'Expresionismo alemán' en el Thyssen

Se trata de un doble ensayo de rescontrucción y recuperación que busca recomponer la colección del barón

27.10.2020 | 00:56
Una mujer observa el cuadro 'Atardecer' de Edvard Munch.

El Museo Thyssen inaugura este martes la muestra Expresionismo alemán con obras de la colección del barón Thyssen que se reencuentran "por primera vez" después de su separación, ya que pertenecen a distintos miembros de la familia del fallecido Hans Heinrich Thyssen.

"Nuestro mayor agradecimiento corresponde a los coleccionistas de la familia, que por primera vez han participado juntos en este gran homenaje y recomposición: Alexander, Francesca y la baronesa. Hay obras de la familia que no había visto nunca físicamente y ha sido muy interesante verlas hermanadas en la colección", señaló el director artístico del museo, Guillermo Solana.

Solana, aseguró que esta muestra supone "un antes y un después" para la pinacoteca, ha definido la exposición de Expresionismo alemán como "un doble ensayo de reconstrucción y recuperación" que busca "recomponer lo que fue la colección del barón, nunca expuesta junta".

Obras como Cocina alpina, de Ernst Ludwig Kirchner, Casa giratoria, de Paul Klee o Pintura con tres manchas, de Wassily Kandinsky, son algunas de las piezas que podrán verse en esta muestra hasta el próximo 14 de marzo de 2021, y que supone el pistoletazo de salida "anticipado" del centenario del nacimiento del barón.

La exposición, comisariada por Paloma Alarcó, plantea un recorrido "de una manera más original que la cronológica", contando la historia de Alemania y la cultura europea "en esos tiempos tan difíciles que fueron los de la primera mitad del siglo XX desde el estudio del artista hasta la casa del coleccionista". "Es una fiesta para los ojos y un enorme goce visual", indicó Solana.

Cuando en mayo de 1961 el barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza adquirió Joven pareja, de Emil Nolde, iniciaba un cambio de rumbo en el coleccionismo de la saga Thyssen. Si durante el periodo de entreguerras su padre, Heinrich Thyssen, había reunido una extraordinaria colección de maestros antiguos, entre los años setenta y noventa del pasado siglo el hijo desarrolló una intensa actividad coleccionista centrada en los principales movimientos artísticos del siglo XX.

En 1993, el Estado español adquirió la mayor parte de la colección Thyssen y una significativa selección de obras del expresionismo alemán pasó a pertenecer al Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, un arte hasta entonces inexistente en las colecciones españolas.

Con esta muestra, que cuenta con la colaboración de la Comunidad de Madrid, arranca la conmemoración en el museo del centenario del nacimiento de Hans Heinrich Thyssen.

La decisión de adelantar el centenario se debe a que los proyectos de este año "se han venido abajo" debido a la actual pandemia de coronavirus: así, la exposición de Magritte pasa al año 2021 y la de Alex Katz al 2022. "Era lo mas razonable y estas semanas nos lo han confirmado", añadió Guillermo Solana.

El director artístico ha desgranado en qué consistirá este año dedicado al barón Thyssen, que tendrá tres grandes montajes expositivos en las salas de la colección permanente. El primero de ellos, en el mes de marzo, tendrá que ver con los préstamos realizados por la hija del barón, Francesca, en el que habrá desde pintura antigua hasta orfebrería o escultura.

Solana resaltó el "gran esfuerzo de investigación" para preparar este centenario del barón y habló de "empezar a tomarse en serio la investigación sobre la historia" de Heini Thyssen.