El embajador de España en EEUU testifica por Pablo Ibar

Santiago Cabanas considera que merece la pena salvar la vida del hispano-estadounidense

09.02.2020 | 09:55

fort lauderdale - "Es una vida que merece la pena salvar", dijo ayer el embajador de España en Estados Unidos, Santiago Cabanas, antes de testificar en el juicio de Pablo Ibar, que fue declarado culpable de un triple asesinato cometido en Florida en 1994 y puede ser condenado a muerte.

Cabanas y el cónsul general de España en Miami, Cándido Creis, comparecen como testigos de la defensa en el juicio que encabeza el juez Dennis Bailey en los tribunales de Fort Lauderdale, a unos 40 kilómetros al norte de Miami, y que está ya en fase de sentencia.

Según manifestó el embajador, él y el cónsul general español van a contestar tanto las preguntas de la defensa como de la fiscalía acerca de lo que han conocido de Pablo y de las relaciones del hispano-estadounidense con su familia.

El mensaje que quieren transmitir es que "la vida de Pablo es importante para su familia y la familia es importante para Pablo", subrayó Cabanas, quien viajó desde Washington con el único propósito de testificar ante el tribunal.

Preguntado por la posibilidad de que sea condenado a muerte otra vez, pues ya lo estuvo del año 2000 al 2016, afirmó: "Es una vida que merece la pena salvar".

conocidos Cabanas señaló que conoce a Ibar desde 2005 y siguió de cerca su caso desde ese año hasta el 2010, periodo en el que fue cónsul general de España en Miami. En la sesión de ayer estuvieron presentes los miembros del jurado, que estuvieron ausentes en las dos sesiones anteriores, y son quienes deben decidir si Ibar, nacido en Fort Lauderdale hace 47 años, es condenado a muerte o cadena perpetua por los asesinatos en primer grado de Casimir Sucharski, Marie Rogers y Sharon Anderson, además de por robo y robo a mano armada.

El jurado declaró culpable a Ibar en enero pasado. Ya en el año 2000 el hispano-estadounidense fue condenado a muerte por los mismos hechos, pero el juicio fue anulado en 2016 por la Corte Suprema de Florida que consideró que las pruebas contra el eran insuficientes.

Para que sea condenado a la pena capital se necesita el voto unánime de los 12 integrantes del jurado. Si no se logra esa unanimidad, la condena será a cadena perpetua. - Efe