La tasa de positividad en Navarra, a niveles que aún no se habían conocido en otoño

El 7,5% de positivos que se conoce hoy son la cifra más baja desde el 30 de septiembre - La llegada de los test antígenos permite anticiparse y localizar con mayor agilidad a los contactos estrechos

10.11.2020 | 13:04
Una administrativa atiende a personas que se han hecho la PCR del coronavirus

El 7,5% de tasa de positividad conocido con los datos de hoy en Navarra, resultante de los 219 contagios notificados después de haberse efectuado 2.910 pruebas PCR y test antígenos, supone la consolidación de una mejoría en Navarra en cuanto a los datos epidemiológicos que ha empezado a visibilizarse desde hace una semana.

El número de pruebas efectuadas el lunes se encuentra por encima de las realizadas el fin de semana, cuando descienden sobre todo las pruebas antigénicas por el cierre de los centros de salud que es donde se practican. El mayor control de la epidemia y el descenso de positivos conlleva también que se aminore el total de pruebas.

La media de positividad en los últimos siete días es del 8,4% de positividad, tras encadenarse siete días por debajo del 10% de tasa. Aun así, la situación ideal para que la epidemia se vea lo suficientemente contenida según los parámetros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sería siempre por debajo del 5%.

Dicho indicador resulta clave a la hora de conocer el control del virus en la Comunidad Foral, ya que cuanto más alto sea dicho porcentaje será reflejo de que el covid campa a sus anchas y sigue en escalada, mientras que si se va reduciendo, como ocurre en los niveles actuales que refleja Navarra, es signo de que las medidas implementadas empiezan a tener una eficacia relevante y que la radiografía diaria del virus empieza a ser reflejo casi idéntico de la realidad del territorio.

Es decir, la imagen de la pandemia es cada vez más real, y ello indica que el contagio se va rebajando y que la llegada de los test antígenos tiene también cierta influencia en dicha mejoría.

Estos test rápidos permiten por un lado descongestionar los laboratorios que analizan las PCR y, por otro, anticiparse al virus, porque los positivos se conocen con más rapidez que con las pruebas PCR y de esta forma también se localizan con mayor agilidad los contactos estrechos. Así, a éstos también se les puede identificar y aislar con mayor premura y conocer si han sido o no positivos.