alerta sanitaria

Salud sustituye a la mitad de la plantilla de la UCI del hospital de Tudela en plena cuarta ola

Los cambios afectan a 85 trabajadores de todo el Hospital Reina Sofía y se hará efectivo el 1 de mayo, sustituyendo al personal que se contrató en marzo de 2020

12.04.2021 | 00:23
Enfermeras de la UCI del Reina Sofía, al inicio de la crisis sanitaria del coronavirus. Foto: cedida

pamplona – La mitad de la plantilla de Enfermería y Técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAES) de la UCI del Hospital Reina Sofía de Tudela dejarán de trabajar el próximo 30 de abril y serán sustituidos por otros con contratos de larga duración según la carta que se les ha enviado desde gerencia del Servicio Navarro de Salud del Gobierno de Navarra y como confirmó ayer la gerente del Hospital Ana Beamonte, que aseguró que hay otros departamentos afectados aunque en menor porcentaje.

Este cambio se produce en plena vorágine de la cuarta ola, que está siendo especialmente dura en la Ribera donde las cifras son las más altas de Navarra, y afectará a 85 trabajadores del Hospital. Los cambios se producen en "todas las categorías profesionales y de casi todo los servicios del hospital como UCI, Urgencias, plantas, Seguridad del Paciente o administración y no solo en el ámbito del hospital sino también en la atención primaria", aseguró Beamonte. De estos 85 hay 38 enfermeras, 24 TCAE, 10 administrativos, 1 trabajador social, 3 técnicos 2 celadores y 2 personas de servicios generales. Paralelamente también habrá convocatoria de corta duración, que también es necesario, de unos 76 puestos.

En total se trata de 11 puestos de Enfermería y 7 de TCAE en la UCI (de 36) que fueron contratados en marzo de 2020 de forma rápida para cubrir los puestos necesarios ante la avalancha de casos covid-19 que se estaban produciendo y ponían en dificultades al personal de la UCI.

La gerente del Área de Salud, Ana Beamonte, afirmó que el momento no era el adecuado para hacerlo, si bien matizó que "tras varias peticiones a nivel sindical para regularizar la plantilla se estuvo pensando en una fecha, antes del verano se vio que no se podía, en Navidad tampoco y se pensó que en el 1 de mayo la situación estaría mejor de lo que está. Había que poner una fecha y se creyó que para entonces la situación no sería complicada, que habría menos positivos, se habría avanzado en la vacunación y la presión hospitalaria sería menor. Hay que asumirlo al margen de la situación que tengamos". Beamonte reconoció ayer que esta contratación supondrá un esfuerzo para la plantilla que deberá volver a formar a quienes entren en la UCI o en otras secciones, en un momento complicado. "No cabe duda de que supone un esfuerzo titánico otra vez de formación, aprendizaje y readaptación de puestos, transmitir todas las fichas de seguridad de todos los puestos... Pero hay que hacerlo, teniendo clara la dificultad y el sobreesfuerzo".

afectado Como señala uno de los afectados, Gonzalo Prado, de 30 años de edad, "hablo por el bien de los pacientes que al final son los que lo pagan, no por nosotros porque por ley deben hacerlo. Pero creo que no es el momento en plena pandemia. Lo que pedimos, por el bien del paciente, es que ahora que se han formado los equipos de la UCI y tenemos un año de experiencia en que nos hemos formado y recibido cursos, se nos deje trabajar hasta que se extienda la vacuna y la ola amaine". Prado asegura que los despidos y la consiguiente convocatoria de "listas largas" (contratos de larga duración) se producen "por las presiones que gerencia está recibiendo los sindicatos".

Gonzalo, enfermero, entró con 28 años en el Hospital Reina Sofía en la UCI en marzo de 2020, donde no había trabajado nunca, y dentro de estas instalaciones ha cumplido los 29 y los 30 años. "Entiendo que no mantengan la plantilla actual, porque somos mucha gente por la situación, pero creo que se deben mantener los equipos que ha costado mucho coordinar y dejar a la gente que lleva ya un año trabajando en la UCI". En esta sección, una de las más sobrecargadas durante la pandemia, "las compañeras han tenido una paciencia infinita, formándonos porque nadie se ocupó de ello, ¿van a entrar ahora otros tantos nuevos a los que formar en la situación actual?", se pregunta. Todo este año han sido "meses muy duros" en los que la UCI pasó a triplicar el número de camas y en la misma medida se tuvo que ampliar la plantilla, deprisa y corriendo. Se pasó de las 11 enfermeras y 6 auxiliares de plantilla a los 18 de enfermería y18 auxiliares de los que el 30 de abril deberán cambiar 11 enfermeras y 7 auxiliares. "No nos hemos quejado en todo el año. Hemos tenido que hacer más de 8 mudanzas de equipos y camas de la UCI, hemos tenido una inundación, hemos visto a conocidos intubados, turnos de 12 horas, jornadas que te cambiaban cada semana... Veías cómo la UCI se iba llenando y dejabas a un lado tu miedo a contagiar a tu familia o el cansancio. No había lunes, martes, o sábados€ solo trabajo y tratar de sacar adelante a los pacientes", recuerda. Este joven milagrés repite "lo malo no es que saquen las plazas, que por ley tiene que ser así, pero no es una situación normal y se ha de tener en cuenta".

los cambios

Las cifras. En la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Reina Sofía supone 11 enfermeras y 7 TCAE (auxiliares). En Urgencias 5 TCAE y 5 Enfermeras. En la planta de covid-19 son 5 enfermeras y 5 TCAE. En Atención Primaria 8 Enfermeras y 4 TCAE. En total son 85 puestos en todo el Hospital. A nivel de Navarra serán unos 800 puestos.

"Había que poner una fecha y se creyó que habría menos positivos y más vacunados"

ana beamonte

Gerente Área de Salud de Tudela

noticias de noticiasdenavarra