Hemen euskaraz... ‘poliki poliki’

El gobierno respetará los derechos de los funcionarios y la “voluntariedad” al fijar plazas bilingües de la Administración y priorizará la atención a la ciudadanía

08.02.2020 | 19:50
El objetivo es la atención al público.

E el decreto del Euskera en la Administración que pretende adecuar la prestación de servicios públicos en los dos idiomas propios de Navarra a la nueva realidad sociolingüística de la ciudadanía comienza a dar sus primeros pasos. Tras la aprobación de dicho decreto que desarrolla la Ley del Euskera, cada departamento está trabajando un plan específico partiendo de su realidad y la del entorno con el que trabaja. Se trata de ir equilibrando la enorme distancia que hay entre una Administración con apenas un 1% de funcionarios no docentes bilingües y un casi un 13% de población euskalduna, es decir, unos 150 empleados para 80.000 vascohablantes... Los sindicatos pertenecientes a la mesa de negociación del personal funcionario conocieron esta mañana los criterios que el Gobierno de Navarra plantea a la hora de cubrir las plazas que contarán con perfil bilingüe tras la aplicación de los Planes Lingüísticos de los departamentos a los que hace referencia el Decreto Foral 103/2017 además de una primera concreción de qué supondría su aplicación en el caso concreto del departamento de Relaciones Institucionales en forma de plan según el cual harían falta definir 5 plazas bilingües. Actualmente hay 71 sobre 159 y 12 respecto a 98, descontada Euskarabidea. Algunas centrales, como UGT, han reiterado en una nota su posición crítica al decreto.

Con esta reunión, el Gobierno de Navarra afirma cumplir con lo establecido en la disposición adicional séptima del Decreto Foral, referente a la negociación colectiva a la que se deberá someter la especificación de los puestos bilingües en los que sea preceptivo el conocimiento del euskera. Un decreto basado en "la atención a la ciudadanía navarra siendo a la par garantista con los empleados públicos que ocupan esas plazas". Según explicó la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, cada Departamento deberá proponer a lo largo de la vigencia del Plan (2019-2021) las plazas bilingües que resulten del diagnóstico del Plan y teniendo en cuenta tres criterios: la zonificación (dónde están situadas las plazas), la realidad sociolingüística y la atención prioritaria a la ciudadanía. La propuesta que se ha presentado a los sindicatos se refiere a los criterios que todos los departamentos seguirán a la hora de cubrir estas plazas. Unos criterios basados en "el respeto a los derechos adquiridos de las personas que ocupan dichas plazas", se señala. En este ámbito, "se trabajará con la voluntariedad de esas personas ofreciendo además, y de manera voluntaria, participar en las acciones formativas de euskera que se organicen al efecto", precisaron.

cómo se cubrirán las plazas Por lo tanto, en la propuesta presentada por el Gobierno, a la hora de determinar a qué plaza se le asignará perfil lingüístico, "se atenderá en primer lugar a la voluntariedad del personal. Es decir, se le asignará este perfil a las plazas ocupadas por personal fijo que así lo desee", subrayó. Si esto no resultase posible, "se le ofrecerá el perfil a plazas de personal fijo con un nivel lingüístico inferior al requerido y que esté dispuesto a recibir formación lingüística. Si ninguno de los casos anteriores fuese posible, se llevará a cabo el mismo proceso con personal temporal. Si en ningún caso la asignación fuese posible, el Gobierno podrá asignar perfil bilingüe a una plaza en la que se respetarán los derechos adquiridos de la persona que la ocupa hasta que la misma quede vacante", indicaron.

En la misma reunión la consejera Ollo explicó el plan del departamento de Relaciones Ciudadanas e Institucionales. La propuesta, presentada para su negociación, incorpora un total de 5 plazas con perfil lingüístico, distribuidas de la siguiente manera: dentro de la Dirección General de Comunicación y Relaciones Institucionales, un puesto en el Área de Publicaciones con funciones en la venta de material que edita el gobierno, y dos puestos en el servicio de Atención y Participación Ciudadana que prestan atención a la ciudadanía por teléfono o correo electrónico. Dentro de la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos se propone un puesto para la atención presencial o telefónica a la ciudadanía y, referente al Instituto Navarro para la Igualdad, otra plaza para prestar servicio directo a las entidades locales. - D.N.