en Tafalla (-1,9%), en Santesteban (-1,9%) y en la de Estella (-1,0%).

Respecto a la caracterización del desempleo, según sexo, el paro registrado se sitúa en 18.335 mujeres, desciendo mensualmente un -3% el número de mujeres desempleadas registradas (562 menos) y en 12.041 hombres, con un descenso mensual del -2,6% (325 hombres parados menos respecto al mes de mayo). Por tanto, la bajada mensual del paro ha sido protagonizada en mayor medida por mujeres fruto del mayor descenso del desempleo en actividades con mayor presencia de mujeres como, por ejemplo, las actividades sanitarias o el comercio.

Conviene añadir que si se analiza la variación anual desde la perspectiva de género se confirma que se ha retornado a una distribución desequilibrada del desempleo, tal y como sucedía en el periodo anterior a la crisis. Actualmente la proporción de mujeres desempleadas con respecto al total del paro es del 60,4% cuando a finales de 2009 llegó a ser del 49%. Es decir, hay algo más de once puntos de diferencia.

Por grupos de edad, se produce un descenso mensual del paro registrado en todos los grupos de edad aunque de diversa intensidad. Así, el grupo de personas jóvenes paradas de menos de 25 años desciende en un mes un -8,6% (247 menos). Este hecho está relacionado con el aumento de la actividad en forma de empleos temporales en el periodo estival. Por su parte, las personas paradas de 25 a 34 años se reducen en un mes un -4,2% (240 menos), el grupo de 35 a 44 años un -1,5% (114 menos), el descenso del paro en personas de 45 a 54 años se rebaja mensualmente en un -2,7% (201 menos). Por último, el número de personas desempleadas de 55 y más años se reduce un -1,1% (85 menos respecto al mes anterior).

De esta forma, el colectivo de jóvenes desempleados/as menores de 25 años alcanza las 2.636 personas (un 8,7% del total), las personas desempleadas de 25 a 34 años representan el 18,2% del total del desempleo (5.538), los parados y paradas de entre 35 y 44 años suponen el 23,9% (7.255), los parados y paradas de entre 45 y 54 representan también el 23,9% (7.263 personas). Por último, el peso del colectivo de personas desempleadas de 55 o más años supone el 25,3% (7.684 personas). Estos datos ponen de relieve un aspecto importante a tener en cuenta por todo lo que ello supone en términos de empleabilidad, implementación de líneas y medidas de actuación específicas, etc. El hecho es que casi una cuarta parte de las personas paradas en Navarra tiene más de 54 años.

En cuanto a la variación anual, los jóvenes desempleados/as descienden un -11,6%, el grupo de entre 25 y 34 años experimenta un descenso del -6,2%, el descenso anual de las personas desempleadas de 35 y 44 es del -5,6%. Por su parte, las personas desempleadas de entre 45 y 54 años descienden en un año un -5,4% mientras que aquellas de más de 55 años lo hace un -1,6%.

Por nivel de estudios, siete de cada diez personas desempleadas siguen sin contar con una formación superior a la primera etapa de secundaria; suponen el 71% del total (21.565). Por su parte, el desempleo de las personas con formación universitaria representa el 9,8% del total (2.963 personas). Conviene resaltar que de la población desempleada con estudios universitarios, siete de cada diez personas siguen siendo mujeres (un 70,7%). Por otra parte, el 6,3% de las personas desempleadas cuenta con estudios de Formación Profesional de Grado Superior, se trata de 1.916 personas.

Por otra parte, según la nacionalidad, el 19,8% de las personas desempleadas en junio tienen nacionalidad extranjera, se trata de 6.008 personas. En cuanto a las variaciones mensuales, se ha dado un descenso del -2% del desempleo de la población extranjera respecto a mayo (124 personas paradas menos con nacionalidad extranjera) mientras que el número de personas desempleadas con nacionalidad española ha descendido un -3% (763 menos en un mes). Por su parte, en términos anuales, el desempleo de la población extranjera ha descendido un -3,6% (225 menos) frente a un descenso del -5,6% del desempleo de personas con nacionalidad española (1.453 menos).

En cuanto al desempleo de larga duración, en este caso se trata del número de personas que llevan en paro más de un año de manera ininterrumpida, se sitúa en las 11.484 y representan el 37,8% del total del desempleo, porcentaje ligeramente superior al de mayo (37,6%) aunque algo menor que el de hace un año (39,6%). Como aspecto positivo cabe destacar que se ha dado un descenso anual del paro de larga duración superior a la bajada total del desempleo (un -9,5% frente al señalado -5,2%). Sin embargo, en términos mensuales el desempleo de larga duración ha descendido en menor medida, un -2,4% (281 personas paradas de larga duración menos) mientras que el total del desempleo ha descendido un -2,8%.

Por otra parte, desde la perspectiva de género conviene tener en cuenta varios datos. El primero, que el desempleo de larga duración afecta en mayor medida a las mujeres. Así, del total de mujeres desempleadas en Navarra, un 41,4% son paradas de larga duración. En el caso de los parados, el desempleo de larga duración afecta al 32,3% de los desempleados. En relación con ello, la segunda cuestión relevante es que del total de personas paradas de larga duración, un 66,1% son mujeres.

Por otra parte, si se tiene en cuenta la edad, el 52,3% de las personas desempleadas de larga duración tienen más de 50 años (6.008 personas).De esta forma, del cruce de las variables edad y sexo se puede obtener el dato que indica que del total del desempleo de larga duración, un 33% son mujeres de 50 y más años (en términos absolutos se trata de 3.787 desempleadas).

Por último, por sectores económicos, el desempleo ha descendido mensualmente en construcción y sobre todo en servicios mientras que ha aumentado ligeramente en el sector primario y en el industrial. Así, en el sector agrícola y ganadero se ha dado un leve aumento del desempleo respecto al mes anterior del 0,3% (6 personas desempleadas más). En la industria el incremento mensual del paro ha sido del 2% (82 personas paradas más). Por su parte, en el sector de la construcción el paro ha descendido en 56 personas, un -3,6%. En el sector servicios el descenso ha sido del -3,9% lo que ha supuesto una bajada en términos absolutos de 821 personas paradas menos procedentes de dicho sector. Por último, las personas sin empleo anterior han descendido un -3,3% (98 personas paradas menos en un mes).

En términos anuales es destacable que el paro haya disminuido en todos los sectores de manera significativa. De todas formas, porcentualmente destaca el descenso del -14,1% en el sector de la construcción (246 personas desempleadas menos). Por su parte, en el sector primario se ha producido un descenso anual del paro del -4,6% (87 personas paradas menos procedentes de dicho sector). En la industria el desempleo ha descendido un -5,5% (242 personas paradas menos). En cuanto al sector servicios se ha dado un descenso del -4%, lo que supone 835 personas desempleadas menos en un año. Por último, el paro para quien no tenía un empleo anterior ha descendido anualmente un -8,6% (268 personas menos).

Estas variaciones suponen que el paro del sector de servicios represente el 65,9% del desempleo registrado mientras que el desempleo procedente de la industria sea del 13,8%, siendo del 4,9% el procedente de la construcción y del 6% el derivado del sector primario. El restante 9,4% son personas desempleadas sin empleo anterior. Conviene recordar que el peso del desempleo del sector industrial en el mes de junio llegó a alcanzar el 22% en 2009 mientras que en 2006 era del 20,5%.

Por último, el análisis del desempleo por subsectores económicos revela que el descenso mensual del desempleo proviene en gran medida de las mismas ramas que suelen ocasionar la reducción del desempleo en junio de anteriores años, bajadas contrarrestadas por aumentos del paro en otras ramas, también habituales.

Como principales focos del descenso mensual del desempleo destacan las siguientes ramas:

Administración Pública (166 personas desempleadas menos en un mes), actividades sanitarias (152 menos), actividades relacionadas con el empleo (147 menos), comercio al por menor (139 menos), actividades de los hogares como empleadores de personal doméstico (72 menos).

Por su parte, en cuanto a las ramas en las que se produce un incremento mensual del desempleo también se aprecia un evidente componente estacional ya que sobresalen, por ejemplo, las ramas relacionadas con la educación (126 personas desempleadas más en un mes), hecho derivado del fin del periodo lectivo, y el aumento del paro procedente de la industria de la alimentación (146 personas desempleadas más en un mes).

En cuanto a la variación anual del desempleo, en la mayor parte de las ramas de actividad se produce un descenso anual del desempleo; en todo caso cabe destacar las siguientes:

Comercio al por menor (158 personas paradas menos respecto a junio de 2018), servicios de comidas y bebidas (137 menos), actividades de construcción especializada (127 menos), construcción de edificios (115 menos), actividades de los hogares como empleadores de personal doméstico (103 menos), otras actividades profesionales, científicas y técnicas (92 menos), Administración Pública (88 menos), agricultura, ganadería y servicios relacionados con las mismas (78 menos).

Por último, de las pocas actividades en las que se produce un aumento anual del paro cabe destacar la Metalurgia; fabricación de productos de hierro, acero y ferroaleaciones (90 personas desempleadas más respecto a junio de 2018).