COVID-19
El Gobierno de Navarra comparece a las 18 h para valorar el nuevo estado de alarma

Donald Trump, positivo por coronavirus

Se someterá junto a Melania a una cuarentena después de que una asistente personal haya dado positivo

02.10.2020 | 07:26
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su directora de Cominucación, Hope Hicks.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado que tanto él como su esposa, Melania Trump, han dado positivo por coronavirus después de la prueba que se realizaron tras darse a conocer que una de sus asistentes más cercanas, la directora de Comunicación, Hope Hicks, también había contraído la enfermedad.


"Esta noche, Melania y yo dimos positivo por COVID-19. Comenzaremos nuestro proceso de cuarentena y recuperación de inmediato. ¡Lo superaremos juntos!", ha escrito en su cuenta de Twitter Donald Trump, que ya forma parte de esos más de 7,2 millones de estadounidenses que ha contraído una enfermedad que ha costado la vida en el país a más de 207.000 personas.

La primera dama también ha confirmado el positivo de la misma manera, a través de Twitter. "Nos sentimos bien y hemos pospuesto los próximos compromisos. Por favor, aseguraos de estar a salvo y pasaremos por esto junto", ha escrito Melania Trump.

Horas antes el presidente estadounidense ya publicó en sus redes sociales que comenzaría una cuarentena junto a su esposa, tras hacerse público que Hicks había dado positivo tras regresar de Minnesota, donde Trump celebró un mitin después del debate electoral del martes contra Joe Biden.

"Ha dado positivo, me acabo de enterar. Ella es una trabajadora incansable. Usa mascarilla muchas veces pero ha dado positivo", dijo Trump el jueves durante una entrevista para FOX News.

En aquel viaje, Hicks fue parte del equipo de campaña que se subió al avión presidencial junto a otras personas de confianza de Trump, como Jared Kushner, Dan Scavino y Nicholas Luna, ninguno de los cuales, apunta la cadena CNN, estaba usando mascarilla.

El médico de Trump, Sean P. Conley, ha explicado en un comunicado que tanto el presidente como la primera dama "están bien en este momento" y "planean quedarse en su residencia dentro de la Casa Blanca durante la convalecencia". El equipo médico de la Presidencia, que no ha aclarado si Trump presenta síntomas, permaencerá "vigilante" mientras la pareja se recupera.

Si bien no se han dado detalles acerca de la duración de la cuarentena a la que se someterá el presidente Trump, las dos semanas que estipulan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos ponen en serio peligro la celebración del próximo debate electoral fijado para el 15 de octubre en Miami.

La actitud de Trump hacia el coronavirus ha sido ampliamente criticada durante toda la crisis sanitaria al considerar que estaba adoptando una actitud irresponsable, tal y como le reprochó su rival demócrata en el pasado cara a cara, al desdeñar el uso de la mascarilla o defender la celebración de multitudinarios mítines políticos.

De hecho, la cuestión del uso de la mascarilla salió a relucir en el primer debate electoral entre ambos aspirantes, con un Trump irónico cuando se burlaba de Biden por presumir de llevar mascarilla para prevenir contagios de coronavirus.

"Yo la utilizo cuando considero que es necesario, no como él, que cada vez que le ves lleva mascarilla, puede estar a 600 metros y tener la mascarilla más grande que he visto", dijo.

A su vez, Trump defendió nuevamente la celebración de grandes mítines, pese a las restricciones que algunos estados impusieron por la pandemia, ya que, ha dicho, no sólo "la gente quiere escuchar" lo que tiene que decir, sino que la enfermedad no incide de igual manera en eventos al aire libre.

La OMS ve "irónico" que Trump se haya contagiado


La directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Neira, ha comentado lo "irónico" que es que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su mujer, Melania Trump, hayan dado positivo por coronavirus, dado el escepticismo que siempre ha mostrado hacia la COVID-19, si bien le ha deseado que se recupere "lo antes posible".
 
"No queremos que nadie se infecte pero parece un poco irónico que así haya sido. Seguiremos con interés su evolución y esperamos que se recupere lo antes posible", ha aseverado Neira durante su intervención en el desayuno informativo telemático de Nueva Economía Fórum.
 
No obstante, la dirigente de la OMS ha comentado que el hecho de que Trump y su mujer se hayan infectado mejorará la empatía hacia los pacientes. "A nivel humano le afectará no sólo por él mismo sino por las personas más cercanas", ha recalcado.
 
Asimismo, Neira ha esperado que a nivel político pueda servir para que Estados Unidos no deje finalmente de formar parte de los 193 países que conforman la OMS. "Falta un año, pero esperamos poder seguir contando con ellos, como lo estamos haciendo ahora", ha zanjado.

TRUMP CONDENA A LOS SUPREMACISTAS BLANCOS DE PROUD BOYS


Por otro lado, y después de la críticas que recibió en el cara a cara por mostrar cierta ambigüedad cuando se le cuestionó acerca de la violencia ejercida por los grupos supremacistas blancos, Trump ha salido al paso de las críticas condenando al grupo de extremaderecha Proud Boys al que hizo referencia en el debate.

"Condeno a Proud Boys", ha dicho Trump, quien duda de la efectividad de sus palabras, pues tal y como ha dicho a continuación, "aunque lo diga cien veces no será suficiente, porque son noticias falsas".

En la noche del martes, mientras Trump atacaba a los grupos antifascistas y a la "izquierda radical" de generar el "caos" y la "anarquía" en los vecindarios estadounidenses, el moderador del debate, Chris Wallace, le preguntó si se mostraría igual de crítico con la violencia de los grupos de extremaderecha.

"Casi todo proviene de la izquierda, y no de la derecha", dijo Trump, quien a continuación pidió a Proud Boys que retrocediera y aguantara. "Algo más voy a decir, alguien tiene que hacer algo con los antifascistas y con la izquierda porque este no es un problema de la derecha".

Estas declaraciones fueron ampliamente interpretadas en algunos sectores como una señal de apoyo del presidente, algo que la Casa Blanca ha salido a desmentir este jueves durante una rueda de prensa, en la que su secretaria prensa, Kayleigh McEnany, ha explicado que lo único que pretendía Trump era pedirle a este grupo de extrema derecha que "se retirara".