La producción ecológica en Navarra se asienta con 741 operadores en 25 años

El Consejo de la Producción Agraria Ecológica demanda formación para captar a jóvenes / El cerdo no apuesta por este sello; y apenas lo hace el pollo y el vacuno de leche

25.09.2021 | 20:24
La VI Feria Navarra Ecológica cumplió el sábado su segunda jornada, en el Parque de los Sentidos de Noáin. Foto: Unai Beroiz

Mirian Otxotorena y Jesus Aranda, FOTO: Oskar Montero


La producción ecológica en Navarra se asienta con la presencia de 741 operadores, entre personas agricultoras y ganaderas, empresas transformadoras, almacenistas e importadores. Este es el balance del Consejo de la Producción Agraria Ecológica-Nafarroako Nekazal Produkzio Ekologikoaren Kontseilua (CPAEN/NNPEK) en sus primeros 25 años de trayectoria, con el apoyo de la Administración.

"En 1996 comenzamos unos 30 productores y ahora llegamos a más de 740. No había una etiqueta o sello que diferenciara nuestro producto del convencional, y la creación del Consejo permitió ese reconocimiento", explica Jesús Aranda, primer presidente del CPAEN.

DE DELINEANTE INDUSTRIAL A PRODUCTOR DE ACEITE


Este falcesino, de 57 años, dirige junto a su familia Ecológicos Aranda, en la que elabora aceite y dispone de carnicería y ecotienda. Aunque estudió delineante industrial optó por el sector primario y por un modelo diferente al convencional.

"De joven, empecé a participar en acciones del grupo ecologista Olaondo de Falces, y ahí despertó en mí el interés por defender un sistema de producción respetuoso con la naturaleza", recuerda. Sus inquietudes crecieron y los promotores del CPAEN se propusieron alcanzar una serie de objetivos.

"Cuando estás convencido de algo, trabajas para que el cambio se produzca rápido; pero la realidad siempre te dice que todo proceso requiere de un tiempo", manifiesta Aranda, que entre el viernes 24 y el domingo 26 asiste con un estand a la VI Feria Navarra Ecológica, en el Parque de los Sentidos de Noáin. Una muestra, que con 35 puestos y otras actividades, celebra el 25º aniversario del CPAEN. "Considero la agricultura y la ganadería ecológica como la convivencia con la naturaleza, de la que obtenemos de manera respetuosa alimentos para la población", define.

FERIA EN EL PARQUE DE LOS SENTIDOS


Este fin de semana Jesús ha coincidido en la feria con Mirian Otxotorena, actual presidenta del CPAEN, y que participa en este evento con un expositor con los productos de su quesería ecológica Axuribeltz en Iturgoyen. Ganadera de oveja latxa y agricultura se adentró en el sector hace diez años.

"En los años 90, trabajaba en una organización agraria, y Europa estaba fomentando una agricultura y ganadería intensiva, en la que descendían productores y no se defendía la soberanía alimentaria. Eso no me gustaba y decidí años después instalarme como ganadera ecológica, porque este modelo fomenta el equilibrio con el medio: la tierra da y, al mismo tiempo, hay que cuidarla", detalla a sus 49 años.

"EL ANIMAL NO SOLO ES PROTEÍNA"


Jesús Aranda añade que "la visión materialista y económica ha hecho que el animal se perciba como proteína, cuando en realidad es mucho más: da estiércol, abona campos, crea paisaje, ayudó en el campo hasta la llegada de la maquinaria, aporta compañía y favorece el medio ambiente. Por eso, la ganadería ecológica es extensiva por norma".

ASIGNATURAS PENDIENTES


Tanto Aranda como Otxotorena valoran que el CPAEN certifique ya 2.500 alimentos de 35 sectores. Pero, la actual presidenta del Consejo señala que todavía "hay actividades ganaderas en las que no se tiene presencia o esta es escasa". Cita el porcino, pollo y vacuno de leche.

"No hay ningún cerdo certificado en ecológico. La producción y el consumo de esta carne en Navarra es alta, pero está ligada a un modelo insostenible como el intensivo. Debemos hacer un esfuerzo para modificar leyes en Navarra, que no existen en otras comunidades, para que favorezcan la instalación de porcino en extensivo, tanto en ecológico como en no ecológico", plantea.

Además, reconoce que "deben incrementar su peso en ganado de vacuno de leche y de pollo". Y muestra preocupación por la tendencia "hacia el intensivo del vacuno de carne y del ovino de leche", con los que ahora trabajan.

EL OBJETIVO DEL 25% DE SUPERFICIE


El CPAEN dedicaba 700 hectáreas a la agricultura ecológica en 1996, y ahora suma más de 60.000 (el 77% de ellas, pastos). "La ganadería requiere de superficie para ser sostenible, por ese motivo, los pastos suponen un porcentaje alto sobre el total. Hace unos años el Gobierno incluyó Urbasa y Andía y eso incrementó el número de hectáreas", aclara Otxotorena.

Ahora Europa, con el Pacto Verde y la Estrategia de la Granja a la Mesa, ha cambiado su planteamiento agrícola y ganadero de intensivo y masivo hacia un modelo ecológico y respetuoso con el medio ambiente. En ese escenario, Europa exige que para 2030 el 25% de la superficie agraria se califique como ecológica. Actualmente, El 6,77% de las hectáreas en Navarra se corresponden con esta certificación. ¿En nueve años se alcanzará ese objetivo?

UTOPÍA O REALIDAD


Otxotorena responde con celeridad a esta cuestión: "Debe haber voluntad política. En junio el Gobierno presentó el plan de fomento de la agricultura y la ganadería ecológica para Navarra con el horizonte de 2030, que incluye los cuatro ejes marcados por Europa pero que ahora hay que desarrollar", dice.

La presidenta del CPAEN reitera que "Europa avisa de que quiere una agricultura ecológica y que el sector convencional debe afrontar esa transición al modelo ecológico". Señala que las explotaciones intensivas (con ganado estabulado) tendrán que "reducir el número de cabezas y cambiar sus maneras de trabajar".

CÓMO REPARTIR EL DINERO


La nueva Política Agraria Común también "marca la línea a seguir de agricultores y ganaderos". Otxotorena insiste en que el departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente "tiene mucho que decir de cómo se distribuirá el dinero asignado al próximo Plan de Desarrollo Rural (PDR) para girar hacia la producción ecológica".

La presidenta del CPAEN no se refiere tanto al dinero, "sino a cómo se reparte el presupuesto existente. Por ejemplo, aunque las primeras instalaciones en ecológico reciben puntuación, deberían tener un reconocimiento mayor que el actual".

NUEVAS GENERACIONES


Este puede convertirse en uno de los motivos por los que los jóvenes que quieren incorporarse al sector primario no se decantan por la producción ecológico. Una política no atractiva de ayudas para este modelo y la falta de cultura de formación y asesoramiento en ecológico aparecen entre las causas por las que escaseen vocaciones entre la juventud.

"Debemos captar a estas personas y a aquellas que deben afrontar la transición de un sistema convencional al ecológico. Pero para ello, el CPAEN debe ir de la mano de la empresa pública Intia y del Gobierno de Navarra", propone Otxotorena. Aranda rememora que "CPAEN siempre dialoga con las Administraciones para impulsar este sector fundamental para la sociedad".

PENDIENTES DEL DECRETO


El 16 de septiembre, la consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Itziar Gómez, mencionó en su intervención durante la presentación de la Feria Navarra Ecológica que está pendiente la aprobación del Decreto sobre la producción ecológica para adaptarla a la realidad actual.

Otxotorena no oculta las dudas que han generado en el Consejo los diferentes borradores presentados. El CPAEN ejerce las funciones de única autoridad de control en Navarra para el registro, control y certificación para el sector agroalimentario; conciencia y sensibiliza sobre los beneficios de la producción ecológica mediante su promoción; potencia proyectos estratégicos para estructurar este sector; y realiza labores de gestión.

"Los borradores han creado incertidumbre al definir solo a CPAEN como una entidad de registro, control y certificación. Al no mencionar el resto de líneas, genera inquietud. El consejo defiende mantener todas sus funciones para ser un aliado del departamento en el objetivo de la transición hacia una agricultura y ganadería ecológica", enfatiza Mirian.

LA EVOLUCIÓN EN ESTOS 25 AÑOS


Aunque queda mucho camino por recorrer, Jesús Aranda subraya la evolución que ha vivido la sociedad en este ámbito: "Cuando hace 25 años empezamos unos pocos a trabajar en el CPAEN, se trataba de locos a los científicos que hablaban del cambio climático. En 2021, ese daño al planeta está reconocido. Lo mismo ha ocurrido con la producción ecológica: la sociedad ha pasado de no saber, a hablar, interesarse por ella y a consumirla", cuenta. Para él, esto supone "un deseo cumplido de entre los objetivos propuestos hace 25 años".

También destaca otro: el compromiso de instituciones públicas y colegios de repartir menús ecológicos al alumnado, "que son el futuro". De esta forma, se les enseña a comer saludable.

"LA COMIDA NO SOLO LLENA LA TRIPA, DEBE APORTAR VIDA"


"El consumidor debe comprender que la comida no solo llena la tripa, sino que tiene que aportar vida. Con esta filosofía aprenderá a valorar los alimentos por su calidad. Existen dos maneras de comer: una con energía, que la da cualquier producto; y otra con energía y vitalidad, para que a uno le haga sentirse vivo. Reflexionemos", termina Aranda, un delineante industrial que prefirió fomentar desde Falces la "convivencia con la naturaleza". Su sueño y el de cada vez más personas

noticias de noticiasdenavarra