Arte inclusivo en cadena

La asociación teatral Tdiferencia (TDA) ha impulsado el proyecto multidisciplinar 'El sentido del círculo', una apuesta por la diversidad que reúne a artistas con distintas capacidades y que se representará los días 27 y 28 en Ribaforada y en Burlada.

19.12.2019 | 06:16

danza, teatro, música, fotografía, pintura, humor y amor. Son los ingredientes básicos de El sentido del círculo, proyecto multidisciplinar promovido por la asociación Tdiferencia que ha sumado los esfuerzos y aportaciones de sus actrices, del cantante Serafín Zubiri, de la Fundación Atena, del fotógrafo Atxu Ayerra y de la pintora Begoña San Jerónimo, miembro de la Asociación de Personas Sordas de Navarra (Asorna), en torno a una propuesta que pone en valor las capacidades y la percepción artística de todas las personas. El estreno será doble, el 27 de diciembre en la casa de cultura de Ribaforada y el día 28 en la casa de cultura de Burlada. La intención es que se celebren más funciones, pero eso dependerá de la respuesta del público y de los/as programadores/as.

El sentido del círculo cuenta con el respaldo económico de Fundación Caja Navarra, cuyo director, Javier Fernández Valdivielso, felicitó ayer a TDA "por el proyecto final y por la manera de realizarlo". "Desde la Fundación valoramos en trabajo en red, la incorporación de personas con distintas capacidades, la innovación que se ha aplicado en diferentes momentos del proceso y la territorialidad, de manera que se llegue a toda Navarra", agregó. Maite Redín, actriz y miembro de TDA, subrayó la idea de círculo que ha estado presente en el principio. Un círculo formado por eslabones de una cadena que se han ido alimentando los unos a los otros. "Estamos muy agradecidas porque conforme íbamos presentando el concepto a los distintos artistas y participantes, se sumaban enseguida", indicó. "Cada uno recibía el material del anterior y basada su creación en él, y así todo el tiempo, en cadena, sin conocer ninguna de las otras partes", continuó Redín.

El primer eslabón fueron las fotografías de Atxu Ayerra. "Yo acababa de publicar mi libro -Mis escritos fotográficos. Mis fotos literarias- y ellas seleccionaron algunas que les daba pie a escribir el guión con el que se inició el círculo. Yo me uní sin dudarlo porque las conozco desde hace años, por la confianza que me inspiran y porque la idea me sorprendió y me ilusionó", comentó el técnico de cultura de Tafalla. Muchas de esas imágenes eran de tipo familiar y, a partir de ellas, Maite Redín y Adriana Olmedo escribieron varias escenas. "Atxu es muy generoso, nos dio su material y nos permitió bucear en él", dijo Olmedo, que destacó como uno de los ejes de este trabajo en red que "nos ha obligado a salir de nuestras respectivas zonas de confort y a crear desde otros lugares; nos hemos divertido mucho con este juego y nos han salido textos llenos de emoción". "En sus fotos hay algo que traspasa las generaciones", apuntó Redín.

Las actrices enviaron las escenas a Serafín Redín, que si bien no ha podido componer música nueva por la falta de tiempo, sí ha adaptado varias de las canciones de sus discos en solitario, así como varios de los temas que ha grabado para Disney. "Una de las grandezas de nuestra existencia es la incertidumbre de meterte en proyectos que al principio pueden parecer etéreos, pero que acaban por tomar una forma llena de magia como esta", afirmó el cantante. Con 40 años de experiencia a sus espaldas, Zubiri ha vivido este proceso "como una experiencia diferente que me está aportando mucho a nivel personal". Y animó al público a acudir "porque nadie saldrá indiferente" por la "visión inclusiva e integradora" que aporta. "Sería una pena que se quedara en dos funciones. Este es un espectáculo muy coherente en el que han ido encajando todas las piezas", concluyó.

improvisaciones Con la música se incorporó la compañía artística de la Fundación Atena. "Hemos aprendido todos de todos", señaló Arantxa Garatea. Y Sandra Ayelo remarcó que, a diferencia de otros proyectos, este le ha empujado a "buscar alternativas" a la forma en la que crea habitualmente los montajes de danza. "Decidí presentar la propuesta con la música a la compañía y entre todos generamos las coreografías", que tienen una gran parte de improvisación. "Es curioso, muchas veces se habla de la necesidad de poner apoyos a las personas con discapacidad cuando en este caso han sido ellas quienes me han brindado ese apoyo a mí", añadió.

Por último, Begoña San Jerónimo, de Asorna, recibió el vídeo de uno de los bailes, y a partir de ahí realizó sus pinturas, que en las proyecciones del espectáculo se funden con las fotos de Ayerra, de modo que el círculo vuelve a comenzar.

en corto

El espectáculo. El sentido del círculo.

Funciones. 27, casa de cultura de Ribaforada (20.00) y el 28, en la casa de cultura de Burlada (18.00).

En escena. Serafín Zubiri, Compañía Fundación Atena, Adriana Olmedo y Maite Redín (actrices), Atxu Ayerra (fotógrafo), Asociación Asorna.

Lo que importa. Adriana Olmedo: "Al final, en el arte y en la vida no importa tanto si las cosas se hacen bien o mal como hacerlas".

noticias de noticiasdenavarra