"¡Quieto todo el mundo!"

El 23-F y las teorías de la conspiración que lo rodean han inspirado en los últimos cuarenta años decenas de libros, películas y series, una producción entre lo documental y lo fantástico que comenzó la noche del golpe de Estado

22.02.2021 | 00:55
Caricatura de Ibañez.

Las frases de ¡Quieto todo el mundo! ¡Al suelo! y ¡Se sienten, coño! que profirió Tejero del 23 de febrero de 1981 sorprendieron a Toni Alcántara (Cuéntame como pasó) en pleno meollo, en el Palacio de las Cortes, donde cubría como periodista la votación para la investidura de Leopoldo Calvo Sotelo cuando sonaron los tiros. Y a su hermana Inés, actriz y con antecedentes, en Valencia, donde los tanques salieron a la calle y ella comenzó a pensar en huir al exilio. Dos capítulos de nervios y tensión (emitidos en 2013) necesitó la histórica producción de TVE para desgranar, en su temporada 14, la noche más larga en la historia democrática de España.

Además de en esta serie, el acontecimiento ha sido retratado en diversas ficciones de televisión, uno de los formatos que más ha recreado este momento histórico, como 23-F: El día más difícil del Rey (2009), una miniserie dirigida por Silvia Quer que reunió a Emilio Guitiérrez Caba, José Sancho o Lluís Homar en una producción que ganó el Premio Nacional de Televisión de ese año.

El mismo año 2009 vio la luz 23-F: Historia de una traición la apuesta de Antena 3 y Cuarzo TV por retratar el acontecimiento dirigida por Antonio Recio y protagonizada por Sergio Peris-Mencheta y Bárbara Goenaga.

Las series documentales sobre este acontecimiento también son numerosas y entre ellas destaca la producción de Globomedia de 2009 Que treinta años no es nada, cuatro capítulos en los que se exploran los cambios de la sociedad española desde la aprobación de la Constitución.

Y fue precisamente un programa de televisión sobre el 23-F una de las emisiones más polémicas de los últimos años: Operación Palace, el falso documental que se emitió en La Sexta en 2014, como una edición especial del programa Salvados de Jordi Évole. El periodista se inspiró en la película estadounidense Operación Luna para hacer reflexionar a los televidentes sobre la manipulación informativa y con testimonios y presuntos documentos secretos desveló uno de los secretos mejores guardados del siglo pasado: el golpe que había sido un montaje orquestado por las élites políticas para fortalecer la democracia.

Pese a que al finalizar el programa quedaba claro que fue una ficción, recibió numerosas críticas ya que muchos creyeron durante la emisión en las palabras de personajes como José Luis Garci, Iñaki Gabilondo, Joaquín Leguina o Iñaki Anasagasti, quienes interpretaron a la perfección sus papeles.

la gran pantalla El cine ha prestado menos atención al golpe. La única cinta que se mete de lleno es la del director salmantino Chema de la Peña, 23F: La película; basada en hechos reales, es la historia de tres golpes: el de Jaime Milans (Lluís Marco), el de Alfonso Armada (Juan Diego) y el de Antonio Tejero (Paco Tous). Muertos de risa de Álex de la Iglesia (1999) y El calentito de Chus Gutiérrez (2005), lo tocan más de refilón. La primera, humorística, cuenta la ocupación de la cadena estatal por parte de un grupo de militares. La cinta de Gutiérrez tiene como ingredientes un grupo musical de chicas, un bar de moda, la movida madrileña y el golpe militar.

Una de las primeras novelas ambientadas en el 23–F fue Una mala noche la tiene cualquiera, de Eduardo Mendicutti. Publicada en 1982, acaba de ser reeditada por Tusquets y cuenta la historia de La Madelón, una travesti andaluza a la que el asalto al Congreso le hace entrar en pánico ante la posibilidad de volver al pasado y perder las libertades que tantos sufrimientos costaron.

En 2003, Andrés Trapiello obtuvo el Premio Nadal con Los amigos del crimen perfecto que, ambientada en el Madrid en torno a la histórica fecha, plantea una reflexión sobre la venganza.

Pero el primer ámbito artístico en reaccionar fue el cómic. Esa misma noche la redacción de El Víbora puso a trabajar a muchos de sus dibujantes estrella, como Max, Martí, Sento, Pámies, Gallardo, Mariscal o Mediavilla para sacar un especial sobre el día en que el corazón de los españoles se encogió al ver las imágenes del Congreso o los tanques circulando por Valencia. Y también lo hizo la revista El Jueves, otra cabecera que publicó en los días y semanas posteriores distintas tiras y viñetas gráficas en las que daban su visión satírica e irónica.

Ya en 1988 Ibáñez tiró de memoria para recordar a Tejero y sus acólitos en un ejemplar publicado por Ediciones B en el que vistió a Mortadelo de la Guardia Civil y lo puso a tomar el Congreso de los Diputados gritando "¡Se sienten, corcho!".

Obras de teatro como el musical La versión de Tejero, de Pepe Macías, o 23F: tragicomedia en un acto, de Jorge Moreno, son otras aproximaciones a este acontecimiento aún envuelto en ciertas incógnitas que la ficción, junto a los historiadores, sigue intentando a su manera desvelar.

Esa misma noche la redacción de 'El Víbora' puso a trabajar a muchos de sus dibujantes para sacar un especial

Una de las emisiones televisas más polémicas de los últimos años ha sido un programa sobre el 23-F: 'Operación Palace'