Primera División

El fútbol femenino ya negocia su primer convenio

Primera División | Las jugadoras profesionales reclaman un salario mínimo a la asociación de clubes, además de otras condiciones

08.02.2020 | 20:38
Las jugadoras que asistieron a la reunión con la AFE, entre las que se encuentran las navarras del Athletic Ainhoa Tirapu y Marta Unzué.

Las jugadoras profesionales reclaman un salario mínimo a la asociación de clubes, además de otras condiciones.

pamplona - Las negociaciones para la consecución del Convenio Colectivo de Primera División Femenina están avanzando con celeridad. Esta misma semana se han producido dos reuniones en las que ya se han plasmado algunas de sus condiciones básicas sobre un boceto. El martes pasado por la tarde jugadoras de casi todos los equipos de la máxima categoría (entre las que están las navarras del Athletic Marta Unzué y Ainhoa Tirapu), se citaron con los representantes de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), entre los que se encontraban su presidente -David Aganzo-, su vicepresidente -Jesús Barbadilla- y su secretario general -Diego Rivas-, en su sede de Madrid para debatir sobre los pasos que se están dando en la negociación con la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) y concretar la contrapropuesta que se presentó en la reunión del día siguiente con la patronal.

En esta reunión del miércoles de la mesa negociadora del Convenio Colectivo para el fútbol femenino, la AFE presentó un documento a la ACFF, al que un periódico del Grupo Noticias ha tenido acceso, en el que se detallan sus principales demandas. La cuestión prioritaria es el salario mínimo, para el que ofrecen dos alternativas.

Por un lado, establecen que el salario mínimo sea de 20.000 euros anuales siempre que no se condicionen a los términos de la propuesta que la ACFF realizó en la anterior reunión. En este caso, el régimen de parcialidad de los contratos de las plantillas no sería limitado.

O, por otra parte, aceptarían la propuesta efectuada por los clubes de 14.000 euros anuales de salario mínimo -abonable en doce mensualidades- siempre y cuando acepten "la limitación de un porcentaje de parcialidad en la contratación máximo del 25%" y se cumplan una serie de condiciones.

En estas cláusulas se estipula, como primer punto, que el convenio tenga un efecto retroactivo desde el 1 de enero de este año 2019. Además, la vigencia del convenio debería ser del mencionado 1 de enero al 30 de junio de 2020 manteniéndose hasta que no se sustituido por uno nuevo, por lo que el salario mínimo tendría que incrementarse con el IPC o el índice que lo sustituya, en su caso, más dos puntos porcentuales. Como punto número 3 disponen la "revisión de las condiciones salariales para la temporada 2019-2020 si se obtienen mayores ingresos por parte de los clubes por cualquier causa suscribiendo un compromiso por todas las partes firmantes de acometer la modificación del Convenio Colectivo en este extremo antes del 30 de septiembre de 2019".

El siguiente apartado se refiere a la jornada laboral: las futbolistas piden 35 horas semanales "en cómputo semestral con limitación de los tiempos de desplazamiento y concentraciones". Al igual que la inclusión en el convenio de un protocolo sobre embarazo, maternidad y lactancia. Las vacaciones, asimismo, tendrían que ser de 30 días naturales, de los cuales 21 días de vacaciones serían en verano de manera consecutiva, manteniendo también los días de descanso adicionales en Navidad "igual que en el convenio masculino". En relación a la incapacidad temporal, solicitan un complemento que cubra el 100% del salario durante todo el periodo de baja de la jugadora.

En este Convenio Colectivo de Primera División tendrían que estar incluidas las jugadoras de los equipos filiales que participen en cuatro convocatorias del primer equipo seguidas o en seis alternas durante cada campaña. Del mismo modo, se establece un protocolo contra el acoso sexual "por razón de sexo o laboral". Y, por último, "debieran regularse los derechos colectivos de las futbolistas y el retorno de las cantidades que se obtengan por la explotación de estos derechos a las jugadoras, que tendrán en todo caso la condición de salario".

Diez condiciones, en definitiva, que tienen que cumplirse en el caso de que se opte por la vía del salario mínimo de 14.000 euros.

Se tomarían Medidas Una vez celebradas estas dos reuniones y entregada la propuesta aquí detallada, la AFE y las jugadoras están a la espera de la respuesta por parte de la ACFF, que desean que sea positiva en aras de avanzar en la negociación del convenio. "Si no se llega a un acuerdo después de unas ocho reuniones que llevamos, tomaremos medidas", señaló una jugadora de la Real que estuvo presente en la reunión de la AFE del martes.