'Bram, campo de refugiados', una exposición que muestra el horror que vivieron cientos de navarros

El Planetario acoge hasta el 9 de enero una selección de las instantáneas tomadas en el propio campo por Agustí Centelles, considerado uno de los principales fotógrafos de la Guerra Civil

01.12.2020 | 00:03
Los rostros de los prisioneros en los campos lo dice todo de lo vivido.

El Instituto Navarro de la Memoria presentó hace unos días en el Planetario de Pamplona la exposición Bram, Campo de Refugiados , una selección fotográfica de las instantáneas tomadas desde el propio campo por Agustí Centelles, considerado uno de los principales fotógrafos de la Guerra Civil. La muestra se enmarca dentro de las actividades que está desarrollando el organismo a lo largo de este año en torno al exilio navarro. En la presentación participaron la consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Itziar Gómez, que sustituye a la consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo; el director general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos, Martín Zabalza, y el presidente de la Fundación Pablo Iglesias, Santos Cerdán.

De la mano de la Fundación Pablo Iglesias, la exposición recoge 65 instantáneas en formato 70x50 que el fotógrafo Agustí Centelles tomó durante su internamiento en Bram, campo de concentración por el que pasaron decenas de navarros. La muestra podrá visitarse en el Planetario de Pamplona desde el pasado 24 de noviembre hasta el próximo 9 de enero.

Agustí Centelles Valenciano de nacimiento, Agustí Centelles desarrolló la totalidad de su carrera profesional en Barcelona y fue uno de los principales fotógrafos de la Guerra Civil. Está considerado como uno de los pioneros del fotoperiodismo moderno en Europa y algunas de sus fotografías están entre las más representativas y famosas de la Guerra Civil: de la retaguardia en Barcelona, los bombardeos de Lérida, el frente de Aragón o la estancia en los campos de concentración de exiliados españoles en el sureste de Francia, sobre todo de Bram.

En febrero de 1939, Agustí Centelles pasó la frontera con una enorme maleta con más de cuatro mil negativos, su cámara Leica y aparatos de revelado. Pese a la dureza de las condiciones de vida en los campos sacó su cámara de la maleta y continuó inmortalizando lo que veían sus ojos. Las instantáneas se fueron multiplicando en el cuarto oscuro que improvisó, donde las revelaba.

Bram fue uno de los seis campos especializados que el general Ménard, responsable del conjunto del dispositivo, organizó en el suroeste de Francia para descongestionar los campos de las playas del Rosellón, a raíz de la llegada masiva de refugiados republicanos huidos al terminar la Guerra Civil Española.

Exilio navarro Una de las consecuencias del golpe militar de 1936, la guerra y el triunfo de la dictadura franquista fue el exilio: en febrero de 1939 centenares de miles de personas cruzaron la frontera francesa huyendo de la persecución, un proceso que en Navarra ya había comenzado en los primeros días de la sublevación.

La gran mayoría de los exiliados llegaron a Francia, donde conocieron ka dureza y el horror de los campos de concentración, primero en las playas mediterráneas de Argelès-sur-Mer, Saint-Cyprien y Barcarès; después, en otros lugares, como Gurs o Bram.

A lo largo de este último año el Instituto Navarro de la Memoria ha estado desarrollando una serie de actividades en torno al exilio navarro, que se prolongarán durante el próximo año: proyectos de investigación para esclarecer la verdad; divulgación de lo que supuso el exilio, no solo para las personas que lo sufrieron sino para toda la sociedad navarra, lastrada por la pérdida de un importante capital humano; transmisión de la memoria a las generaciones más jóvenes, dentro del programa Escuelas con Memoria, y actos de reparación, entre otras actividades.

noticias de noticiasdenavarra