Autocine: una iniciativa original de la que todos salen contentos

Lleno en las proyecciones en el Navarra Arena del film 'Legado en los huesos', ambientado en Baztan

04.06.2020 | 01:17
Una pareja del público recibe el pedido de su cena para disfrutarla durante la película.

pamplona – Continúan las sesiones de autocine en el pabellón multiusos del Navarra Arena. Este programa, promovido por los cines Golem y NICDO, ha sido una iniciativa cuya idea surgió al poco de comenzar el confinamiento. "Desde el primer momento buscamos alternativas para hacer con el edificio", explicó Javier de la Fuente, director de operaciones del Navarra Arena. Pero antes de llevar a cabo esta original propuesta hubo que esperar a que el Departamento de Salud viera el momento adecuado para poder llevarla acabo.

Antes de entrar en la sala de cine se les hace una prueba de temperatura a pilotos y copilotos para comprobar que no tienen fiebre. Además, se les explica las medidas preceptivas de seguridad, por ejemplo que las ventanillas del coche deben estar cerradas y, si en algún momento durante la película desean salir, deben llevar puestas las mascarillas. Luego, el conductor y su acompañante muestran sus entradas, un trabajador les muestra un menú y les da un número de teléfono, al que deben escribir un mensaje de Whats App con su pedido. Por último, se le asigna a cada vehículo su plaza. Los espectadores entonces solo tienen que sintonizar la frecuencia FM 102.1 y esperar a que la pantalla proyecte la película y el camarero les traiga su cena.

El martes, en la segunda sesión de las 20.30 horas, se proyectó Legado en los huesos, la segunda entrega de la Trilogía del Baztan, basada en las novelas de Dolores Redondo. Algunas de las parejas de la sesión ya habían leído esos títulos y acuden a ver qué tal es su versión cinematográfica. "He leído el primer libro y, como me gusta mucho el cine, he aprovechado que sacaban aquí la segunda parte, que dicen que es buena", reconoció Estela Medrano, que fue acompañada de su madre. Hoy comienzan las proyecciones de la clásica comedia romántica Grease.

Pero no es la cartelera la única motivación de los espectadores. Muchos fueron por lo "original" de la iniciativa, otros por recomendación de amigos y familiares. "Vino mi hijo el otro día y nos dijo que estaba muy bien. Además nunca había venido al Navarra Arena y ya tenía ganas de verlo", expuso Maite Ariaz. Independientemente de qué les anime a venir, los espectadores, según afirmó Javier de la Fuente, "salen contentos, y muchos repiten".

noticias de noticiasdenavarra