'Juevintxo' responsable

El Casco Viejo de Pamplona, vacío a partir de las 22 horas con las nuevas restricciones- - El Gobierno de Navarra dice que no se planteado el cierre total de la hostelería - Ayerdi defiende el horario de cierre

15.10.2020 | 01:18
Imágenes de las calles del Casco Viejo de Pamplona con los bares cerrados a las 10 de la noche

PAMPLONA – El Gobierno de Navarra, que ha llegado a plantear posibilidades "más estrictas" en los horarios, pero sin llegar al cierre de los establecimientos de hostelería, defiende el limite fijado a las 22.00 horas porque "ahora mismo hay una prioridad absoluta que es reducir la curva" de la pandemia. De esta forma se pronunció ayer el consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Manu Ayerdi, al ser preguntado sobre la últimas medidas acordadas para el sector y la respuesta de sus representantes.

El trabajador de un local de hostelería del centro de Pamplona, limpiando la terraza tras el cierre.

En relación con la nueva limitación de horario, Ayerdi comentó que desde el sector se planteó que el cierre en lugar de las 22.00 horas fuera a las 23.00 horas, pero el Gobierno entendió que "no procedía, no es el momento". "Ahora mismo hay una prioridad absoluta que es reducir la curva que tenemos, esto es absolutamente prioritario para el Gobierno", según Ayerdi, quien añadió que les hicieron ver que las medidas que se han tomado son "todo un paquete" y que no podían tocar eso, "lo prioritario es lo prioritario", ha aseverado.

El consejero insistió en que conocen las prioridades del sector al que están "acompañando", pero "lo que toca es que esa curva se reduzca", ha remarcado, al tiempo que ha apuntado que les dijeron que incluso se llegó a plantear "alguna posibilidad más estricta en los horarios" y esta les pareció "la adecuada". Cuestionado al respecto manifestó que no se planteó el cierre.

Tras señalar que este sector comparte la prioridad sanitaria en este momento, señaló que la hostelería es "una parte, ni mucho menos es la única, ahí están los datos el ámbito privado con un porcentaje alto de brotes". Esta fue una de las cuestiones que se abordaron en la reunión mantenida con representas del sector, en la que se trasladó por parte de la consejera de Economía y Hacienda, Elma Saiz, una propuesta de trabajo en el ámbito fiscal relacionada con el Impuesto de Actividades Económicas y eliminación del sistema de módulos, hacia una estimación simplificada. En lo relativo a Desarrollo Económico, "con el respaldo del Gobierno", se puso sobre la mesa el compromiso de sacar antes de fin de año una convocatoria de 10 millones de euros para ayudas directas al sector. Se trata, en su opinión, de un "esfuerzo grande" para un sector que está viviendo una situación "complicada y difícil".









Un momento "delicado" en Navarra

El martes la Comunidad Foral detectó 376 nuevos casos de la covid-19 tras realizar 3.013 pruebas PCR, lo que supuso una tasa de positividad del 12,5%. Como reconoció la propia consejera de Salud, Santos Induráin, se trata de "datos elevados, malos, preocupantes; no lo ocultamos". En esa misma jornada veinte pacientes requirieron ser hospitalizados, de ellos tres en UCI, y, además, dos personas fallecieron –un varón de 91 años y una mujer de 96 años– por esta infección. Con la filosofía de "reducir a mínimos la interrelación social y la movilidad", el Gobierno de Navarra acordó el pasado domingo una serie de restricciones para todo el territorio foral ante "el crecimiento alarmante de casos por día que llevó a superar con creces los 500 positivos" –concretamente, el domingo fueron 546–. Al mismo tiempo, Salud sigue manteniendo una estrategia de intervención comunitaria en las zonas de alta incidencia. Bajo esa premisa, ayer decidió actuar sobre dos localidades con "niveles altos de contagios": Carcastillo y Cadreita, aprobando mediante una orden foral un confinamiento perimetral en ambos municipios y haciendo un cribado a la población mayor de 15 años.

En la rueda de prensa posterior a la sesión de gobierno, Induráin, acompañada por el vicepresidente Javier Remírez, destacó que, según el último boletín epidemiológico semanal del Instituto de Salud Pública y Laboral, en la semana del 5 al 11 de octubre se detectaron 2.984 casos, un 45% más que en la semana previa, cuando "se registró una cierta estabilización por debajo de los 300 casos tras una reducción del 20% de los positivos respecto a la semana anterior", si bien reconoció que "en este momento esto es historia" porque "hemos vuelto a superar esa cifra con creces". Por ello, recalcó que "el nivel de incidencia hay que bajarlo cuanto antes y entre todos y todas", ya que "acaba afectando a todo el sistema sanitario y a la asistencia a otras patologías".

coordinación Salud, en contacto y colaboración con los ayuntamientos de Carcastillo y Cadreita, aprobó una orden foral que incluye la limitación de las entradas y salidas de los núcleos urbanos de estos dos municipios (no así de los domicilios) en cuanto a restricción de movimientos, exceptuando desplazamientos que tienen que ver con obligaciones laborales, sanitarias, educativas, atención a personas vulnerables y otras causas de fuerza mayor. La medida entrará en vigor a partir de mañana, con una duración inicial de 7 días, siempre sujeta al correspondiente análisis de la evolución epidemiológica y sanitaria.

Como indicó la consejera, Carcastillo presenta en los últimos 14 días una incidencia acumulada de 4.289 casos por 100.000 habitantes y de 3.327 en siete días. "Esto indica una marcada tendencia alcista, lo que ha precipitado esta intervención", señaló Induráin, que recordó que "a lo largo del verano se realizaron rastreos intensivos y también trabajo comunitario en relación con el ámbito laboral de temporeros, pero el otoño ha traído un evidente repunte que hay que cortar".

En Cadreita, por su parte, la situación es bastante similar en cuanto a incidencia, con 4.328 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, y 2.902 casos en los últimos 7. La medida del cierre perimetral –que en su día se aplicó a Peralta, Falces, Funes y San Adrián– irá unida a los cribados que realizarán en los próximos días a la población mayor de 15 años de ambos municipios. En Cadreita, el domingo ya se hizo un testeo en la franja de edad con más afectación y detectó 20 positivos asintomáticos de unas 300 personas analizadas.

pamplona Preguntada por la incidencia de Pamplona y si barajan la posibilidad de su confinamiento, respondió que "no cerrar no significa no actuar" y que siguen "muy de cerca" su evolución, porque "nos preocupa y nos ocupa". Presenta una incidencia de 779 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días y ayer por la tarde tenían una reunión con el alcalde para "ir siguiendo la situación".

"Monitorizamos los indicadores, por supuesto, a diario" y "según cómo vaya la situación no esperaremos para tomar las medidas que haya que tomar", sostuvo al ser cuestionada por el hecho de que Pamplona cumple con dos de los tres criterios marcados por el Ministerio para acordar un confinamiento –una incidencia superior a 500 casos por 100.000 en 14 días y una tasa de positividad superior al 10%–, pero no con el criterio del 35% de las UCI ocupadas por pacientes covid –24,81%–. Al respecto, Remírez dijo que siempre serán leales a los criterios fijados.








el 59%, en pamplona y comarca En cuanto a los 376 nuevos casos del martes, el 59% fueron en Pamplona-Iruña y Comarca, seguidas del Área de Tudela, con el 25% y el Área de Estella-Lizarra, con el 5% de los positivos. En cuanto a la edad, el grupo mayoritario fue el de 45 a 59 años, con un 25%; seguido por el de 30 a 44 años, con un 22%; el de 15 a 29 años, con un 21%; el de los menores de 15 años, con un 15%; los comprendidos entre los 60 y los 75 años, con un 12%; y, finalmente, el de los mayores de 75 años, con un 5%. La edad media de los nuevos contagios fue de 40 años.

La red sanitaria integrada de Navarra acoge, tras el balance de ingresos y altas, a 282 pacientes en los centros públicos y privados –nueve menos que el lunes–, con una ocupación en la UCI de 31 personas –dos menos que el día precedente–. Asimismo, otros 49 pacientes están en hospitalización a domicilio –cinco menos que el día anterior– y 202 en planta –dos menos que el lunes–.

"Estamos en un momento delicado; el nivel de incidencia tenemos que bajarlo cuanto antes entre todos"

Santos Induráin

Consejera de Salud

Catalunya cierra los bares y restaurantes y Asturias regresa a una "fase 2 modificada"

El coronavirus avanza en la llamada segunda ola, que ya cerró las puertas de España al turismo extranjero en verano, sin que las medidas puntuales puestas en marcha en diversos territorios hayan conseguido frenarla, lo que obliga a extremar las restricciones, como hizo ayer Catalunya con el cierre de bares y restaurantes durante un mínimo de 15 días.

Ese avance del SARS-Cov-2 causante de la enfermedad de la covid-19 queda patente en los 11.970 nuevos contagios (y 209 fallecidos) notificados ayer, que elevan el total por encima de los 900.000 (908.056), con 100.000 en los últimos diez días.

El paso dado por las autoridades sanitarias catalanas, que ha puesto en pie de guerra al gremio de la restauración pese a los anuncios de ayudas, choca colateralmente con la premisa de consenso tras el paso de la covid-19 como un ciclón la pasada primavera: no se puede volver a paralizar la actividad económica.

El gran debate de la pandemia: salud o economía, con la derivada de una crisis económica que también en el fondo es una crisis que afecta de lleno a la vida de las personas, a su sustento y, por tanto, a su propia salud.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, lo aseguró de esta manera: "No podemos parar la actividad económica, pero nos tenemos que adaptar para salvar vidas y tener en cuenta dónde se está produciendo el grueso de los contagios, como el ámbito familiar y los ámbitos de socialización, donde uno se quita la mascarilla mientras come".

El cierre de bares y restaurantes en Catalunya, que sólo podrán servir comida para llevar, será extensivo a los servicios con contacto físico, menos peluquerías, y se completa con la reducción del aforo al 30% en locales comerciales y al 50% en gimnasios y actividades culturales, que deben finalizar a las 23.00 horas.

El presidente catalán en funciones, Pere Aragonès, ha instado a reducir al máximo la movilidad, evitar reuniones fuera del entorno familiar y a optar por el teletrabajo y la enseñanza a distancia. Recomendaciones, en cualquier caso, porque su imposición sólo sería posible con el confinamiento domiciliario o, en menor medida, con el toque de queda, que ya se estudia en algunos países europeos.

Las disposiciones de la Generalitat, que ahora debe avalar el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, se han tomado con una incidencia acumulada de las transmisiones del virus de 263,43 casos por cada 100.000 habitantes, una velocidad de reproducción de 1,3 y 1.866 personas hospitalizadas, 231 de ellas en la UCI.

Diez comunidades autónomas superan –algunas ampliamente– el dato de incidencia de Cataluña, incluida Madrid, donde ayer miércoles era del 463,14 (sin incluir los habituales retrasos de notificaciones que lo elevan a posteriori) con 3.932 ingresados en centros sanitarios, 477 en cuidados intensivos.

Además, el Gobierno del Principado de Asturias ha implantado unas medidas similares a las de Navarra y prohibido el consumo en las barras de los locales de hostelería durante quince días ante el aumento de la incidencia de la pandemia. El presidente del Principado, Adrián Barbón, que calificó esta medida como una "fase 2 modificada", dijo que se trata de un "cortafuego" para contener el virus que será modificado de forma periódica.

los datos

Madrid cuadruplica los contagios. Los contagios por coronavirus notificados en las últimas 24 horas se han disparado en la Comunidad de Madrid al pasar de 309 a 1.602, mientras el Ejecutivo madrileño ha anunciado que prepara medidas "contundentes" tras el compromiso del Gobierno de no prorrogar el estado de alarma más allá de los 14 días previstos.

El ambiente universitario, en el foco de la segunda ola. Los brotes detectados entre universitarios en ciudades como Granada, Valencia, Salamanca o Santiago de Compostela, han puesto el foco en los estudiantes en la segunda ola de la pandemia en la que la tasa de incidencia del coronavirus se ha disparado en los últimos días en ambientes universitarios.

Menos fumadores. Un 10,2% de los fumadores dejaron el hábito durante el confinamiento mientras que un 5,4% de personas que no fumaban, bien porque no lo habían hecho nunca o bien porque lo habían dejado, empezaron a fumar en este mismo periodo.

la cifra

33.413

Los nuevos contagios en España fueron 5.104 en 24 horas, con lo que la cifra de infecciones es de 908.056, y la de muertos de 33.413.

Macron impone el toque de queda en París y otras 8 ciudades francesas

El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció anoche un toque de queda en París y otras ocho áreas metropolitanas en estado de máxima alerta por la pandemia ante el agravamiento de la situación hospitalaria en amplias zonas del país.

El toque de queda será de 21.00 a 6.00 hora local y comenzará a partir del próximo sábado, con una duración inicial de cuatro semanas ampliables a seis, detalló el presidente en una entrevista televisiva.

"Tenemos que tomar medidas más estrictas" porque "estamos en una situación preocupante", afirmó Macron.

El objetivo de la medida es frenar el crecimiento de los contagios a fin de que el actual ritmo pase de los aproximadamente 20.000 diarios al nivel de 3.000-5.000, añadió.

"No se podrá ir al restaurante después de las 21.00, no se podrá ir a fiestas a casa de los amigos", explicó el presidente, quien avanzó que habrá controles policiales y multas para los infractores, igual que un sistema de autorizaciones para quienes tengan que salir por trabajo o motivos ineludibles.

Macron recalcó que en los hospitales se han aplazado operaciones quirúrgicas para asegurar que había camas de cuidados intensivos para los pacientes de coronavirus, pero "ya no tenemos camas de reserva. Por eso debemos tomar medidas más estrictas".

Además de la región de París, las otras áreas metropolitanas con toque de queda serán Marsella-Aix en Provence, Lyon, Lille, Grenoble, Montpellier, Toulouse, Rouen y Saint Etienne. La pandemia ha causado ya 33.000 muertes en Francia.