liga de campeones/octavos de final (ida)

El Barcelona se pelea con el gol

sin puntería | los azulgrana apabullan al lyon en el segundo tiempo pero no materializan sus ocasiones

08.02.2020 | 20:17
Messi y el portero local Lopes, protagonistas en el duelo de ayer.

Olympique Lyon0

Barcelona0

OLYMPIQUE DE LYON Lopes; Dubois, Marcelo, Denayer, Marçal; Ndombele, Aouar; B. Traoré (Tousart, min.68), Depay, Terrier (Cornet, min. 76); y Moussa Dembélé (Cheikh, min. 84).

BARCELONA Ter Stegen; N.Semedo, Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Sergio Busquets, Sergi Roberto (Arturo Vidal, min. 81), I. Rakitic; Messi, Suárez y Ousmane Dembélé (Coutinho, min. 67).

Árbitro Cüneyt Çakir (TUR). Mostrá amarilla a Aouar (min.3), Dubois (min. 33), Sergio Roberto (min.80) y a Semedo (min. 88).

Estadio Groupama Stadium; unos 59.000 espectadores.

LYON - El Barça dejó vivo al Lyon y evidenció su falta de gol frente a un rival que plantó cara en el primer tiempo, pero que estuvo a merced de los azulgranas en el segundo. A los jugadores de Valverde les faltó precisión y puntería. Mereció más el conjunto catalán, pero el Lyon, un equipo alegre, también tuvo sus opciones, especialmente en el primer tiempo.

El Lyon, uno de los representantes de los jóvenes equipos europeos (un Ajax a la francesa), jugó con descaro, sin miedos, tiene recursos y es capaz de ponerle las cosas difíciles a cualquiera, como demostró ante el Barça.

El partido, trepidante, se aceleró en los últimos minutos de la primera parte. Con los desbordes de Dembélé, el Barça tuvo cerca el gol, primero con un remate del francés que salió fuera por poco; en la última acción, Busquets pudo batir a Lopes, con un disparo que rechazó Denayer.

En el segundo tiempo, el guión del partido no varió. Messi no estaba muy fino y parecía que quien tenía que marcar las diferencias tenía que ser Dembélé, que encaraba e intentaba forzar los uno contra uno. De Luis Suárez para entonces no había noticias.

Cuando Messi se afinó, su equipo fue otro, el argentino protagonizó una gran acción con Dembélé, salvada por Lopes (min. 65). Pero sorprendentemente, Valverde decidió darle un giro al partido, sacó del mismo a su mejor jugador hasta entonces (Dembélé) y puso a Coutinho.

En los diez últimos minutos el Barça acumuló muchas opciones, las principales un remate de Busquets que salvó Lopes en una gran intervención (min. 86) y otro de Messi en el 87. Pero los de Valverde seguían negados de cara al gol. - Efe