La cooperativa local de Garralda, ejemplo de respuesta audaz ante la crisis energética

El vicepresidente y el consejero Irujo participan en la presentación de Garraldargi Koop, la primera comunidad local de autoconsumo energético de Navarra impulsada por un grupo vecinal, con el respaldo del Ayuntamiento, el Gobierno y ANEL

28.03.2022 | 16:15
En primera fila, Uxue Itoiz, Ignacio Ugalde, José María Aierdi, Mikel Irujo, Ángel Luis Mandacen y Gurutz Gorraiz, con vecinos y vecinas de la localidad.

El vicepresidente y consejero de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos del Gobierno de Navarra, José Mª Aierdi, ha destacado la cooperativa energética que se ha presentado este lunes en la localidad pirenaica de Garralda como "un ejemplo de respuesta audaz y de ejercicio efectivo y práctico de la soberanía energética impulsado desde una iniciativa local participativa", con el objetivo global de "hacer frente a los retos de la transición ecológica y transformación de nuestro modelo productivo y de consumo en un contexto global de emergencia climática y de la crisis totalmente desorbitada que se ha desatado en el mercado energético internacional".

Asimismo, Aierdi ha situado esta iniciativa en el marco de la estrategia del Plan del Pirineo frente a la despoblación para construir en esta comarca "alternativas de futuro desde un mundo rural vivo y activo para las generaciones venideras".

Por su parte, el consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Mikel Irujo, ha querido recalcar el compromiso firme y trabajo activo de Navarra en materia de transformación del modelo energético y productivo. "Ya nos marcamos objetivos más ambiciosos que la Unión Europea para alcanzar la neutralidad en emisiones en la aprobación del Plan Energético de Navarra H2030 en 2018, damos un paso adelante ahora con la aprobación por unanimidad de la Ley Foral de Cambio Climático y Transición Energética y trabajamos en una normativa que regula las comunidades energéticas. Hoy asistimos a la constitución de la primera cooperativa energética que va a permitir un ejercicio de participación directa y empoderamiento de sus miembros en las decisiones sobre energía que les competen", ha indicado.

El vicepresidente del Ejecutivo foral ha intervenido este lunes, junto con el consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Mikel Irujo; el alcalde de Garralda, Gurutz Gorraiz; el presidente de la asociación ANEL, Ignacio Ugalde; y el presidente de la cooperativa promotora, Ángel Luis Mandacén, en el acto de presentación del proyecto fotovoltaico Garraldargi Koop, la primera comunidad de autoconsumo energético a escala local, impulsada por una iniciativa vecinal, que se pone en marcha en la Comunidad Foral.

La instalación, promovida por una cooperativa local autogestionada, con el respaldo del Gobierno de Navarra, el Ayuntamiento de Garralda y la asociación ANEL y en el marco del proyecto europeo LIFE NAdapta-CC, tiene como objeto la generación, suministro, consumo y almacenamiento de energía renovable, así como la prestación de servicios de eficiencia energética. Gracias a este proyecto la localidad de Garralda generará su propia energía de origen renovable a un precio muy bajo, mejorará la calidad de vida de sus habitantes, reducirá la huella de carbono y generará empleo local.
El proyecto incluye una instalación fotovoltaica de 162 kWp, la ejecución de la red interior, la instalación de baterías de segunda vida con una capacidad de 414 kWh y la instalación de 5 puntos dobles de recarga de vehículos eléctricos con un presupuesto total de 754.278 euros.

La figura de las comunidades energéticas


Las comunidades energéticas son entidades que no buscan una rentabilidad financiera; se constituyen para impulsar y facilitar la participación activa de los consumidores en el sistema energético y mejorar la gestión de la energía mediante una gobernanza basada en la participación abierta y voluntaria de sus miembros. Asimismo, están controladas por socios con vinculación con el territorio, por lo que los beneficios medioambientales, económicos y sociales que aportan revierten de manera directa en el entorno en el que se constituyen.

Su impacto va más allá del sector energético, puesto que ayudan en la lucha contra el cambio climático y la pobreza energética y promueven mejoras sociales en la comunidad, por lo que son una figura especialmente interesante para los municipios de reto demográfico. Al estar cercanas al territorio, conocen sus puntos sensibles y las ventajas que pueden ofrecer, al tiempo que ayudan a dinamizar la actividad local, generar empleo y fijar población.

Nasuvinsa, la sociedad pública que ha liderado el desarrollo técnico del proyecto Garraldargi Koop, junto con las asistencias técnicas de la ingeniería ESEKI y el servicio jurídico de LKS Next, ha llevado a cabo varias acciones para el impulso a la creación de comunidades energéticas en Navarra dentro del Proyecto LIFE-IP NAdapta-CC. Entre otros análisis, ha elaborado un estudio de benchmarking de comunidades energéticas sobre el estado actual de las mismas, incluyendo un análisis comparado y las dificultades encontradas para su desarrollo.

noticias de noticiasdenavarra