Messi desencadenado

victoria | el argentino marca dos goles y el barcelona encarrila su pase a la final

09.02.2020 | 06:48
Messi y Suárez, los goleadores, celebran uno de los tantos del partido.

Barcelona3

Liverpool0

BARCELONA Ter Stegen; Sergi Roberto (Aleñá, m.94), Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Busquets, Arturo Vidal, Rakitic; Messi, Suárez (Dembélé, min.93) y Coutinho (Semedo, m.60).

LIVERPOOL Alisson; Gomez, Matip, Van Dijk, Robertson; Fabinho, Milner (Origi, m.84), Keïta (Henderson, m.24); Salah, Wijnaldum (Firmino, m.78) y Mané.

Goles 1-0, m.26: Suárez. 2-0, m.75: Messi. 3-0, m.82: Messi.

Árbitro Björn Kuipers (HOL). Amonestó a Lenglet (m.39), Suárez (m.81), Jordi Alba (m.86) por el Barcelona y a Fabinho (m.81) por el Liverpool.

Estadio Camp Nou, 98.299 espectadores.

BARCELONA - El Barcelona puso un pie en la final de la Liga de Campeones, gracias a un doblete de Messi y otro tanto de Luis Suárez, que escondieron un discreto partido de los azulgranas ante el Liverpool, que mereció llevar la eliminatoria más abierta a Anfield Road.

A pesar de un buen inicio del Liverpool, Messi reclamó pronto su protagonismo. El astro argentino acabó con el desconcertante inicio de sus compañeros bajando a recibir al centro del campo para evitar que el equipo se partiera en dos. Dos fogonazos del 1' pasado el cuarto de hora acabaron con sendos remates de Coutinho, el primero a las manos de Allison y el segundo demasiado cruzado. El Barcelona, que estaba siendo dominado, golpeaba primero.

Y entonces, apareció Jordi Alba, en una de sus internadas por la izquierda, para poner un centro en el área pequeña. Luis Suárez se tiraba con todo y cazaba el remate para enviarlo al fondo de la red. Era su primer gol en la Champions desde el 4 de abril del 2018. Y qué gol.

Un remate alto de Mané tras un pase filtrado de Henderson y un disparo desviado de Milner desde la frontal fueron, pasada la media hora, las únicas oportunidades visitantes en toda la primera mitad.

Salió el Liverpool a por el empate tras la reanudación, y casi lo consigue en sus dos primeras aproximaciones. En ambas, Ter Stegen desvió a córner los remates de Milner y Salah. El Liverpool se mostraba peligroso, pero el fútbol no siempre es justo y los locales se encontraron con el segundo gol en la primera llegada clara de la segunda mitad. Una rápida transición que acabó con un remate al larguero de Suárez, cuyo rechace lo empujó Messi a portería vacía para hacer el 2-0 a un cuarto de hora para el final.

Klopp, desesperado en la banda, se jugaba la carta de Firmino, reservado por sus problemas musculares, pero este curso Messi ya lo avisó: quiere "esa copa tan linda y deseada" que se llama Champions.

El astro argentino la reventaba a la escuadra en un lanzamiento de falta para hacer el tercero, enloquecer al Camp Nou y sumar su tanto 600 como azulgrana.

En los últimos minutos, el Liverpool intentó sobreponerse al golpe buscando el gol que le mantuviera vivo para la vuelta en Anfield, pero la desgracia se cebó en el conjunto red, cuando Salah estrelló un disparo al palo con Ter Stegen prácticamente batido. Aunque aún podía haber sido peor para el equipo británico. En la última jugada del tiempo añadido, Dembélé, recién ingresado en el terreno de juego, falló una contra clara, rematando solo a las manos de Alisson. - Efe