Coronavirus en Navarra: segundo día con más fallecidos, 17

La Comunidad Foral registra 2.497 casos positivos, 192 más, y 236 pacientes han sido dados de alta

01.04.2020 | 11:42
Desinfección de ambulancias en Urgencias del Complejo Hospitalario de Navarra.

El Gobierno foral almacena ya en el Navarra Arena material sanitario

PAMPLONA. En las últimas horas se han contabilizado 192 nuevos positivos por coronavirus COVID-19 en Navarra, lo que supone un aumento del 8 % y sitúa el total en 2.497 y la cifra de personas fallecidas ha ascendido a 130, al haberse producido diecisiete muertes más.

El rango de edad de las personas fallecidas oscila entre los 57 y los 99 años, con una media de 81 años, según los datos actualizados en rueda de prensa por la consejera de Salud, Santos Induráin.

Del total de casos positivos desde el inicio de la pandemia, 1.120 han precisado hospitalización, una cifra que en el momento actual se sitúa en 698.

En cuanto a las unidades de cuidados intensivos, el número de pacientes que las han requerido es de 104, de los que 85 permanecen ingresados a día de hoy.

Respecto a las personas curadas, son 236, lo que supone 44 más que en el anterior registro.

La consejera ha apuntado que "apenas hay variación en el número de hospitalizados" puesto que solo ayer se dieron 66 altas hospitalarias de pacientes que han regresado a sus casas. En total son 300 las altas hospitalarias acumuladas.

De esta forma, del total de pacientes, casi el 60 % se encuentran en seguimiento domiciliario, asistidos por personal de Atención Primaria, y un 4,3 % en la modalidad de hospitalización a domicilio.

En cuanto al personal del sistema sanitario, tanto público como privado, los positivos ascienden al 3 %, 463 de un colectivo de 15.000 personas.

Según recoge el ministerio de Sanidad en su página web, la incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes se sitúa en Navarra en 322,68, por encima de la media nacional que es de 188,02.

FASE DE ESTABILZIACIÓN La consejera ha afirmado que se observa "un posible cambio de tendencia, una fase de estabilización" en el número de nuevos casos del coronavirus COVID-19, aunque ha preferido ser cautelosa al respecto.

Induráin ha señalado en conferencia de prensa que, desde el 24 de marzo, fecha en la que el número de nuevos casos aumentó un 18 %, el porcentaje se ha ido reduciendo, aunque en las últimas horas se ha producido un aumento porcentual mayor.

En todo caso, ha apuntado que es preciso tener cautela y esperar hasta el viernes o el sábado para valorar con más datos si se está produciendo ese cambio de tendencia.

Respecto a la situación de las UCI, ha declarado que en Navarra no se puede hablar en ningún momento "de situación de colapso", ya que hay 85 personas en cuidados intensivos pero el sistema de salud dispone de 120 camas disponibles, que se podrían ampliar un 30 %.

El sistema de salud, ha comentado, "va a ir variando su capacidad en función de las necesidades y disponibilidades" y ya se está haciendo "un gran esfuerzo".

Por otro lado, en relación a los hoteles "sanitarizados", ha indicado que en el Iruña Park de Pamplona se dispone de 160 camas para hospitalización a domicilio, de cuyos gastos se encarga el Departamento de Salud.

El Departamento también corre con los gastos de los hoteles en los que se alojan profesionales sanitarios, una iniciativa que se gestiona en colaboración con los colegios de médicos y de enfermería.

Además, en el Navarra Arena se está almacenando material sanitario, porque es un espacio que "reúne condiciones" para ello, ha aseverado la consejera.

Al ser preguntada por el cierre de consultorios, ha explicado que se debe a una reorganización de Atención Primaria por la evolución de la epidemia y "necesidades de la población en los distintos ámbitos".

Desde Atención Primaria, ha dicho, "hay una reorganización en muchos centros de salud" y sus equipos para asumir la atención a pacientes con afecciones respiratorias y que los mismos estén en el menor contacto posible con el resto de la población.

"LAS MASCARILLAS ARTESANALES NO PROTEGEN" El Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN) advierte sobre los riesgos de las mascarillas que se fabrican en casas, talleres y otros establecimientos, aunque reconoce "la gran calidad humana de estas numerosas iniciativas solidarias".

En primer lugar, los materiales empleados para su confección no reúnen los requisitos necesarios según los estándares correspondientes. En segundo lugar, el procedimiento de fabricación artesanal no sigue las especificaciones de ninguna norma técnica que verifique que la protección ofrecida es eficaz y adecuada frente al riesgo.

El ISPLN incide en que, para verificar que la protección ofrecida por toda mascarilla es eficaz, es imprescindible que, en su proceso de fabricación, se sigan las normas técnicas y las especificaciones, así como que se lleven a cabo los procesos de ensayos y verificaciones con los organismos pertinentes.

El citado organismo insiste a la población que "en ningún caso, la escasez de mascarillas de protección adecuadas debe solventarse con el uso de mascarillas artesanales dado que puede generar una falsa apariencia de seguridad en las personas usuarias, que pueden llegar a relajarse en la aplicación de otro tipo de medidas de protección contra el contagio muy relevantes tales como el lavado frecuente de manos, el mantenimiento de la distancia social (de al menos 2m), evitar tocarse los ojos, nariz o boca (incluso cuando se use guantes) y cubrirse la nariz y la boca al estornudar o toser con el interior del codo o un pañuelo desechable".

Además, la población debe conocer también que incluso las mascarillas más eficientes resultan inútiles si no se encuentran perfectamente ajustadas, por lo que es fundamental colocárselas correctamente.

Asimismo, el ISPLN desaconseja el lavado y la reutilización de cualquier mascarilla, ya que la limpieza de las mismas conforme a procedimientos no autorizados por los fabricantes, en principio, no ofrece garantías y puede llegar a favorecer la propagación del virus.

--------------------------------------