tercera división

Ley, razón y salud

10.11.2020 | 01:04

7/8 de noviembre de 2020, se celebra la 4 jornada de competición con 24 equipos de fútbol, 4 de 2ªB y 20 de Tercera División, es decir, en torno a 984 personas cada fin de semana en nuestra Comunidad Foral, hoy día lluvioso y de temperaturas bajas, se juegan los partidos de fútbol.

¿Considera el Gobierno que se está actuando correctamente? Yo creo que no.

¿Considera que cumplen las normativas legisladas de salud laboral? Con la actividad deportiva como es el fútbol, yo creo que no.

¿Considera que se puede permitir que los jugadores no tengan ningún sitio para poder asearse, cambiarse de ropa y tengan que hacerlo al aire libre con las condiciones climatológicas que se prevén de cara al invierno? Incumplen la legislación de Salud Laboral y discriminan a los trabajadores del fútbol.

¿Puede ser esto un foco de enfriamientos, resfriados, etcétera? Va a afectar directamente a estas personas que después de un partido de 90 minutos han sudado por el esfuerzo, están mojados por la lluvia y no pueden asearse hasta que llegan a casa, que tardan mínimo una hora y hasta tres horas en llegar a su casa, mojados, sudados y en condiciones que no permite la Ley de riesgos laborales. Cuando hay un número muy importante de jugadores que están dados de alta en la Seguridad Social y por tanto son trabajadores, porque para una empresa pueden ir a usar los vestuarios, cambiarse de ropa y estos trabajadores no. ¿En que se basa esta discriminación entre trabajadores?

Los partidos se celebrarán a puerta cerrada. Por un lado establecen esta obligación a los clubes y por otro permiten que la ciudadanía vea los partidos desde fuera de los campos. Cuando sería de sentido común que sean abiertos al público, con el aforo limitado, cumpliendo todas las normas y con el control establecido, no lo permiten. Pero dejan que sin control, sin medidas, se pueda aglomerar público alrededor de los campos de fútbol. Esto no es razonable.

Por todo ello apelo que se revise toda esta situación y, por el bien del fútbol, permitan a estas 984 personas, cada fin de semana, que tengan unas mínimas condiciones de salud, trabajo y deporte, usen los vestuarios con las medidas establecidas de limpieza y espacio necesario y, si no, suspendan todo.