primera división

El Atlético no despeja las dudas

IGUALDAD | El Celta plantó cara en el Wanda en un partido con ocasiones claras para ambos

10.02.2020 | 04:04
Diego Costa y Aidoo saltan por encima del portero del Celta, Rubén Blanco, que ha atajado el balón.

Atlético de Madrid0

Celta0

ATLÉTICO DE MADRID Oblak; Trippier, Giménez, Felipe, Lodi; Herrera (Thomas, min. 60), Koke, Saúl; Correa (Vitolo, min. 60), João Félix (Morata, min. 68) y Diego Costa.

CELTA Rubén Blanco; Hugo Mallo, Araujo, Aidoo, Olaza; Okay Yokuslu (Pape Cheikh, min. 66), Rafinha, Lobotka, Denis Suárez (Brais Méndez, min. 73); Aspas (Sisto, min. 87) y Santi Mina.

Árbitro Melero López (C.Andaluz). Amonestó con tarjeta amarilla a Koke (min. 75), Saúl (min. 81) y Diego Costa (90+5) por parte del Atlético de Madrid; y a Aidoo (45+2), Aspas (min. 63), Rubén Blanco (min. 77), Pape Cheikh (90+1) y Olaza (90+5) en el RC Celta.

Estadio Wanda Metropolitano. 57.701 espectadores.

Madrid - El Atlético de Madrid alimentó las dudas que se habían generado durante la última semana tras encajar una dolorosa derrota en San Sebastián y haber salvado in extremis un punto ante la Juventus en la Liga de Campeones.

El conjunto local empezó bastante más entonado, con los defensas acaparando protagonismo en sus ayudas ofensivas. Esa paradoja se veía, sobre todo, cada vez que el lateral inglés Kieran Trippier se encargaba de poner en marcha el balón parado, una faceta en la que nadie le hace sombra en la plantilla colchonera.

Pero el Celta se fue sacudiendo poco a poco el dominio del Atlético, y empezó a equilibrar las fuerzas, especialmente guiado en el centro del campo por Rafinha Alcántara en compañía de Stanislav Lobotka, aunque sin generar excesivo peligro.

Oblak dio el susto en un encontronazo con Santi Mina en un balón dividido, despertando las alarmas tras rememorar el golpe que él mismo sufrió el pasado 14 de septiembre en el Reale Arena. Una vez sacudidos los nervios, tanto para Oblak como para las gradas del Wanda Metropolitano, el Atlético puso fin al monólogo vigués con otro buen arreón antes del descanso.

Al poco de volver de los vestuarios, el arquero del Celta siguió acumulando trabajo ante Koke Resurrección.

Pero el partido bajó en decibelios y aunque el Cholo Simeone introdujo a Vitolo Machín y a Thomas Partey, el cuadro vigués creó su mejor ocasión de peligro, nacida desde un bonito pase de Santi Mina entre líneas y que acabó en la bota izquierda de Brais Méndez, cuyo remate forzado lo despejó Oblak con pericia. Lodi pudo marcar después el gol del triunfo local, pero falló y no hubo tiempo para más. - Efe