Julen murió al caer al pozo y no por las lesiones durante su rescate, según un informe

La defensa del dueño de la finca solicitó dicho estudio para incluirlo en el juicio

09.02.2020 | 21:12
El equipo de rescate, antes de bajar a rescatar a Julen.

Málaga - El caso Julen da un nuevo giro con el resultado de un informe dado a conocer este martes en el que asegura que el pequeño Julen, de dos años, falleció a los pocos segundos de sufrir la caída. Este informe, pedido por la defensa del dueño de la finca de Totalán (Málaga), determina que el pequeño presenta lesiones producidas por los equipos de rescate aunque precisa que fueron posteriores a su muerte. Los patólogos necesitan para el informe definitivo las fotografías en formato digital, las radiografías que se le hicieron al pequeño Julen y el TAC, aunque todavía no lo han recibido.

En el estudio el doctor y el médico especialista en medicina legal y forense se muestra "básicamente de acuerdo" con el informe elaborado por los forenses del Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga en el que señalaban que el niño murió por la caída en el pozo, a los pocos minutos tras la precipitación, apuntando a que la causa del fallecimiento fue por traumatismo craneoencefálico y raquimedular, presentando fracturas. En concreto, el informe precisa que la ausencia de material extraño en las vías aéreas "orienta a una muerte casi inmediata". Además, añade que la luxación occito-atloidea se produjo "durante la caída por los mecanismos de tracción, flexión y extensión" y que "ésta fue la causa de la muerte casi inmediata del niño".

El documento añade que, después de fallecer al caer al pozo, en los intentos de rescate "se le pudieron producir lesiones al cadáver, pero todas ellas postmortem". "La mayor parte de las múltiples heridas que mostraba el menor en su cabeza son postmortem y se pudieron producir durante los intentos de rescate", se indica. También en el "estudio de viabilidad", que es "un breve análisis preliminar" del caso, se indica que "el niño falleció pocos segundos después de sufrir la caída". "No existe ningún dato de supervivencia más allá de unos pocos segundos y que algún familiar pudiera llegar a oír incluso un lloro del niño durante la caída o nada más llegar al fondo".

Además, no cree que la luxación cervical se produjera al llegar al fondo por transmisión de energías, "sino durante la caída por traumatismos fronto-occipitgales, fuerzas de flexo-extensión y tracción", incidiendo, de igual modo, en que "es compatible haber podido oír llorar al niño durante unos segundos". Así, se indica en que las fracturas craneales postmortem sí pudieron producirse en las maniobras de rescate, pero "parecen ser claramente postmortem".

Por otro lado, se indica que "la ausencia de material extraño en vías respiratorias hace imposible mantener la hipótesis de una supervivencia" bajo un tapón de tierra. Cabe recordar que la titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga que instruye el caso de la muerte del pequeño Julen considera que el dueño de la finca de Totalán (Málaga) cometió presuntamente un delito de homicidio por imprudencia grave.

la defensa Así se indica en un auto, recurrido por la defensa del único acusado, en el que se dispone que sigan las actuaciones por el trámite del procedimiento abreviado, apuntando que David Serrano, propietario de la parcela, pudo cometer un delito de homicidio por imprudencia grave ya que el día de los hechos, el 13 de enero de 2019, "era conocedor de que el pozo se encontraba al descubierto sin estar protegido con las suficientes medidas de seguridad".

Por su parte, la Fiscalía ha pedido tres años de prisión para el dueño de la finca de Totalán (Málaga) donde murió el pequeño Julen, el niño de dos años que cayó a un pozo de gran profundidad y cuyo cuerpo fue rescatado 13 días después, al considerar que los hechos son consecutivos de un delito de homicidio por imprudencia grave. - Efe/E.P.