Incendio en la planta de orujo del trujal Hacienda Ortigosa de Viana

Bomberos de cuatro parques trabajaron en la tarde de ayer para la extinción del fuego declarado en palets de madera

09.02.2020 | 13:38
Actuación de las emergencias en el incendio declarado en Viana.

pamplona - Un incendio de considerables dimensiones se declaró en la tarde de ayer en las instalaciones de la empresa Hacienda Ortigosa de Viana, una fábrica de aceite y trujal que se encuentra en el término municipal de Viana, junto a la carretera NA-6320 (Viana-Recajo). El incendio se declaró, sobre las 16.00 h por causas que se desconocen y que son investigadas por agentes de la Guardia Civil de Navarra, en el exterior de la nave. En principio las llamas habían afectado a una zona de almacenaje de palets de madera y de distintos componentes y materiales de procesado de la fábrica. Las labores de extinción del incendio, en las que participaban tanto bomberos del parque de Logroño como efectivos que llegaron de refuerzo de los parques de Estella, Lodosa y de Cordovilla, se complicaron por el fuerte viento reinante en la zona y por la cercanía de la nave al lugar donde brotaban las llamas. De esta forma, los bomberos trataron de proteger la estructura de la fábrica y que no se viera afectada por el fuego que en un inicio estuvo descontrolado debido a la cantidad de residuos y materiales inflamables que el incendio encontró por el camino y que ejercieron de combustibles de las llamas. Las labores de extinción durarán varios días. La densa columna de humo provocada al arder la materia orgánica, básicamente madera, orujo y serrín, no es tóxica, por lo que no causa daños a la población.

El trujal Hacienda Ortigosa -cuya planta de procesado de orujo ha levantado bastante polémica en el lugar y, sobre todo, en la vecina Logroño, debido a que se le achacaba como origen de los malos olores que llegaban a una parte de la capital riojana y se cuestionó su licencia de actividad- es un negocio que nació hace 14 años para trabajar con los subproductos de la aceituna y que en 2011 pidió licencia para una planta de compost. En 2014 solicitó otra para construir un secadero de orujo. - D.N.