María Neira | Directora Salud Pública de la OMS

"Es el momento de evidencias científicas, no de miedos ni alarmas"

01.02.2020 | 06:16
Dos turistas, protegidos frente al Coliseo de Roma.

Madrid - La directora de Salud Pública de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la española María Neira envía este mensaje a los españoles tras declararse la alerta sanitaria internacional por el brote de coronavirus: "Es momento de evidencia científica, no de miedos".

¿Qué implica esta alerta internacional? ¿Tenemos que estar alarmados?

-Implica que es el momento de hechos, y no de miedos, ni de alarmas. Los hechos serán las recomendaciones de los expertos. Implica que hay que compartir todas las experiencias a nivel internacional y que hay que hablar de una posible vacuna y tratamiento, además de una coordinación fuerte de la información científica que surja del virus y de las experiencias. Hablar de las experiencias, no del pánico. Y sobre todo implica apoyar a continentes como África, donde sus sistemas de salud, en caso de que pase algo, no tienen la misma posibilidad de preparación en caso de que pueda llegar el virus.

¿Y por qué no es momento de alarma?

-Porque estamos viendo decisiones que no están basadas en la evidencia científica, unas restricciones en la entrega de visados basado en el hecho de que podría haber un coronavirus y por eso hay que apoyar que todas las medidas que se vayan a poner en marcha estén basadas en la ciencia y en parar la transmisión.

¿Qué ha hecho que se tenga que decretar esta alerta internacional?

-Las razones que han considerado los expertos y las comparto son el aumento en el número de casos, aunque la mayoría (el 99%) están confinados en China y hay que agradecerle las medias que están poniendo sin precedentes y también las medidas unilaterales que se están adoptando un poco basadas en más que en la racionalidad.

¿El progreso del virus en los últimos días, la transmisión de persona a persona, ha podido apoyar o provocar más la decisión de la alerta?

-Sí, desde luego, la transmisión de persona a persona es lo que, desde el principio, ha provocado que se de la alerta, pero lo más importante ahora es la posibilidad de que llegue a países donde no tienen la misma capacidad de respuesta porque los casos están ahora mismo en Japón, en Alemania o en Francia, donde hay un sistema sanitario y de momento posibilidad de respuesta.