Gure irrintziak darrai!

06.03.2022 | 00:37
Gure irrintziak darrai!

Hace 100 años, miles de mujeres lanzaron un irrintzi de libertad, de igualdad al viento, y hoy podemos decir que su voz sigue sonando. El eco de esas miles de mujeres navarras, vascas, ha llegado a nuestros días: en el año del centenario de la creación de Emakume Abertzale Batza de EAJ-PNV, recogemos su lema, su legado, su enseñanza, su lección y su temple. Recogemos la reivindicación de una de las fundadoras de este movimiento feminista, Carmen Errazti Pérez de Saratxo (Bilbao, 1885- Pau, 1954), que en 1922 defendió en plaza pública que la mujer también está llamada a trabajar por la construcción nacional; que la política también es cosa de mujeres.

"Gixonik geyenak, eta emakumerik geyenak be, zoritzarrez, emakumia eztala Aberri-gaizkakunde onetan sartu biar uste ixaten dabe, au 'politika' dalako ta emakumia sukalderako bakarrik menduba ixan biar dalako. Neuk dirantzubet ori uste dabenak oker uste dabela. Aberrija gustijoena da, bai gixonena ta bai emakumiena; eta bere biarrak gustijai dagokiguz", aseveró Errazti hace 100 años, enarbolando la bandera de la igualdad ligada, indefectiblemente, a la ikurriña y a un partido, el PNV, que 100 años después reivindica ese irrintzi con convicción y con políticas de igualdad pioneras y ambiciosas como pocos partidos han sido capaces de desarrollar.

La igualdad y su defensa sin ambages se demuestra andando. Y en política, legislando y financiando desde lo público, gestionando un derecho fundamental, la igualdad, con garantías y con firmeza. Sin complejos; igual que lo hicieron nuestras predecesoras hace 100 años.

Como cabía esperar, no hay demasiados estudios que recojan ese movimiento feminista de hace un siglo, un poco menos, 90 años aquí en Navarra. Y los que hay, son hechos por mujeres en su mayoría, como cabía esperar. Sabemos que Julia Fernández Zabaleta, Catalina Alastruey Garaicoechea, Araceli Arbizu de Archanco, María Viscarret y Navaz, Juana Urrutia de Irisarri e Isabel Legaz de Unzu fueron las primeras en constituirse como Emakume Abertzale Batza en Navarra en 1931. En poco más de 5 años, en 1936 había en Navarra doce asociaciones legales de Emakumes en Aoiz, Arbizu, Elizondo, Estella, Pamplona, Leitza, Marcilla, Goizueta, Sesma, Sangüesa, Tafalla y Villava. Contabilizándose un total de 2.000 afiliadas. La más numerosa era la de Pamplona-Iruña, con 700 afiliadas.

Esas más de 2.000, dos mil mujeres de toda Navarra eran madres, hermanas, tías, cuñadas, abuelas. Ascendentes de miles y miles de navarras y navarros de hoy día. Me encantaría que quienes lean este artículo hicieran este ejercicio y piensen que tal vez su abuela, o su bisabuela, o su tatarabuela era una de esas 2.000 mujeres abertzales. Son, sois, descendientes de aquellas mujeres que creyeron en su capacidad para cambiar el mundo, hacia un mundo más justo, más igualitario, más sano y más amable. Y, seguramente, la sociedad navarra hoy es más justa, más igualitaria, más sana y más amable gracias a aquellas mujeres abertzales que educaron en valores y que educaron con el ejemplo.

En EAJ-PNV Nafarroa hemos decidido recoger el testigo de aquellas navarras, abertzales, valientes y fuertes, inteligentes y hábiles; estamos a punto de registrar los estatutos de una nueva Asociación de mujeres abertzales en política, una asociación de mujeres políticas, con cargos o sin ellos, electas o no, pero militantes todas, comprometidas con un proyecto político, el de PNV en nuestro caso, defensoras del derecho de las mujeres a hacer política en todas sus formas, en todos sus frentes. Mujeres de todas las edades, de distintas procedencias, rurales y urbanas, profesionales liberales, funcionarias, autónomas, o empleadas por cuenta ajena. Madres o no. Amas de casa o no. Hoy más que nunca, cuando desde la política hay formaciones ultra que pretenden hacer tambalear los pilares de la igualdad y de las aportaciones del feminismo a esta civilización, lanzamos nuestro irrintzi.

Dueñas todas de nuestro presente y de nuestro futuro, reivindicamos el pasado en la voz de aquellas que fueron pioneras, sin las que hoy nada sería igual. Queremos unirnos y mostrarnos. Queremos registrarnos y hacer constar que en PNV de Navarra hay mujeres decididas a hacer valer su participación política en los registros de asociaciones de Navarra: asociadas, registradas, ordenadas y conforme a la norma vigente, trabajando por hacer llegar a toda la sociedad la importancia que, sin ninguna duda, tiene la participación de las mujeres en política, en las tomas de decisiones en las instituciones, en el diseño de políticas de todos los ámbitos con una mirada inclusiva, que no deja a nadie fuera de prisma. Y lo haremos formándonos, formándoos, dotándonos de todas aquellas herramientas que nos ayuden a acercar a las mujeres a la política, prestigiándola, para empezar, y haciéndola más permeable a la mirada femenina, a la visión femenina, a la misión femenina.

Somos mujeres, somos políticas, somos abertzales y jeltzales. Somos ciudadanas, somos trabajadoras, somos contribuyentes, somos clientes. Somos agentes de cambio. Y somos pacientes. Somos eslabón que hace que la cadena no se rompa. Somos nexo. Somos continuidad. En política no solo estamos, también somos. Somos políticas, somos política.

*La autora es parlamentaria foral de Geroa Bai y burukide del Napar Buru Batzar de EAJ-PNV

Queremos unirnos y mostrarnos. Queremos registrarnos y hacer constar que en PNV de Navarra hay mujeres decididas a hacer valer su participación política

 

Somos mujeres, somos políticas, somos abertzales y jeltzales. Somos ciudadanas, somos trabajadoras, somos contribuyentes, somos clientes. Somos agentes de cambio


noticias de noticiasdenavarra