ELA y LAB exigen paralizar el juicio a los 47 encausados por defender los derechos de presos, que se enfrentan a penas de más de 600 años

El "macrojuicio 11/13" está previsto para el 16 de septiembre

10.02.2020 | 02:20
Concentración en la plaza del Ayuntamiento de Pamplona.

ELA y LAB han encabezado una concentración celebrada este viernes en la plaza Consistorial de Pamplona.

PAMPLONA. ELA y LAB han exigido en una concentración celebrada este viernes en la plaza Consistorial de Pamplona la "paralización inmediata" del "macrojuicio 11/13" previsto para el 16 de septiembre en el que 47 personas que trabajaron por la defensa de los derechos legales de los presos vascos se enfrentan a penas de más de 600 años, lo que consideran una "aberración".

Decenas de personas, entre ellas cargos públicos de EH Bildu, se han sumado a la concentración que han convocado a mediodía en Pamplona y en las tres capitales vascas para evidenciar el rechazo al macrojuicio y llamar a la participación en la manifestación convocada para el sábado en Bilbao.

En declaraciones a los periodistas, Imanol Pascual, del sindicato ELA, ha indicado, además, que con este acto en solidaridad con las personas encausadas quieren denunciar que el "objetivo final del macrosumario no es otro que criminalizar la solidaridad con las personas presas".

"Es una aberración desde el punto de vista democrático este macrosumario", ha aseverado tras lo que ha subrayado la importancia de "contextualizar" puesto que, ha añadido, "no es un caso aislado, es una evidencia más de la apuesta del Estado español de vulnerar los derechos fundamentales".

Eso, ha continuado, es algo que "están sufriendo las 47 personas encausadas, los propios presos políticos vascos que siguen padeciendo la dispersión, los políticos catalanes y los chavales de Altsasu".

En la misma línea, Igor Arroyo, de LAB, ha asegurado que juzgar a estas personas "por actividades meramente políticas, profesionales, asistenciales, es una auténtica aberración jurídica que interpela a toda la sociedad. Una sociedad democrática no puede aceptar que se vulneren los derechos fundamentales de esta manera y los sindicatos tampoco lo podemos aceptar", ha remarcado.

Tras incidir en que los sindicatos, junto con la defensa de los derechos laborales, siempre han realizado una "defensa firme" de los derechos democráticos, ha reiterado la petición de que se suspenda el juicio y "se dejen de perseguir actividades políticas profesionales y asistenciales y se establezcan las bases democráticas tanto en Navarra, en Euskal Herria como a nivel general".

"Es hora de construir una verdadera democracia, en convivencia y paz, donde los derechos de todos sean respetados", ha concluido.