Opus Lírica trae ‘La flauta mágica’ al siglo XX en su 10ª ópera en 5 años

La obra de Mozart se representará los días 22 y 23 con escenografía de OCN en el Kursaal de Donosti

08.02.2020 | 20:19
Un momento de la actuacion de la Reina de la Noche, en el ensayo de ayer de ‘La flauta mágica’.

san sebastián - Opus Lírica llevará a escena este fin de semana La flauta mágica, una versión de la famosa obra de Mozart que ha situado en los años 60 del siglo XX y que es el décimo montaje de esta compañía.

Esta nueva propuesta se presentará los días 22 y 23 de febrero en el auditorio del Kursaal en su versión íntegra, mientras que el sábado 24 tendrá lugar una reducida con piano para el público más joven bajo el título La pequeña flauta mágica.

Marc Sala interpreta a un Tamino moderno que cae en un sueño por el que desfilan todos sus miedos. Lo que se verá será todo lo que pasa por su imaginación", dijeron ayer los directores de escena Pablo Ramos y Carlos Crooke, de la Ópera de Cámara de Navarra, que se han encargado de la escenografía de esta producción. "Se habla del hombre con mayúsculas, de los miedos y de la posibilidad de vencerlos. El templo es el ser humano y la flauta es el alma. Toda la obra es como un gran sueño y Tamino abandona toda precaución para hacer frente a esos miedos, que pueden ser los de cualquiera de nosotros".

Ramos comentó que, pese a lo complicado que resulta ser "original" con una ópera tan representada como ésta, cree que sí lo han conseguido con este montaje que, salvo alguna pequeña licencia en la historia al comienzo y al final, mantiene una total fidelidad al cuento de hadas de Mozart.

Los personajes principales los interpretan Ainhoa Garmendia, la directora de Opus Lírica, que encarna a Pamina, César San Martín (Papageno), Almudena Jal-Ladi (La reina de la noche), Nika Guliashvili (Sarastro), Irene Fraile (Papagena) y Josu Cabrero (Monostatos).

Todos ellos se moverán por un espacio conceptual, de escenografía simbólica, donde los templos se mostrarán como espejos y donde no habrá bosques no habitaciones, sino luces, velos, telas, y proyecciones. - Efe